28 de diciembre de 2013

Entrevista a Edwin Núñez y Zcuela Crrada ( 1985 y 1986)





ZCUELA CRRADA fue uno de los grupos más interesantes de la movida subterránea por su actitud en el desarrollo de un estilo musical ecléctico y la composición de historias que hablaban de la situación del individuo en una urbe en decadencia. Su posición crítica no se quedaba en la consigna sino que trascendía hacia una propuesta elaborada de grupo de rock sin perder su esencia rebelde.




Zcuela Crrada en la universidad Garcilaso de la Vega. Diciembre de 1985.









Entrevista a Edwin Núñez, fundador y cantante de Zcuela Crrada.

Fanzine Alternativa #3. Editado en julio de 1985.





Rock (limeño) en el subterráneo

Gritos, susurros, eructos y lisuras 
de una generación nihilista





Diario La República, 19 de octubre de 1986.
Escribe: Enrique Sánchez Hernani.

Odian a Beethoven (Beethoven los odiaría también). Tratan al idioma como a mula caprichosa (y el idioma les niega, recíprocamente, sus mejores gracias). Sueñan con muladares propios y gozan infinitamente cada vez que un cuarentón se sonroja (cadavérico en sus modales) con sus letras de burdel punk. Son los rockeros duros, la vanguardia de avanzada, la ultra del extremismo, los que escupen al público, los que tocan de espaldas, los que no creen en nadie sino en el alarido y la antiarmonía. De este mundo sale “Zcuela Crrada”. Y ese es el mundo que esta nota abre para nuestros lectores.

En cualquier concierto donde están, siempre pasa lo mismo: una hilera de jovencitos a los cuales aún no les ha brotado el bozo, metidos dentro de casacas negras, con blue jeans que hace mucho tiempo podían haber pasado al cesto de la basura, en zapatillas, se apretujan ante la puerta de ingreso del local y van saliendo expurgados con prolijidad por otros mozalbetes que guardan en el bolsillo trasero fierros o cadenas.
La búsqueda tiene un solo fin: evitar que a los conciertos de rock subterráneo ingresen “chatas” de ron, latas de cerveza u otros estimulantes líquidos. Algunas veces, mar de cuidadosos, abren billeteras e introducen los dedos por las rendijas; esta vez la pesquisa indaga por un “tronchito” o un “paco” de cualquier droga. Nunca se sabe.
Pero adentro la cosa siempre se desata. Por encima de las cabezas de estos púberes – algunos con los pelos parados a fuerza de gomina o cortados como si hubieran asistido a una ceremonia de “cachimbos” – se distinguen huecos. En cuclillas, los más sagaces, fuman los tronchitos que no vio la requisa. Y como también siempre hay cómo ingresar una latita de cerveza, pues se destapa. Es la ceremonia previa que antecede a la presentación de los grupos nacionales de rock subterráneo.
Están allí, entre chillidos, lisuras, imprecaciones y mentadas de madre – así son la mayoría de las letras por supuesto – desde el año 84, y siguen proliferando. Generalmente, equipos de amplificación de muy mala calidad aumentan las distorsiones. La comunicación con el público adolescente es totalmente sui géneris: se insultan, se escupen, se arrojan y devuelven envases de trago y demás. Cada cierto tiempo pareciera que se arma una gigantesca trifulca, pero no: es un bailecito con visos apaches que está de moda: el “pogo”, cuya cualidad consiste en meterse encontrones y empujarse, con patadas de yapa.

Aunque estos muchachos con sus bríos no matan en realidad ni una mosca – no se ha sabido de heridos graves en ningún concierto – la verdad es que la cosa medio que asusta. Y crece.





El grupo Zcuela Crrada interpretando el tema "La esquina es la misma"
en el concierto RockAcho
(17 de mayo de 1986).
Esta presentación fue extraída del documental Grito Subterráneo.
Director: Julio Montero Solís.







