23 de febrero de 2014

LAS HONDURAS DEL ROCK SUBTERRÁNEO (1986)




Presentamos la crónica del periodista Gonzalo Rojas tras asistir a un concierto subterráneo en el Circo Dumbar de la Plaza Grau, en 1986.  Su visión de los hechos enfatiza detalles frívolos en cuanto a las actitudes de los asistentes como su manera de vestir y peinar, sus ademanes, en fin, todo lo que hace suponer que es el espacio donde prevalecen las apariencias que justifican una rebeldía juvenil de algunas horas. Su crítica hacia quienes considera unos "anarcos de papel" se argumenta, recurriendo en varias ocasiones a la ironía, en conversaciones con un público variopinto que no sabe qué hace ahí la primera vocal en tamaño gigante o qué representa. Reduce el contenido de las letras de los grupos a gritos adolescentes para cambiar el "sistema", la temática de las canciones trata sobre grandes problemas que afectan a la sociedad y no es exclusivo a un sector (¿Tenemos acaso necesidad de inventar ghettos, para uso juvenil?). Dentro de todo eso rescata la intención de algunas bandas de hacer llegar su propuesta a un público mayor, de su preocupación por el lado musical de sus temas, llámese calidad en las grabaciones, y de trascender aquel "circuito cerrado" que a su entender limita las posibilidades de desarrollo. De esta crónica se desprenden algunas interrogantes tomando la posición del periodista, polémica por cierto, como en qué se sustenta el llamado rock subterráneo. Su conclusión considera lo actuado en el público como parte de su experiencia adolescente de búsqueda y evasión, ¿Qué esperaba encontrar en un concierto subte?

To old-romantics.











LAS HONDURAS DEL ROCK SUBTERRÁNEO
Crónica de un apocalipsis de utilería


Los payasos, monos y fieras del Circo Dumbar en la Plaza Grau han sido arrumados por esta noche para dar paso a una fauna menos tradicional. El rock subterráneo ataca de nuevo. Se supone que “el sistema” debe temblar en sus cimientos pues esta horda de peligrosos adolescentes no cree en nada. Largos abrigos negros, elaboradas creaciones arquitectónicas en el sufrido cuero cabelludo, gritos destemplados, muñequeras, aretes, empellones, códigos secretos de reconocimiento… un apocalipsis que, visto de cerca, se esfuma como fuegos de artificio. No es más que un desahogo ocasional o, en el peor de los casos, un intento por exorcizar esa otra violencia, real y circundante.





Por Gonzalo Rojas
Fotos Herman Schwarz



Lo que pasa es que tú eres un convencido y los convencidos nunca podrán entender esto. La chica punka, toda una Cindy Lauper nativa (como que le dicen Cindy López) nos mira levantando apenas sus largas pestañas postizas, compadeciéndonos infinitamente, convencida de tener la razón. Su cráneo ofrece el aspecto de un campo de batalla, como si varios peluqueros hubieran trabajado allí, sin llegar a ponerse de acuerdo. El producto final tiene un poco de todo: mechones de diversos colores, zonas donde se despliegan las púas engominadas, partes rapadas, y un solitario ricito que desciende por la frente y acaba retorciéndose sobre la mitad de la nariz. Ella nota nuestra mirada curiosa  y argumenta:
-  Yo no me corto el cabello así por moda o por snobismo, me gusta cómo me queda y punto.
Se suman a nuestra charla dos jóvenes bastante subterráneos ellos, casacas negras, camisas chorreadas, bien a lo Bowie.
Finalmente se integra un chiquillo maquillado, cabello corto, saco y corbata a la moda de los años 50, es un new romantic y por lo tanto se siente obligado a esbozar una perenne sonrisa melancólica. Se discute sobre los Deat Kennedy (sic) y Sex Pistols, en un clima de video clip parodiado. Estamos en el sector clase media alta- burguesía acomodada del concierto. Pobres chicos, sus padres no los entienden:
-  El puta (se refiere a su papá) dice que esta es música para locos… lo indignante del caso es que el mencionado puta tiene el increíble mal gusto de escuchar The Beatles y antigüedades por el estilo. La discusión asume ribetes especializados y nos acercamos al escenario con la sensación de que en ciertos sectores sociales, cinco o diez años de diferencia de edad, son suficientes para establecer verdaderos precipicios generacionales.



