16 de enero de 2014

Entrevista a Wicho de Narcosis (El Diario, 1985)






Luis "Wicho" García, cantante del grupo subterráneo Narcosis, responde la entrevista que salió publicada en la página cultural de El Diario. 1985 fue el año clave para el trío que dejó para la posteridad la grabación de la maqueta "Primera Dosis" y su participación en eventos importantes como en el mítico concierto Rock en río Rímac. 







Narcosis en el "Segundo Esquisse del Bestiario", evento artístico 
en el campus de la universidad Ricardo Palma, 
enero de 1985. Fotografía: Renee Vargas.





Ensayo de Narcosis con los temas "Quiero ser tu perro", 
"Destruir", "La danza de los cristales", 
"Sucio policía", "Asfixia" y "Dextroza".






El Diario, 28 de mayo de 1985
Entrevista Carmen Barriga


Los efectos de la agresiva vida cotidiana se vislumbran claramente en el arte. Lima es un caos, y sabemos quiénes son los responsables; la informalidad está por todas partes. El rock en esencia no es nuestro, pero “Narcosis” se encarga de darle el sonido peruano: agresividad, frustración, desconfianza, elementos mezclados de una manera amorfa e impersonal. Si esa es la realidad habría que apuntar al cambio. Las siguientes son impresiones del cantante del grupo: Wicho García.

¿Por qué se considera “NARCOSIS” un grupo de rock anarquista?
Por el tipo de música, por la actitud de no estar con nadie sino con nosotros mismos, estar con la verdad que uno ve, decir lo que uno ve sin tapujos; en realidad anarquía más bien es lo que estamos viviendo. Todos están por su lado, a nadie le interesa nada. Eso es simplemente lo que queremos expresar.

¿Qué expectativas tienen?
Seguir componiendo. Este primer casete que grabamos está hecho en base a lo que hicimos desde el comienzo, lo más fuerte, lo más directo. En un inicio lo que había eran ganas de expresar, quizá por eso sea la fuerza del casete; pero lo que más nos interesa desarrollar es la parte musical, los arreglos y, desde luego, el fondo de la letra, que siempre serán las cosas que uno ve, siente y vive, porque eso de cantar cosas que no suceden no va con nosotros. Las canciones tienen que tener un mensaje, un contenido.

¿Qué transmiten sus canciones al público?
En este primer casete, generalmente, un mensaje político, la realidad política que uno vive y también algunos problemas de la juventud, la incomunicación y muchos factores más. Por ejemplo, hay una canción que habla de la corrupción dentro de la Policía y otra que habla de la represión, pero no la represión de los policías, sino la represión dentro de uno mismo. No solo vemos el problema de afuera, sino el que uno lleva dentro.

¿No crees que la represión provenga más bien del sistema?
Claro; es la represión al que nos somete el sistema. Desde temprana edad nos van metiendo ideas en la cabeza, cosas, que al final uno adopta la actitud “normal” del conformista: aceptar todo lo que se dice y vivir así porque la sociedad lo dice.

¿A qué público destinan ustedes sus canciones?
A todos en general. No pretendemos elitizar, ni que se dedique solo a un grupo de gente. Lo que buscamos es dirigir la música hacia todos lados.

¿Por qué NARCOSIS?
Fue el significado que le daba Hermann Hesse a la palabra de narcosis; es el estado al que llega una persona, en el que su cuerpo y alma se llegan a identificar totalmente.

¿Y qué tipo de música interpretan en realidad?
Es una música en la que expresamos lo que sentimos y vemos. Podría tomarse como música de protesta.

¿Han tenido problemas al haber incluido en su repertorio la canción “Sucios policías”?
Calculábamos que el día que nos pusiéramos a cantar “Sucios policías” en un lugar abierto, podría haber problemas, y llegaron. Esto fue el 17 de febrero de este año en el concierto de Rock en río Rímac. Fuimos los últimos en tocar. Había grupos invitados. Por lo general eran del Rímac y algunos de otros distritos. Como cantamos al final de la presentación, el público comenzó a pedir el tema. Nosotros al principio dudamos de hacerlo, pero al final accedimos. Luego de eso cuatro policías subieron al escenario a llevarnos, pero el público comenzó a gritar. Hubo convulsión, pero fueron los organizadores los que al final intervinieron para que nos soltaran.
Lo que hemos apreciado en el concierto que dimos, hace poco en la universidad San Marcos, es que la canción “Sucios policías” fue la que más respuesta tuvo por parte del público, debido quizá a que muchos los conocen muy de cerca.












4 comentarios :

  1. Wicho García siempre con respuestas concisas y directas, pero... que pensara ahora viéndose hacia atrás 30 años ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La entrevista de su época con Narcosis es interesante, lo que dijo debe analizarse en el contexto, con expectativas en un próximo casete, más adelante ocurrieron situaciones que dieron fin al grupo.

      Eliminar
  2. Buen post. Mucho se habla de lo que hacen ahora Pelo y Wicho en relación a su pasado. Pero analizemos bien la entrevista: Wicho resalta bastante el hecho de hacer "música" antes que preocuparse netamente en darle la contra al sistema. Creo que eso diferenciaba a Narcosis de las otras bandas del momento. En entrevistas actuales lo mismos integrantes, sobre todo W. y Pelo hablan de este aspecto. Desde esos ya la tenían clara, por eso también se separó el grupo; cachorro se estancó y quería seguir haciendo lo mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. Cuando Wicho ingresó a Narcosis metió mano en los temas y sonaron mejor, ni qué decir de su aporte en la grabación del casete . El fin del grupo se dio primero con la salida de Pelo, que ya se dijo en entrevistas, porque el grupo necesitaba seguir y no se pudo por problemas internos. Una vez en un concierto Wicho dijo que los temas "Microbús" y "Asfixia" con un sonido más garage era el futuro de Narcosis pero quedó ahí. Para él lo principal era y es el aspecto musical, aunque como dice la canción, nunca faltan quienes tengan la "represión" en sus mentes y piensan que se cometió una "traición", ¿traición hacia qué o quiénes? Allá los que piensan que con ser subterráneo se iba a cambiar el mundo, y ni siquiera comenzaron desde lo más básico, ellos.

      Eliminar