CERRANDO LA ESCUELA

“Las lisuras que decimos no son más que las que puede decir Luis Alberto Sánchez en una conversación privada”,  exclama Edwin Núñez, vocalista y líder del grupo Zcuela Crrada, uno de los conjuntos más complejos de esta mixtura entre el hardcore, versión radical del punk europeo, y el free jazz. “No sé cuál es la nota allí – se enfada, aludiendo a los artículos furibundos que sus presentaciones causan en los medios de comunicación. Hay otras cosas: modo de pensar diferente, heterogéneo, porque el rock subterráneo no solamente  es lo musical. Es un despertar artístico”.
Este despertar consiste en un rock muy ligero, casi elemental, agresivo y con letras cargadas de protesta y coprolalia. Críticos subterráneos dicen que Zcuela Crrada es el grupo más logrado del movimiento, muertos los fundadores Leusemia y Narcosis.
Las lisuras que defiende Edwin, letrista, vocalista y líder del grupo, son llanas y sin ambages, como en su tema “Loco burdel”: “Ansias de loco burdel/ ¿Qué se desata?/ Manos que tiemblan su sed y su amenaza/ Tratos que cierran la red/ Y abren el miasma/ Mierda que asoma su hez…/ …/ Mierda de loco burdel”.
Ninguno de los cinco integrantes de Zcuela Crrada ha estudiado música, ni oído con atención a los clásicos. Quizá el menos desairado resulta Mussorgsky, porque los rockeros Emerson, Lake and Palmer hicieron un álbum sobre “cuadros para una exposición” (Pictures at an Exhibition).
Edwin tiene 24 años. Los demás – Arturo Alfaro (saxo), Adolfo Alfaro (bajo), Mauricio Fonseca (batería), y Martín Medina (guitarra) – frisan entre los 20 y los 22 años. Limeños y chalacos del barrio de Bellavista, los de Zcuella Crrada, a pesar de la dureza de su música, dan la impresión más bien de ser estudiantes formales, alejados de la estridente indumentaria de sus seguidores. Edwin apenas tiene una coleta que le cuelga de la nuca.
Ensayan dos veces por semana. Lo hacen en una habitación apretada en una azotea, donde duerme – es la casa paterna – Mauricio. Una cama, afiches rockeros en las paredes, David Bowie con su mirada andrógina en uno de ellos, una pila de confusa de casetes, discos, y la batería, son todo el ornamento. “No, mis padres no me dicen nada – señala Mauricio cuando queremos saber si a ellos les molesta el ruidazo - . No se meten en mi vida”. Y esto es increíble. Los contestatarios músicos, a juzgar por lo que nos dijeron, son todos hijos formales y amantísimos de sus padres.
“No siento ni rebeldía ni marginalidad – acota Martín-. Me gusta la música, por eso estoy en Zcuela. Lo que me desagrada es el heavy metal, lo oscuro, las misas negras. Y no creo que haya rebeldía contra mis padres. Yo no me meto con ellos ni ellos conmigo. Mi vida es normal”. Mauricio, en un extremo, montado sobre el  asiento de la batería., sigue con sospechas el diálogo, hasta que nos aborda.
“No necesito mostrar rebeldía ante el público – ataca -. Tendré muchas cosas contra las cuales rebelarme, pero no con el rock”. Mauricio pertenece a la vieja hornada subterránea, la primera promoción de Edwin, Leo Scoria y Daniel F.
En todos los conciertos se arman tremendas trifulcas. “Los chongos – dice Adolfo – son producto del público que quiere violencia, y que por último no entiende la música ni las letras. Esos chiquillos son los que quieren justificar su malcriadez con el rock. Pero uno les para los machos y se aquietan”.
Edwin es el más tajante en cuanto a todo. Por algo es el líder. “Tengo un descreimiento total de la política, de todos los partidos incluyendo a Sendero Luminoso. Por los hechos mismos: no hay soluciones. Yo estoy al margen, pero en la marginalidad hay matices”. Él sí piensa que el rock debe incluir entre sus blancos a la familia (“que te impone todo”) y dice que la violencia “todo el mundo la lleva dentro, la gente es neurótica”.
Y grita contra los héroes dorados del viejo rock. “Los Beatles me gustaban – señala Edwin- pero de chibolo. Ahora me parecen una total estupidez. Es el vivo ejemplo de lo normal, de las concesiones”. Pobre John Lennon. Edwin prefiere a los Rolling Stones.
En cólera total contra todo, estos subterráneos reniegan hasta de su padre: el punk. “La gente lo que busca es desfogar – dice Arturo-. Yo no creo que acá exista el punk, deberían buscar otro nombre. Yo paro igual, tocando o sin tocar. Antes tomaba trago para salir a actuar, pero ahora no, hasta me cuido”. Montamos rápidamente en sospecha ante tanto candor.
“Que haya un troncho por allí o que hayamos probado, no es el problema” aceptan. “Lo subterráneo es hasta algo jocoso – dice Martín-: el pogo, la agresividad. Yo miro a los patitas y toco nomás”. “Yo hago lo que me gusta – prosigue -, si le gusta a la gente, bien y si no, no. No me interesa”.
Salta nuevamente Mauricio, mirándonos fijamente desde sus lentes tipo John Lennon: “Yo no puedo comprender que un grupo rockero cambie algo en este país, ni por qué nos estás haciendo esta entrevista, que nos parece puro sensacionalismo, ganarse con algo que no tiene importancia”.





