11 de junio de 2014

El pop electrónico de Reacción





El concierto "Síntomas de Techno" reunió a las propuestas de la nueva década que compartían en su mayoría un sonido elaborado a base de teclados y sintetizadores, y que en ese proceso construían su particular visión de música electrónica. REACCIÓN fue el grupo encargado de cerrar aquel evento con una presentación con teclados y programaciones, además de una sesión acústica. Hace unas semanas conseguimos contactarnos con sus integrantes que han diseñado una página oficial sobre la historia del grupo y el registro de sus producciones en una trayectoria musical que abarca el periodo 1988 - 1997.

Agradecimientos a REACCIÓN por la presentación de este registro.





REACCIÓN son:
Magno Ortiz  
Támer Flores
Luis Enrique Torres.



Hace mucho, mucho tiempo, en una CABAÑA lejana, muy lejana...
Un grupo de entusiastas jóvenes peruanos organizaron el primer concierto dedicado íntegramente al Techno Nacional: “SÍNTOMAS DE TECHNO”, el 15 de Marzo de 1991, en el teatro “LA CABAÑA”.

Casi ninguno de nuestros grupos sonaba en las radios. A excepción de una radio de Ica, y de alguna esporádica vez en una radio limeña, nosotros tampoco conseguimos que nos hagan sonar. Sin embargo, por nuestra trayectoria en los circuitos privados del techno nacional nos invitaron a cerrar el Concierto. Habíamos tocado ya en la Universidad Católica dos veces: en el estacionamiento de Ingeniería justo antes de que se presente Raúl Romero – antes que él forme “Nosequién y los nosecuántos”- ; y también en el jardín del DINTILLAC dónde un joven y rebelde Jaime Bayly nos felicitó. Habíamos tocado en Barranco, en otras universidades, en colegios... en varios sitios. Era un ambiente divertido y amistoso.

Llegamos al local con ayuda de nuestros grandes amigos Miguel “El Negro” (un rubio, de ojos verdes y blanco desteñido) y Fabrizzio “El Rubio” (nuestro amigo de piel oscura y pelo azabache, infaltable); con toda la ironía de sus apodos y sus ganas de apoyarnos sin pedir nada a cambio.
No estaba un tercio importantísimo del grupo: Luis Enrique, el mayor compositor de REACCIÓN ya se encontraba estudiando en Estados Unidos, por lo que Magno y yo tuvimos que enfrentarnos solos a la mayor masa de gente frente a la cual nunca habíamos tocado en vivo. Eran muchos jóvenes con ganas de tener una voz, de decir algo, de ser disconformes. 

Era difícil cantar nuestras letras frente a este grupo de jóvenes rebeldes, porque nosotros – a diferencia de “Los Prisioneros”- pretendíamos no solamente protestar y criticar, sino también encontrar soluciones y dar mensajes positivos a nuestra generación. Eran muchachos que no querían ser sermoneados pero a la vez muchos de ellos querían tener una guía dentro de su rebeldía. Nuestras letras como “La Historia del No Acabar” (una crítica a la burocracia absurda) podían ir bien y pasar fácil en esta audiencia. ¿Pero qué pasaría con letras como “No Te Rindas” (una canción de aliento a los jóvenes para seguir luchando siempre dentro de sus principios)? ¿Querrían nuestros contemporáneos escuchar ese tipo de letras?

Como el tiempo era limitado, tuvimos que escoger cuatro canciones. Comenzamos con ...Y de Aquí No Me Voy. Inspirada en el comercial de una marca de galletas que decía “esta es mi Patria... y de aquí no me voy”. En una época en que nuestro presidente Alan García había dejado el Perú casi en ruinas y en que TODOS los jóvenes buscaban la forma de irse a buscar un futuro en el extranjero ¿en verdad íbamos a cantarles a estos jóvenes que NO SE VAYAN? Pues nos atrevimos, lo hicimos, y salió muy bien. Muy premonitoriamente habíamos escrito en esta canción un par de años antes “si te vas para estudiar, y terminas tu cometido, vuelve para enseñar, un poco de lo que has aprendido...” Pues poco después que la escribimos Luis Enrique viajó a estudiar a Estados Unidos, y sin saberlo aún, unos meses después del concierto yo me iría a estudiar a Italia (“voy a comprarme un Jersey a rayas”). Pero él y yo aquí estamos de vuelta en nuestra Patria.

Continuamos con “Junto a Mí”, letra y melodía de inspiración de Magno, música combinada entre Támer y Luis Enrique desde lugares distintos, guitarra acústica, teclado de fondo y “¿dónde estás, por qué no estás aquí?, ¿dónde estás, que no estás junto a mí?”.

Seguimos con una clásica de REACCIÓN, de esas que no tienen espacio temporal y perduran en la mente: Nada Que Perder. Composición y letra genial de Luis Enrique Torres, y nosotros intentando reemplazar su timbre único con una combinación de voces de Magno Ortiz y Támer Flores: “porque me ha tomado, tantos años entender, que el reloj del tiempo está corriendo, y ya no tengo... nada... que perdeeeer”.