ANARCOS DE PAPEL
Bajo la advocación de un enorme monigote fabricado con materiales de desecho (palos, latas, trapos) creación exclusiva del señor Herbert Rodríguez – enemigo público número uno de la pintura -, y ante una gran A de anarquía, los Feudales prueban micrófonos y guitarras. En todo caso el público, los “anarcos”, resultan ser en su mayoría gente pacífica.  No se nota mucho entusiasmo. Llegan en pequeños grupos de todos los barrios limeños, se instalarán alejados de las graderías, aplaudirán lo menos posible, algunos prenderán su tronchito, otros conversarán toda la noche bebiendo cerveza a pico, y una que otra parejita aprovechará la oscuridad para ensayar un aluroso agarre. Cuando el cantante del grupo Descontrol emite un gemido de animal degollado, los chicos al pie del estrado inician el ritual de saltitos, empellones, carreras, patadas y cabezazos. Los protagonistas de tan estilizada danza son, por un lado, cachorros lumpen-burgueses de casaca europea, junto a chicos del Callao y La Victoria, revueltos en democrática trifulca.
Probablemente este es el único modo posible de bailar el hardcore descontrolado: guitarras eléctricas que distorsionan al máximo, una batería de extraordinaria agresividad y un “cantante” que no canta, da alaridos. Apenas se les entiende.
Menciona la licencia para matar que tienen ellos porque tienen el poder o algo así. Un descuido basta para que (los periodistas del suplemento) VSD reciban su buen empujón, la canción (mejor dicho el ruido) termina mientras nos levantamos. Un bailarín, 15 o 16 años, nos ayuda y sin que nadie le pregunte explica que él y sus patas se han “zampado”: sobornando al guardián, luego se nos unen los susodichos patas y tras los topetazos de rigor – se saludan como alces en celo – entablamos un breve diálogo. Son escolares del Llauca, no saben qué significa la palabra anarquía. ¿Y tú de dónde eres chochera? Nuestra respuesta cae en el vacío porque ha empezado una nueva canción y los hiperestésicos reinician la coreografía. Nos vemos loco.



DESDE LA KLOAKA
A estas alturas un poco de historia puede ayudarnos. Lo que hoy se conoce como rock subterráneo surge en los alrededores del Movimiento Kloaka, en 1981, con Kola Rock, Del Pueblo, Descartables y más tarde Leusemia, Narcosis hasta llegar a los treinta o cuarenta grupos  y a las diversas vertientes que según los expertos, coexisten hoy. Kloaka se divide a poco de ser fundada y los pocos poetas o pintores de talento toman distancia. Tras lanzar insultos soeces contra Martín Adán o Toño Cisneros, y componer intragables odas al “Loco Vicharra”, el señor Roger Santibáñez , principal animador del Movimiento, decide dejar de lado la escatológica revolución de los desagües y se convierte en reportero estrella de la revista OIGA. Es en estas aromáticas fuentes, y en el punk europeo, que se inspira la rama hardcore del rock. No hay necesidad de aprender a tocar guitarra, no es necesario cantar, hay que aporrear malamente los instrumentos y gritar, desahogarse, sucio policía, sociedad de mierda, muerte y destrucción. Tal vez debiéramos preguntarnos en qué clase de sociedad vivimos que un mensaje como ese puede ganar adeptos y provocar encendidas polémicas sobre sus “valores artísticos”. Lo que en sociedades industrializadas aparece como respuesta disparatada (aunque finalmente inocua) a realidades deshumanizantes y consumistas, se convierte entre nosotros, en una burda caricatura tardía y grotesca. La pobreza borra las barreras generacionales, amarga precozmente la niñez y adolescencia. ¿Tenemos acaso necesidad de inventar ghettos para uso juvenil?



A VOMITAR, A VOMITAR
Alguien me alcanza el último número de Vomitando, publicación recontra subterránea en la mejor tradición Kloaka. Un estudiante de sociología de la Católica me pregunta si le puedo explicar cuáles son los planteamientos y fundamentos ideológicos del rock Underground porque le han encargado un estudio en la universidad y no entiende nada, le entrego el vómito en cuestión y al inspeccionar las graderías descubro algo insólito: ¡dos personas normales! Marido y mujer bien abrazados, medio asustados, casaca y pantalón él, de vestido ella.
-“Soy obrero en una fábrica de vidrio en La Campiña”, tras vencer su natural desconfianza el representante del proletariado, afiliado a la CGTP y todo, explica que vio los afiches y creyó que era algo así como lo de Miguel Ríos ¿no?... esto es una estafa… yo quisiera que alguien me explique qué es esto…no, no le encuentro nada de bueno.
Estoy a punto de decirle que si quiere una explicación se compre el último número de El zorro de abajo donde Óscar Malca (a. Sigfrido Letal) demuestra palmariamente que nadie en el Perú, salvo el propio Óscar Malca, sabe de rock y que si vivimos inmersos en el ruido y la violencia entonces la música, el arte, deben ser ruido y violencia, eso, un largo y prolongado escupitajo  al rostro del sistema y… pero prefiero, ya que el compañero Enrique – así nos dijo que se llamaba – parece buena persona, no complicarle más la historia.