EL MUNDO DE MARÍA T-TA

Según todas las lenguas – malas y buenas -, fue la revista “Ave Rock” la que bautizó a esta variante de música como “Subterránea”, con el fin más bien superficial de promover un concierto en “La Caverna” de Miraflores el año 84.
Desde entonces se sucedieron toda una serie de grupos, unos más agresivos que otros, que se han ido recomponiendo, desaparecido o prestándose sus músicos.
En el 84 aparecieron dos grupos. Narcosis (con Wicho, Cachorro y Pelo Parado) y Autopsia, ya desaparecidos. En el 85 siguieron Zcuela Crrada (con Edwin, Luis, Alma Negra y Jaime Zero) y Guerrilla Urbana (con Pedro K y Leo Scoria como líderes), de los dos solo sobrevive Zcuela Crrada.
A continuación, la larga mancha de los subterráneos. Los grupos que han fenecido llevan una crucecita al lado. Juventud La Kaigua S.A. (de Miraflores †), Radicales (de La Victoria), Sociedad de Mierda, Excomulgados (de La Victoria), Flema (de Bellavista), Pánico (de Miraflores †), Yndeseables (que no han hecho ninguna presentación pública; solo grabaron un casete).
Autopsia (de Miraflores †), Conflicto Social (†), Descontrol (de Miraflores), G-3 (de Miraflores), Erupto Maldonado, Frente Negro (†), Delirios Krónikos (de Jesús María †), Eutanasia (de La Victoria), Exodo (de la Unidad Vecinal No. 3), Trauma, Templo y Diagnóstico Reservado (los tres de Chosica), Vox Propia (de Jesús María), Feudales (de Miraflores).
Psicosis (de Lince), Kaoz (de Jesús María), Delirium Tremens, Empujón Brutal (acaudillados por María Teta, Reina Milly e Iván (ex Flema), Salón Dadá (de Bellavista) y Luxuria.










SIMPLEMENTE EXISTES
Escenas de siempre en el Centro
figuras variando el modelo
miserias y tiendas de joyas
transeúntes no saben que son.
No serías parte de eso
No harían un producto de ti

Pretendes no tener precio
Voltea ahora y mírate bien
Hoy te apesta el pensamiento
Ahora muere en ti el dinero
Estás en la puerta del estilo
A así aprendes a actuar

Pocos te miran de cerca
Y alguien te quiere tocar
Lo ves y miras las estrellas
Un trozo de ti te dejó mal.


EN LAS SOMBRAS
Ríete pero tus ojos están serios
En algún lugar dejado al pasar
Las voces suenan muy lejos
En dónde, dónde,
¿En dónde estás?

Sellas esa sonrisa tuya
en una puerta que no abrirá
Tu nombre es una palabra
Por, por, por, por olvidar
Así es por olvidar

En el umbral en que ahora
Te sacudes página interior
Yo estoy, estoy despierto
Y no, no, no te oigo
¿En dónde estás?

Al otro lado, en las sombras
al otro lado, yo no iré.












ZCUELA CRRADA, prácticamente el único grupo que queda de la mancha que inició toda la movida subte hace unos años, llegó por fin a un acuerdo con la CBS para grabar un LP. Aunque en realidad la placa se venía trabajando desde hace varios meses, surgieron problemas que hicieron difícil su realización. Felizmente y luego de interminables idas y venidas, los obstáculos fueron vencidos y pronto –fines de año, según la disquera- estará en la calle el disco.
De Zcuela se ha sabido poco estos últimos tiempos, pues su participación en conciertos ha sido más bien esporádica.
Sin embargo, muchos recuerdan las performances en los innumerables eventos que participó junto con Leusemia, Narcosis, Guerrilla Urbana y otros grupos que hacían hardcore-punk. Razón por la que su sonido se diferenciaba claramente, ya que los “zcolares” siempre buscaron ritmos más elaborados y bailaderos.
El larga duración llevará por título “Al otro lado”, y una vez más, se solicita a ambos –grupo y disquera- que no la sigan haciendo larga.


Suplemento VSD del diario La República, edición del 14/08/87.