Terminamos con nuestra canción más representativa, más irreverente, y que desafortunadamente para el Perú su espíritu aún se mantiene vivo ahora: la irónica Gracias Al Parlamento. Cuando la anunciamos, algunos jóvenes que no la conocían empezaron a pifiar solo por el título, porque pensaron que en realidad le estábamos dando gracias, pero después lo entendieron: era un parlamentario (ahora llamado “congresista”) que estaba dando un discurso dentro del Hemiciclo, y le agradecía a sus colegas por todo lo que habían obtenido: aumentos de sueldo decididos por ellos mismos, ningún problema económico, policías que los resguardaban y detenían el tráfico para ellos, vacaciones pagadas pues no asistían nunca, viajes al extranjero para recabar dinero de su corrupción, etc.. Y rematábamos al estilo de algún discurso de Alan García “Por la paz y la libertad, por nuestros gloriosos emblemas, porque el Perú en verdad, es más grande que sus problemas... Por eso propongo colegas, escuchen bien un momento, en las siguientes elecciones volvernos a postular. Y no se vayan a olvidar, NOSOTROS somos el Parlamento”. Todo muy irónico pero aún vigente.

Y aquellos jóvenes que nos habían pifiado nos aplaudieron tanto cuando terminamos.
Grandes momentos de la música Techno del Perú. Grandes pequeños grupos musicales. Grandes recuerdos.

Ahora con ustedes... “SÍNTOMAS DE TECHNO”.



Támer Flores
29 de Mayo de 2014.










1 de junio de 2014

VOZ PROPIA en concierto. Cine Balta (1/6/95)





Lima, inicios de los noventa. Tres casetes autoproducidos en la década pasada constituyen el historial sonoro de Voz Propia, uno de los más emblemáticos de la generación subterránea. Ahora nadie los puede ver. Un estado de inactividad los mantiene ocultos, más las ganas de hacer música permanecen intactas para Miguel Ángel, quien tras la separación retoma sus estudios universitarios, en tanto no abandona la labor de composición. Tomando como base canciones escritas tiempo atrás y tocadas en compañía de un teclado, estos reflejan las vivencias del humano compungido en su medio social, quien ya no cree y se consume en su cotidianidad. Lo incierto de un porvenir donde ni vale la pena el intento por cambiar el estado de la situación y solo se espera una lenta e inevitable autodestrucción.







Tu rostro es solo una máscara/ Tu posición solo es un azar/ Entra al mundo, mira lo que hay / Un hombre pisa a otro igual a él/ (Tus brazos, tu boca, solo me congelan)/ Ven a ver/ Es una fiesta/ Ríe si puedes, ahora no olvidarás/ Pareces joven, dicen que así es/ Solo unos cuantos saben que ya no estás/ (Somos solo unos muertos con plazo)/ Tú vas a oscuras/ Vas tú, voy yo, va él.
A oscuras.

Erudición inservible/ Un candidato o un puto de sotana/ Es todo lo que dejas, es todo lo que odio/ Y nada queda en mí, nada en mí/ Una follada para recordar/ Solo al masturbarme o alguna droga más/ Para esconderme/ Para olvidar/ Mundo de mierda/ De ti solo espero nada más que la muerte/ De ti solo espero nada más que eso.

Hastío.



Ocurre el reencuentro con Ulises Quiroz, integrante de la formación original, y la oportunidad de grabar los temas. El proyecto se concreta con la participación de Rodolfo Cortegana en la batería y Lizzi Moreno en los teclados. “El Hastío” se edita en febrero de 1993, título ideal que sintetiza la actitud del álbum, el más oscuro no solo por su onda electrónica lúgubre, sino también por su casi nula difusión.
“El Hastío” fue un trabajo que merecía una mejor producción, aun así el registro de la época con todas las posibilidades ofrecidas en un estudio casero es aceptable. Años después sería parte de un proyecto de digitalización y reedición de antiguas maquetas que dio como resultado la salida de “Hastío” (Autoproducido, 2005).




VOZ PROPIA en vivo en el cine Balta.
Presentación de temas clásicos y de su entonces última producción: "El Hastío".
Fotos tomadas de la extinta página web vozpropia.net.









Ahora estamos en 1995. La amistad y las ganas de expresarse por su música, sumada a la intención de trabajar a nivel de grupo que se la juega por seguir existiendo en un medio que precisamente no da visos de continuidad, motivan el reencuentro de los integrantes y la vuelta a los ensayos para el retorno a escena. La promoción en algunos programas de radio y TV anuncia un concierto para el primer día de junio en el ahora extinto cine Balta de Barranco. La expectativa por ver al grupo, que esa noche contaba con equipos de grabación para el registro de un primer disco compacto, generó una asistencia a local colmado. Era el inicio de una nueva etapa en la historia vozpropiana, aunque una historia de momentos amargos. Tras una discusión, quien fuera el productor del grupo en esos años lanzó al agua el registro en DAT del concierto. El proyecto del Balta en CD, con la calidad de sonido que prometía, simplemente se ahogó. Pese a ello, todavía quedaban grabaciones tomadas de la cinta master que se editaron y publicaron en dos momentos. Primero en el año 1996 con la salida del casete titulado “1/6/95/” y luego en el año 2007 como bonus track incluido en el disco “Voz Propia. En vivo 29/93/07”. Para no olvidar este concierto que un día como hoy, hace ya casi dos décadas, marcó la vuelta de este clásico del postpunk peruano que aún dice esta voz es mía.

Reseña en Revista Freak Out! #2. Dossier dedicado a Voz Propia.