ERUPTO PROGRESISTA
-Ya, tú dices anarquía y después ¿de dónde comes?
Nacho, cantante hardcore, sorprendente lucidez a los quince años, no cree en la anarquía, rescata el elemento igualitario, libertario del rock  subterráneo: aquí todos somos iguales, no hay jefes, cada cual dice lo que quiere.
-Félix Torrealva, bajista del grupo Erupto Maldonado (a pesar del nombre hacen un rock más elaborado, sin dejar de ser agresivos) afirma que la mayor parte de los músicos no sabe de dónde salió la enorme A que está detrás, que ellos tocan aquí porque no tiene otro sitio para hacerlo, les faltan recursos, amplificadores, instrumentos.
En las declaraciones que vamos recogiendo, y en las presentaciones que siguen, van despejándose algunas dudas. La onda hardcore resuena más, pero va perdiendo vigencia. Los músicos hablan de perfeccionarse, acceder a un público mayor, sacar discos, escapar al circuito endogámico-alternativo-clandestino que al final no sirve para nada.
Allí están las canciones de Voz Propia, de Argot, los ensayos de Del Pueblo, el propio Miki González, Excomulgados, y Flema; sarcasmo social, creatividad, denuncia, humor, descontento, pero con menos poses y bravuconadas.
Los chicos de Voz Propia no miran al público, tocan reconcentrados, la cadencia es más pausada, y mientras el estudiante de sociología nos persigue hablando del fenómeno social, un chiquillo, no más de quince años, con aires de quien ha pasado por todo, expresión torturada y de hastío indecible, pasa junto a nosotros. Murmura una grosería, se tambalea un tanto, cae sobre una silla y procede a beber prolíficamente. Hermano menor de Pepe del Salto, encarna el intoxicado extremo de una actitud que en la mayor parte de los asistentes a este concierto tiene, más bien, un signo de candoroso desencanto, de búsqueda, de rebeldía juvenil y todo eso. Pero son cuatro gatos, colleras de esquina, minoritarios frente al rock comercial o a una chicha cada vez menos marginal.
Pero ahora resulta difícil pensar. Zcuela Crrada amenaza con destruir y destrozar, si no el pútrido sistema, por lo menos la integridad auditiva de sus adeptos.
Y. en nosotros, solo logra desencadenar un dolor de cabeza feroz. Al salir, descubrimos que, en ocasiones, el centro de Lima puede ser extraordinariamente calmo y acogedor.




VSD, suplemento de los viernes del diario La República. 19 de setiembre de 1986.


20 de febrero de 2014

Informe especial: Los subterráneos se pacifican



Reporte periodístico sobre los grupos que nacieron en 1985, año que marcó el fin de algunos de los fundadores del llamado rock subterráneo, denominación que luego sería rebasada por la heterogeneidad de propuestas desde este espacio ajeno a la escucha masiva  pero de trascendencia en la renovación de una historia musical hecha en el Perú. El informe, publicado en el diario "El Nacional" en 1987, presenta a los grupos que desarrollaron propuestas disímiles que por primera vez se escuchaban en la Lima de esos años. Muestra además la crítica de Sigfrido Letal, seudónimo con que el periodista y escritor Óscar Malca firmaba sus crónicas desde los inicios de la movida subte.      
















12 de febrero de 2014

Rechazo la melodía: AUDICIÓN IRRITABLE + DECHE-CHARGE (cinta compartida)



Los splits o registros compartidos representan un recurso difundido en la escena de ruido a nivel mundial. Su práctica en esa cultura underground aportó a fortalecer el contacto entre grupos y un público que se identifica con los sonidos en extremo intensos, bulla hecha para acabar con todo rastro de melodía. La distancia no era óbice para que sellos discográficos pequeños del extranjero editen, de manera artesanal en su mayoría, cintas de bandas con propuestas destacables y con un estilo propio en la inacabable ruidósfera. 











La entrega de grabaciones vía servicio postal para la producción de casetes y vinilos era el método utilizado por estos actos para esparcir su ruido hacia otras latitudes. En esta ocasión presentamos la cinta compartida entre el proyecto noisecore Audición Irritable de Lima y Deche-Charge de Quebec que elabora un sonido grindnoise. 