26 de diciembre de 2013

Llena su cabeza de rock. Entrevista a Pedro Cornejo (1998)



Presentamos la entrevista que la revista Domingo del diario La República hizo al crítico de rock Pedro Cornejo Guinassi a propósito de la publicación de su segundo libro "Sobrecarga. Los cortocircuitos de la música pop contemporánea" (Emedece Ediciones, 1998). La recopilación de ensayos mostraba, de acuerdo al criterio del autor, los momentos capitales y artistas esenciales para entender la evolución de la música rock. En esta conversación, Cornejo hace una reflexión sobre el desarrollo de la música y su influencia tecnológica, la situación de la música rock peruana y su relación con el medio radial, y su experiencia como cantante de Guerrilla Urbana, uno de los grupos fundadores del llamado rock subterráneo.





27 de setiembre de 1998
Escribe Toño Angulo Daneri
Fotos José Loo


Doce años de profesor de Filosofía en universidades, institutos y academias le ensañaron a Pedro Cornejo el camino. Entonces cruzó la pista, le dijo adiós para siempre a la docencia, y se convirtió en hombre de rock a tiempo completo. Empezó a sufrir el bolsillo, pero comenzó a gozar el espíritu. Por ese placer ha tenido que deshacerse tres veces de su colección de discos. Son los vaivenes de la música, como ir de un dulce arpegio de una guitarra al torturado martilleo de una batería. Pedro es esencialmente un crítico y promotor de rock. Empezó en revistas y fanzines subterráneos de la década de los 80. La nave de los locos, Luznegra, Imagen Pública. Poco a poco se fue haciendo un espacio en los medios masivos – alguna vez pasó por La República – y ahora tiene una columna semanal en la revista Somos. En 1994 editó “Juegos sin fronteras”, su primer libro de ensayos y artículos de rock. Y hace poco acaba de parir una nueva publicación, “Sobrecarga, los cortocircuitos de la música pop contemporánea”, antesala primermundista de un tercer volumen dedicado a la movida en Latinoamérica y el Perú.


La música rock está saturada de grupos que suenan radicalmente distintos. ¿A todo ese se le puede seguir llamando rock?
Te soy franco: no tengo respuesta para esa pregunta. Porque el proceso de diversificación del rock ha dado lugar a tantas propuestas con tan poco en común, que el término resulta siendo totalmente difuso. Yo prefiero hablar de pop y dejar el rock para la música que mantiene el instrumental clásico de guitarra, bajo, batería y teclados. El techno, por ejemplo, no utiliza  nada de eso y sin embargo nació del rock.

 Pero pop puede ser todo. Tampoco ayuda mucho.
Cierto, pop es un cajón de sastre. Pero en la medida en que alude a música popular, puedes meter desde el techno hasta el bolero. Es que el rock se ha contaminado tanto de otras expresiones, que su concepción original de rock and roll se ha perdido por completo.

Y esa contaminación y sobreoferta de grupos, ¿qué significa para ti? ¿Momento de crisis o apogeo?
Es lo más difícil de definir. En la evolución del rock,  cada cierto tiempo se han producido rupturas estilísticas y de actitud generacional que llevaban a una especie de revolución y abrían nuevos espacios. Pero desde el punk no se produce más una de esas rupturas. El punk nació para plantear que todo es posible, desde lo más rudimentario hasta lo más sofisticado, y con ello acabó con la idea de novedad. Entonces, sin novedad no hay innovación, y sin innovación, adiós también ruptura. Ahora todo es un poquito nuevo, aunque lo cierto es que nada es realmente  nuevo.

También se debe a que el rock hoy más que nunca es un negocio ¿no? Cada brote de novedad, por mínimo que sea y sin que pueda madurar, es rápidamente absorbido por el mercado.
Sí, por eso ahora es muy difícil establecer qué es “auténtico” y qué es “prefabricado”. Pero no hay que olvidar el papel importante que cumple la tecnología. La tecnología hace que una música totalmente enlatada resulte buenísima. Ya depende de uno afinar bien el oído y detectar lo que vale la pena.

¿Qué le espera al rock si ha perdido la capacidad de renovarse?
No sé. Para mucha gente eso es malo bajo el supuesto de que el rock no hace más que morderse la cola. Yo pienso, en cambio, que si bien ha perdido la posibilidad de ruptura global, ha ganado en infinidad de matices.

