23 de enero de 2016

Entrevista a Leusemia (1985)







Leusemia


Leusemia en Barrios Altos, 1985.



Hace 30 años nació oficialmente el rock, ese ritmo “salvaje” y frenético que marcaría toda una época al estrenarse en Estados Unidos  la película “Blackboard jungle” (Semilla salvaje).
El rock como fenómeno social tiene un origen netamente “popular” y contestatario: es su espíritu. Esa “semilla salvaje” prendió también en el Perú en la década del 60 y fue recepcionada y asumida por la clase media. Luego, se fue masificando (vía mass media) y en la actualidad vemos un renacimiento rockero en Lima, que es un mentís al mismísimo Mick Jagger. “El rock ya no tiene futuro. En el fondo no es protesta ni nunca lo fue, tampoco es política… el rock agoniza, eso es todo. Vino, se va y basta…
En los últimos años han surgido decenas de grupo rockeros en Lima, donde uno y quizá el más popular es Leusemia.

¿Quiénes son los de “Leusemia”?
Raúl Montañez, Kimba, Leo Scoria y Daniel F.

¿Qué pasa, cómo son sus conciertos?
Atacamos al público porque es muy apático y lo hacemos para que puedan reaccionar… lo que nos causa náuseas es que nos están mirando como unos idiotas. Unas veces reaccionaban bien y comenzaban a saltar y otras nos correteaban y pegaban, pero por lo menos ya se creaba una reacción.

¿Qué estrictamente musical nos pueden decir?
Hay algo importante, que para tocar esta música no necesitas ser un virtuoso, no necesitas estudiar, no hay diferencia entre el que está tocando y el que está escuchando.

¿Qué es lo que propugnan entonces?
Nosotros propugnamos la unión, la comunicación. Ahora, hay algo chistoso en el panorama rockero. Porque el rock en su origen ha sido rebelde y acá la mayoría de los grupos son mansitos, han invertido todo.

A propósito, ¿qué opinas de la llamada música urbana: Escobar, Villalón, etc.?
Partiendo de su temática supone que está dirigida a los obreros, campesinos. Pero lo malo es que está hecho por gente que no tiene nada que ver con ellos. Es la llamada izquierda burguesa. Ejemplo de esto es lo que sucedió en Comas. Subieron al tabladillo los de música urbana y la gente los pifiaba. Esa música es para Barranco, Miraflores. De ahí nunca van a salir.

-Bueno, en contraposición a lo que dicen hay una izquierda popular…
Sí, pero esa izquierda es un poco más radical. Por lo mismo que consideran al rock como algo alienante, algo que es de la burguesía. Los de la burguesía piensan que el rock es algo subversivo… Eso fue lo que pasó en Ancón en un concierto organizado por gente de izquierda, donde expulsaron a grupos como “AUTOPSIA”, y encima les dijeron que así actúa la burguesía; por el simple hecho de que estos compadres estaban insultando a un sector de la gente y como estaban en época de elecciones, ellos pensaron “no, estamos haciendo daño a muchos votantes” y los sacaron. Por esa parte están mal los de la izquierda tradicional. Pienso que deberían ser más abiertos a muchas cosas.
Pero la otra izquierda que se vio en el Rímac, por ejemplo, organizó un concierto y cuando vio la represión de los policías hizo “cortina” para que los músicos pudieran huir.

-Hablando de represión y de policías, ¿son reprimidos con frecuencia?
Más o menos, pero esa es la reacción típica de la policía. Por ejemplo en un concierto el grupo “NARCOSIS” estaba tocando “Sucio policía”, en ese momento estos se hicieron presentes, se portaron suciamente y el concierto terminó en bronca.

-Creo que ustedes ya tienen seguidores, ¿no es cierto?
Sí, han salido grupos como AUTOPSIA, GUERRILLA URBANA, ZCUELA CRRADA, RAPTO CASUAL, VALIUM, COSTRA, PUS, ETC…

-Pero hay otros grupos...
Mira, cuando comenzamos a atacar a los grupos que cantaban en inglés, los grupos que cantaban en castellano se juntaron e hicieron una cosa aparte… Actualmente la mayoría toca en castellano, canciones propias. Ahora, atacamos a los grupos que ceden, que hacen música complaciente. Es que no quieren tener problemas y tocan cosas que no tienen sentido. Como los del grupo Frágil con “Avenida Larco”.

¿Qué es el rock para ustedes?
Para nosotros la música, el rock pasa a un segundo plano, es algo secundario, lo que nos importa son las relaciones humanas.

¿Un concierto de ustedes vendría a ser una especia de terapia?
Es una forma de decir “déjenme vivir mi propia paranoia, sentir que por lo menos soy libre unos cuántos segundos”… no es una forma de huir de la realidad, al contrario, recién ahí nos conocemos, hay nuevos amigos, la cuestión es juntarse, estar todos juntos.

¿Y lo anarquista del nombre?
Bueno, puede haber cierto nihilismo, ciertas tendencias anarquistas. Además la cuestión no es decir “soy rebelde, soy contestatario, estoy contra el sistema”, porque hay mucha gente que dice eso y en la noche se disfraza y va a una discoteca a bailar con Donna Summer.



Entrevista publicada en el diario Marka el 21/04/85.












No hay comentarios :

Publicar un comentario