El registro de la formación peruana muestra un sonido cercano al noise industrial que fue más accidental que definido a decir de Miguel Tipacti, debido a la labor de mezcla en estudio. Esta grabación fechada en 1993 aparece en "Absoluta Transgresión", cinta que además incluye dos temas industriales donde se manipularon herramientas de ferretería. Voces guturales, apabullantes golpes de batería  y efectos metálicos similares a una cortadora de concreto ensalzan el frenesí ruidista en poco más de diez minutos de duración. En tanto los canadienses vomitan una demencial síntesis de berridos, ruido eléctrico, percusión y odio en sus grabaciones de estudio y ensayo, ambos del año 1994. Influenciados por Sore Throat, Napalm Death y Seven Minutes of Nausea en sus inicios, produjeron alrededor de cuarenta demos solo en la primera mitad de los noventa, experimentando con las variantes sonoras del noise. Este casete fue producido por Gocharge Records, sello fundado por los integrantes de Deche-Charge para editar material de otros proyectos suyos.






Descarga el split completo dando click a la portada.




Entrevista a Miguel Tipacti en el fanzine ASCO #3, editado en julio de 1991.






Escucha también el split de los peruanos Audición Irritable / Atrofia Cerebral aquí 

Entrevista a Audición Irritable en el blog Estallido Cerebral

Descarga la discografía de Deche-Charge de su página oficial 





3 de febrero de 2014

Silvio Ferroggiaro en fanzine "Ahora o nunca" #2





STAGE DIVING!!! Fotos de concierto Metalcore I 
en colegio Los Reyes Rojos (octubre del 87).




Silvio Ferroggiaro fue la voz de los hardcore punk Autopsia, Guerrilla Urbana y Ataque Frontal en los ochenta. En la entrevista para el fanzine "Ahora o Nunca", destaca la importancia de construir una escena (en esa época se dieron los conciertos Metalcore y Trashcore  junto a grupos como Currículum Mortis, Hadez y Kranium) y hace una crítica a los grupos denominados subterráneos. Afiches y recopilaciones como ATROPELLO!! (esta cinta no es subterránea) resaltan la escisión con los "subtes" que, de acuerdo a Silvio y José Eduardo, estaba integrado por personas que no contribuían a la unión sin importar las diferencias sociales y manifestaban intenciones de liderazgo.   





¿Cuándo comenzaron a tocar?

El grupo originalmente se llamaba GUERRILLA URBANA y empezó a comienzos del 85. Tenía otra formación y la música era un punk rock simple. Yo entré al grupo en diciembre del 85, y en abril del 86, nos cambiamos el nombre por el de ATAQUE FRONTAL. En esa época Raúl entró al bajo. No solo se cambió de nombre al grupo, sino comenzamos a tocar más rápido. En diciembre del 86, Fernando entró a la batería. La actual formación es: SILVIO (voz), JOSÉ EDUARDO (guitarra), RAÚL (bajo) y FERNANDO (batería).




¿Quieren transmitir algún mensaje con el nombre de ATAQUE FRONTAL?

Al cambiarle el nombre al grupo, queríamos encontrar uno que mantenga la idea del nombre anterior, un nombre que provoca a la gente. 




¿Cuáles son sus influencias musicales?

Ratos de Porao, Discharge, MG 15, Terveet Kadet, Odpadki Civilizacije.
¿Qué piensas sobre la anarquía?

Yo no me considero un anarquista, pero estoy de acuerdo con esta en muchos aspectos, porque creo que cada uno puede manejar su vida sin necesidad de que exista una dirigencia, pero haciendo esto respetando a los demás. Una sociedad anarquista es muy difícil que se dé, ya que siempre habrá alguien que aspire tener el poder, ser el jefe de esta sociedad, por eso pienso que la anarquía debe tomarse desde un punto de vista personal.



Cuál es tu opinión sobre la política peruana?
No me gustan los políticos.


¿Qué es el punk para ti?
Para mí, ser punk significa pensar y actuar por tu propia iniciativa.





Ataque Frontal es Raúl Montañez, Silvio Ferroggiaro, Fernando Boggio y José Eduardo Matute. 
Esta formación participó en la grabación del EP publicado en 1988. 



¿Qué opinas de la división en el movimiento hxc peruano?

El movimiento hardcore peruano no está dividido, es más, cada día se nota más la unión entre los grupos hardcore, hay más voluntad de hacer las cosas, se están organizando más conciertos, aparecen más fanzines, etc. En lo que ha habido división, es con el “rock subterráneo”.