¿Le das razón a David Byrne cuando dice que la verdadera innovación hay que buscarla en África y América Latina?
Totalmente. El pop anglosajón ha explorado todas las variantes posibles y ha llegado casi a un punto muerto. Pero eso no es un fenómeno exclusivo del pop. El músico alemán (Karlheinz) Stockhausen – que de rockero tiene nada – escribió hace tiempo que el futuro de la música occidental estaba en el folclor del tercer mundo. Algunos dirán que eso es una nueva forma de colonialismo cultural, pero no hay que olvidar que el proceso de rapiña se da siempre en ambos sentidos. Y hace tiempo que nos saqueamos mutuamente.

¿Es interesante el aporte de Latinoamérica?
No todo, como nos quiere hacer creer MTV. Hay propuestas de primerísimo nivel como Charly García y Spinetta, pero también hay mucho bluff. Falta tiempo para que aquí se desarrollen obras – en plural – de envergadura.

MTV es el gran inflador del mercado ¿no?
Es ambivalente, como gigante de los mass media que es. Cumple un rol de difusión, de dar a conocer los grupos, pero a la par – y esto es lo que muchos olvidan – sigue la lógica de la rentabilidad. No se puede ser ingenuo y pensar que MTV programa lo que programa por amor al arte.

¿Por eso los grupos peruanos no están en MTV?
Alguien me dijo que era porque los grupos peruanos no quieren enviar sus videos. Tontería mayúscula. Si MTV solo pasa videos de Argentina, México y Chile es porque esos son sus mercados más grandes, donde hay más gente que ve MTV y más gente que compra discos, aunque muchos no valgan un carajo. El día que el Perú se convierta en un mercado grande, van a aparecer grupos peruanos en MTV como por arte de magia.

¿Qué le falta al rock peruano para su despegue definitivo?
Calidad de hecho no, porque la hay. Tiene que ver más con la economía del país, que hace que el nuestro sea un mercado cíclico que se mueve según los momentos de crecimiento y recesión. Y como en la economía nunca ha habido continuidad, tampoco tendría por qué haberla en el rock.

¿Y las radios? Le niegan el ingreso al rock peruano y nunca han querido cerrar el circuito de conciertos y venta de discos.
Eso ocurre porque, salvo un par por ahí, no conocen de rock. Pero además porque piensan que tocando rock nacional no van a aumentar ni mantener su sintonía. O sea, que no es negocio para ellas. Y tal vez no les falta razón, porque el rock peruano sigue siendo música para una manchita.

¿Cómo explicas el fenómeno de Mar de Copas, que dándole la espalda a la radio es casi un fenómeno en venta de discos?
Por esa misma razón. Como se trata de una manchita que escucha rock, y como esa manchita no necesariamente oye radio pero compra discos, un grupo puede sobrevivir y hasta crecer moviéndose en un círculo pequeño. Pedro Suárez-Vértiz es lo contrario, un ídolo masivo, pero de su público apenas el 20 por ciento tiene para comprar su disco y el resto lo piratea.


Muy pocos  de los lectores semanales de Pedro Cornejo saben que él alguna vez fue vocalista de un grupo subterráneo de hardcore gritón y combativo. Miren nomás el nombre: Guerrilla Urbana. “Un ataque musical y literario”, según propio manifiesto de la época. Corría la primera mitad de los años 80 y pedro compartía escenarios con los legendarios Leusemia y Narcosis. Sus letras hablaban de lucha contra el sistema, decadencia de las instituciones y otros alaridos rebeldes y parricidas. Pero el sueño le duró poco, o tal vez comprendió pronto que lo suyo no era estar arriba de los escenarios. La voz tampoco le ayudaba, aunque a su favor habría que decir que entonces ya era bastante tener pulmones de llenador de combi para alborotar al respetable y animar el pogo desenfrenado. Cuestión de actitud, que le dicen.

¿Por qué renunciaste a ser cantante?
La pregunta es al revés: ¿por qué me animé? Creo que de chiquillos todos a quienes nos gusta el rock tenemos la fantasía de tener un grupo alguna vez. Ahora sé que lo hice simplemente por eso, por cumplir mi propia fantasía.

El sueño del punk encarnado: “todo es posible, hazlo tú mismo”.
Eso, el sueño punk. Diez meses después me fui como entré, y regresé a lo que creo que puedo hacer con cierto talento. Escribir sobre rock.

¿Qué aprendiste parado en el escenario?
Que el rock es básicamente un fenómeno de comunicación. Que no importa si cantas bien o mal, ni tampoco si tocas profesionalmente. Puedes hacer ruido, pero si emocionalmente es intenso, vas a conectar con la gente.

¿Y personalmente?
Algo no premeditado pero que luego me ha servido mucho: haber pasado por todas las instancias de la industria del rock. Porque después de cantar, he trabajado en disqueras, he sido promotor de conciertos, escribo crítica, y hasta fui conductor de un programa de videoclips.

También te ganó odios, ¿no? Lo subterráneos ya no te quieren.
Quizá porque esperaban de mí un compromiso existencial y político con el rollo subte. Pero como elegí mi vida privada, me fui a enseñar y a escribir, es probable que hayan sentido que los traicioné. En el fondo no me explico la mala leche, porque ni siquiera se puede decir que alguna vez escribí algo en contra de los subterráneos.

¿No sientes nostalgia por ese pasado?
Nada. Si algo he aprendido del punk es precisamente que los compromisos colectivos son una huevada.






10 de diciembre de 2013

Especial Síntomas de Techno: La electrónica de Cuerpos del Deseo






CUERPOS DEL DESEO
Christian Ames:   voz
Renzo Ortega:   voz y teclado Kawai
Rodolfo Pajares:   tarola


Cuerpos del Deseo fue otro grupo que participó en el concierto “Síntomas de Techno”, evento que dio a conocer nuevas propuestas musicales a inicios de la década del noventa. Elaboraron un sonido electrónico que combinaba melodías pop de teclado con la cadencia de una voz por momentos rapeada y el compás uniforme a golpe de tarola. Compartieron escenario con grupos que no necesariamente tenían que ver con la electrónica porque lo suyo era una actitud musical sin fronteras. Alejados de la sonoridad como en letras de otros grupos de la movida subterránea, hacían “punk con teclados” y contaban vivencias juveniles, donde pese a una ciudad tenebrosa donde la penumbra acosaba, no había que rendirse ni era tarde para expresar sentimientos como el amor y la amistad. Antena Horrísona entrevistó a Renzo Ortega, tecladista de Cuerpos del Deseo que continúa creando música con su proyecto R-Tronika.
  
Arte del casete "Por una razón" (1991)
¿Cuándo nace el proyecto Cuerpos del Deseo? ¿A qué se debe ese nombre tan singular?

Cuerpos del Deseo se formó a finales del año 1990, consolidándose con la entrada de Christian como cantante en Diciembre de ese mismo año. El primer concierto fue en Los Olivos, en el concierto "Rock en Protesta ahora más que Nunca". Psicosis, Combustible tocaron ese día. Fue un concierto organizado por el Gordo Memo y su colectivo J.O.D.A. Jóvenes Organizados en Defensa de la Autonomía. Cuerpos del Deseo lo tomé de un libro "Yo visité Ganímedes". 

Primer ciclo de conciertos de Sonidos Latentes en 1990.
Una de las principales influencias del grupo fueron Eutanasia y T de Cobre. ¿Además de la actitud de los grupos subterráneos, en qué se inspiraron para desarrollar su propuesta rap electro?

La influencia local definitivamente era el rock subte, pero no solo Eutanasia o T de Cobre, sino todas las bandas a las que teníamos acceso viéndolas en vivo o escuchándolas en casete. Pero considero que la banda que nos dio la pauta a que se podía tocar solo con teclados y ser bien punk al mismo tiempo fue El Aviador Dro. Cristian en la secundaria era el único que tenía originales y parafernalia de El Aviador ya que se escribía con ellos y él era un fanático de la movida española.

El primer concierto de Cuerpos del Deseo se da en 1990, época que coincide con el fin de la mayoría de los grupos de la segunda generación subterránea y la aparición de otros como Autonomía, Actitud Frenética y Héroe Inocente. ¿Qué recuerdos tienes acerca del panorama musical de esa época?

En esa época Eutanasia recién había dejado de tocar, las bandas anarco punk del Vol. 2 casi ni existían. Yo creo que en el 90 empezaron a mezclarse los sonidos. Todos los estilos se fusionaron y para bien. Eso definitivamente pasó por la nueva música que se tocaba en los tonos wave así como la aparición y consolidación en el mercado de tiendas de discos como GJ Records y la movida de Galerías Brasil. José Galicio fue como nuestro "Ferrando", él nos descubrió jajaja. Sus conciertos nos hicieron conocidos en la escena. Por otro lado, Cuerpos del Deseo a diferencia de las otras bandas electro de Lima tocaba en todas partes y con bandas de diferentes estilos. Y esa es una actitud a la que le doy mucha validez.