¿A qué crees que se deba?

Lógicamente tenía que suceder, ya que la forma cómo funciona es totalmente opuesto al punk: ellos creen en la necesidad de que exista un líder, nosotros no. Además existen grupos que no solo aceptan eso, sino que tienen prejuicios raciales y elitistas. Nos salimos porque no nos gusta ser manipulados.



¿Cuál es la actitud e ideología del grupo?

Somos un grupo que busca un equilibrio tanto musical como ideológico. Nosotros pensamos que tanto la música como las letras son importantes, ninguna está antes de la otra. De qué te sirve tocar el trash más rápido y cuadrado, si en tus actitudes eres igual que cualquier persona “normal”. Tampoco vas a tocar por tocar. Nosotros buscamos la unión entre todos los hardcores. Para que nuestra escena sea cada vez más fuerte.



¿Qué opinas de las drogas y el alcohol?

A mí no me gusta ninguna droga, el que quiera usarlas que las use, pero con tal de que ellas no lo usen a uno. Respecto al alcohol, me gusta la cerveza.



¿Cuáles son sus producciones musicales y futuros proyectos?

Pensamos grabar un demo, estamos buscando dónde.





MEMORIAS (original de Guerrilla Urbana)
De noche recuerdo lo que he vivido
una vida llena de líos
hubo un tiempo en que no había
nada por hacer
Ahora tengo ahora pocas penas
estoy seguro de lo que hago 

y hago lo que tengo qué hacer
Los tiempos se vuelven más difíciles
tengo que golpear con más fuerza
Ya no hay lágrimas
pero la música es amarga



ASCO (original de Guerrilla Urbana)
Quieres imponerte
me quieres ordenar
no tienes ningún derecho
tengo ganas de matar
Asco, asco
me das asco
Te crees la cagada
te crees con razón 
No me importas nada
eres un pobre huevón








NO HABRÁ PAZ
No habrá paz 
solo con manifestaciones 
No habrá paz 
con propagandas de los medios de información 

Las guerras siempre existirán 
es el mejor negocio de los gobiernos 
Si terminan con el terrorismo 
seguirá la represión en las calles 

¡No habrá paz! 
¡No habrá paz! 

Pero para qué mierda quieres paz para tu país 
si tú no estás tranquilo 
Fíjate en lo que eres 
sólo un títere de otros intereses 

¡No habrá paz! 
¡No habrá paz!




SOCIEDAD EN DECADENCIA
Atrapados en un mundo
donde no hay nadie en quien creer
Insensibilizados por tanta violencia
ya ni afecta ver la sangre correr
Gente desesperanzada
ya no sabe adónde apuntar

Ahora el individuo ya no existe
pues ha sido desplazado por la masa
Limitados en sus pensamientos
por su represión interior
Miradas huecas y sonrisas tontas
evidencian su vacío

¡Sociedad en decadencia!
¡Sociedad en decadencia!
¡Sociedad en decadencia!
¡Sociedad en decadencia!







SOBREVIVIRÉ
Mi vida se oscurece
ya nada tiene sentido
es por todos esos huevones
que la vienen a cagar

Pero ya estoy harto de todo esto
y todo comienza otra vez 

Sólo yo cambiaré
ya que ustedes nunca lo harán 
sólo escucharé mis palabras
seré el que ganará

¡Sobreviviré!
¡Sobreviviré!
¡Sobreviviré!






YA NO FORMO PARTE DE ESTO
Qué mierda esperan de mí
si yo nunca espero algo de ustedes
qué chucha rajas de mí
si yo nunca pienso en ti
Puta, qué sigues mis movimientos
si para mí ustedes no existen

Ya no formo parte de esto
ahora voy por mi camino
Ya no formo parte de esto
ahora sí que estoy conmigo mismo


Por qué murmuran que voy por ahí
¿te jode que sea yo?
Por qué te preocupas cómo grito
¿te sientes aludido?
Te quejas que no te miro
¿necesitas ser aceptado?

Ya no formo parte de esto
ahora voy por mi camino
Ya no formo parte de esto
ahora sí que estoy conmigo mismo




MUÉRETE DIRIGENTE

Aspiran al poder 
gente de mierda
quieren dirigir
nuestras vidas
Están en la política
se infiltran en el arte
¿Acaso no entienden?
no necesitamos que nos gobiernen
¿Acaso no entienden?
no necesitamos de dirigentes









Fotos tomadas de la página 

Ataque Frontal en Ruidos en una ciudad muerta