En esa época también ocurre un hecho importante. La aparición de actos electrónicos como Ensamble y Círculo Interior con quienes compartieron escenario en el festival "Síntomas de Techno".
Jorge González era tecladista de Psicosis y por eso lo conocimos. Siempre estuvimos conectados así como con Circulo Interior y desde mucho antes del "Síntomas del Techno". El "Síntomas de Techno" lo organizó un brother que se llama Pepe Torres, comunicador de la Universidad de Lima. No lo vi más, me lo encontré en el concierto Niño Malo de 1998, y sería muy bacán si alguien lo entrevista. La organización estuvo bastante buena, es un concierto importante y se hizo bien. Lo que sí, no necesariamente todos los actos que tocaron estaban vinculados a la movida subte. Un par de bandas que ahora no recuerdo su nombre, era la primera vez que tocábamos con ellos pero sí hubo muy buena onda. 
Esta presentación al parecer generó una actitud hostil en una parte del público. Era como una impresión al ver que, en vez de guitarras y discursos radicales vieran a chicos usando teclados, haciendo canciones más íntimas y bailables.
Eso no es cierto, no fue hostil para nada. Fue un chongazo!! En verdad todos los que estaban ahí metiendo chongo eran amigos. Estaba César N, el Gordo Memo, el Chato Víctor, todos los punks de Lima haciendo bulla y gritándonos "cuerpos de tu vieja", "tu vieja cachera", "que viva Renzo y YO también". En verdad era gracioso, parecía una actuación de la secundaria. Ahí no hubo violencia, no hubo nada hostil, y tenía que ser así porque Cuerpos del Deseo a pesar de tocar con teclados era igual bien punk. Lo anecdótico es que mi mamá fue al concierto jajajajaja. Pero por ejemplo recuerdo al Chato Víctor ayudarme, súper solidario como es un punk a cargar mi teclado y parante al auto de mi papá que ese día se ofreció a mover mi equipo.

Tras la salida de Rodolfo Pajares, Cuerpos del Deseo como dúo graba el casete “Por una razón” ¿Podría darnos detalles sobre este registro y la intención de la misma como objeto promocional?

Por una razón se grabó en Agosto de 1991. "Síntomas de Techno" también fue de ese año. Lo grabamos creo en dos sesiones en los estudios de Pancho Müller y fue grabado por Daniel F en una Tascam 4 canales y un pedal de Delay. Recientemente lo he remasterizado y me gusta mucho, sobre todo las canciones que Christian escribió. Por una Razón no fue "promocional", era nuestra maqueta, en Lima nadie hacía discos en esa época como se hacen ahora. Lamentablemente las pocas copias que pude sacar no sonaban tan bien...Galicio también sacó unas cuantas, también vendía un concierto en la Peña Helden que sonaba muy bueno. 


En 1993 el cantante Christian Ames se aleja del proyecto. Decides mantener el nombre como único integrante, teniendo como invitado a Leonardo Bacteria. ¿Cómo se dio el contacto con el fundador de Insumisión con quien además llegaste a sacar el split “Terra Madre” (Insumisión+Cuerpos del Deseo, 1994)
A Leo lo conozco desde el principio, antes de Insumisión. Él hizo una entrevista a Cuerpos del Deseo para el fanzine Asko, entrevista que me encantaría volver a leer. La razón por la que hoy sigo y seguiré haciendo música es por él. Yo no andaba muy animado con esto de tocar y un día me lo encontré en un evento en el Parque de la Reserva, me contó una historia musical rica en nuevos géneros y me la creí. Leonardo fue el cantante del último concierto de Cuerpos del Deseo en el Cóndor Rock.

¿Cómo se dio la realización de este casete donde Cuerpos aporta dos temas nuevos? ¿Era más un testimonio o una motivación para continuar, puesto que al año siguiente fundas junto a Sun Sebastián Cok el proyecto Vacuna Tu Hijo?
Con Leonardo hicimos varias cosas, él estaba realmente dedicado a hacer de la movida electrónica, y quiero aclarar NO RAVE, una escena sólida y para hacerlo había que hacer tocadas y sacar cintas compilatorias. Y así se empezó sacando el “Terra Madre” y luego la serie Electroshock de conciertos y casetes. Los casetes Electroshock son bien de vanguardia y súper eclécticos. Mark Reátegui de Asmereír aparece en uno con un minimal techno súper radical, por ejemplo (se refiere a Mupne). Y para estos casetes yo ya había formado “Vacuna tu Hijo” junto a Sun Cok, que como siempre he dicho era más una onda arty, performance pero bien política. Duro dos años 1998-1999. Acabamos los estudios en Bellas Artes y viajé a Nueva York. Ciudad donde formé otro proyecto en el 2004 que se llama R-Tronika y como R-Tronika sigo tocando en NY y lo he presentado en varias ciudades de USA y en México. En Diciembre presento R-Tronika en Lima y en Enero del 2014 estaré en Berlín.

Algunas acotaciones finales.

La maqueta de Cuerpos del Deseo para bajársela en Bandcamp: 

Y para escuchar R-Tronika visitar:












"Los rockstars se murieron en los 80". Entrevista a Renzo Ortega, ex Vacuna tu hijo y 

Cuerpos del deseo en Salvaje Fanzine Nº 1.

Entrevista a Vacuna tu hijo en Sub, rock de acá y otras vainas. Edición Nº 4, julio de 1999.
Especial Síntomas de Tecno en programa Umbrales de TV Perú. bit.ly/sintomasx








8 de diciembre de 2013

Especial Síntomas de Techno: Presentación de Nosotros No






"Nosotros No, una banda disfuncional con base Techno que hacía fusión en los 90's. Rolando Bisso (a) 'El I' en teclados y voz, Reisser Ruiz en teclados y Carlos Velásquez (a) 'El Buitre' en bajo eléctrico, acompañados por una caja de ritmos. Para esta presentación contaron con el acompañamiento en la batería de José Luis Salazar (a) 'El Polaco' (RIP). Eran momentos de descubrimientos sonoros, la filosofía era hacer música respetando los patrones básicos musicales pero tratar de escapar lo más que se pueda de ellos".

Carlos Velásquez, 2013. Integrante de Nosotros No y fundador del proyecto audiovisual ERTIUB.



antena horrísona.

28 de noviembre de 2013

Ensamble en "Síntomas de Techno" (1991)







Presentación del grupo de synthpop Ensamble en el teatro
"Sebastián Salazar Bondy" (ex La Cabaña). 



"Síntomas de Techno" fue un concierto que debe su trascendencia por presentar actos que elaboran sonidos electrónicos. El teclado es instrumento de acompañamiento en grupos afines a la New Wave como Deckadas y Contacto pero se vuelve protagonista en Ensamble y Círculo Interior, se acopla a su parafernalia sintética.

Ensamble es uno de los primeros grupos de synthpop de Lima. El proyecto nace en Lince en 1986 pero se establece en 1989 por los hermanos Édgar y Jorge González. Hacen su debut en La Casona de Barranco y son uno de los grupos que participan en este concierto histórico.

“Era un ambiente de escape creativo, la situación que nos rodeaba era bastante tensa. Había mucha violencia en el ambiente y una de las pocas maneras de desfogue de creatividad era a través del movimiento subterráneo. Este concierto fue mitad subterráneo y mitad vanguardista. Había gente que quería demostrar su arte a través de los sintetizadores”*.



ENSAMBLE en aquellos años eran:
Édgar González teclados – riffs.
Julissa Castañeda  –  voz.
Christian Villacrez  teclados – bajos.
Jorge González  teclados – planchas, strings y voz.









CÁNCER
Creía tener derecho a disponer de la vida
cruel acorazado aniquila mi ser, quiero vivir
larga agonía destruye mis días, quiero vivir
Ahora recojo en la brisa tu aliento sin cuerpo
el mar respira mi huida con letargo incierto
reclamo la vida perdida, llorando por dentro
Ya no pienso en rendirme
no quiero morir así
quiero que salgas de mí cáncer maldito




SUEÑOS HÚMEDOS
Te pienso desnuda en mi mente
hábil maniobra de un frágil recuerdo
Surca tu imagen insinuante
en espera tu justa ofrenda
Débil intento despierta sentidos
atenúa mi aliento aumenta el latido

Es un sueño de muchos que tengo
te plasmo cansado sin tener resultados
en exceso agotado de placer
sigo esperando tenerte a mi lado

Órgano sensual
déjate palpar
alma melodía

de noche en poesía.



NADIR
A la hora del Nadir
me alejé al verla partir
estuve tan cerca
de quedarme solo
Vivo mis sueños imaginando
desnudo el velo y no estás aquí
Almas del cielo
me encuentro atrapado en la Tierra
no tengo ojos
para poderla hallar
Hoy desperté y descubrí
que puedo ser feliz
quiero ser tu ángel infiel
que vive por morir





*Jorge González en “Fusión y Electrónica”, especial sobre música electrónica en el programa Umbrales de TV Perú.

Ensamble en soundcloud  bit.ly/ensamblex

Fotografías del grupo. Página de Ensamble. bit.ly/bioesamble

"Síntomas de Techno" en programa Umbrales  bit.ly/electronicax