28 de diciembre de 2013

Entrevista a Edwin Núñez y Zcuela Crrada ( 1985 y 1986)





ZCUELA CRRADA fue uno de los grupos más interesantes de la movida subterránea por su actitud en el desarrollo de un estilo musical ecléctico y la composición de historias que hablaban de la situación del individuo en una urbe en decadencia. Su posición crítica no se quedaba en la consigna sino que trascendía hacia una propuesta elaborada de grupo de rock sin perder su esencia rebelde.




Zcuela Crrada en la universidad Garcilaso de la Vega. Diciembre de 1985.









Entrevista a Edwin Núñez, fundador y cantante de Zcuela Crrada.

Fanzine Alternativa #3. Editado en julio de 1985.





Rock (limeño) en el subterráneo

Gritos, susurros, eructos y lisuras 
de una generación nihilista





Diario La República, 19 de octubre de 1986.
Escribe: Enrique Sánchez Hernani.

Odian a Beethoven (Beethoven los odiaría también). Tratan al idioma como a mula caprichosa (y el idioma les niega, recíprocamente, sus mejores gracias). Sueñan con muladares propios y gozan infinitamente cada vez que un cuarentón se sonroja (cadavérico en sus modales) con sus letras de burdel punk. Son los rockeros duros, la vanguardia de avanzada, la ultra del extremismo, los que escupen al público, los que tocan de espaldas, los que no creen en nadie sino en el alarido y la antiarmonía. De este mundo sale “Zcuela Crrada”. Y ese es el mundo que esta nota abre para nuestros lectores.

En cualquier concierto donde están, siempre pasa lo mismo: una hilera de jovencitos a los cuales aún no les ha brotado el bozo, metidos dentro de casacas negras, con blue jeans que hace mucho tiempo podían haber pasado al cesto de la basura, en zapatillas, se apretujan ante la puerta de ingreso del local y van saliendo expurgados con prolijidad por otros mozalbetes que guardan en el bolsillo trasero fierros o cadenas.
La búsqueda tiene un solo fin: evitar que a los conciertos de rock subterráneo ingresen “chatas” de ron, latas de cerveza u otros estimulantes líquidos. Algunas veces, mar de cuidadosos, abren billeteras e introducen los dedos por las rendijas; esta vez la pesquisa indaga por un “tronchito” o un “paco” de cualquier droga. Nunca se sabe.
Pero adentro la cosa siempre se desata. Por encima de las cabezas de estos púberes – algunos con los pelos parados a fuerza de gomina o cortados como si hubieran asistido a una ceremonia de “cachimbos” – se distinguen huecos. En cuclillas, los más sagaces, fuman los tronchitos que no vio la requisa. Y como también siempre hay cómo ingresar una latita de cerveza, pues se destapa. Es la ceremonia previa que antecede a la presentación de los grupos nacionales de rock subterráneo.
Están allí, entre chillidos, lisuras, imprecaciones y mentadas de madre – así son la mayoría de las letras por supuesto – desde el año 84, y siguen proliferando. Generalmente, equipos de amplificación de muy mala calidad aumentan las distorsiones. La comunicación con el público adolescente es totalmente sui géneris: se insultan, se escupen, se arrojan y devuelven envases de trago y demás. Cada cierto tiempo pareciera que se arma una gigantesca trifulca, pero no: es un bailecito con visos apaches que está de moda: el “pogo”, cuya cualidad consiste en meterse encontrones y empujarse, con patadas de yapa.

Aunque estos muchachos con sus bríos no matan en realidad ni una mosca – no se ha sabido de heridos graves en ningún concierto – la verdad es que la cosa medio que asusta. Y crece.





El grupo Zcuela Crrada interpretando el tema "La esquina es la misma"
en el concierto RockAcho
(17 de mayo de 1986).
Esta presentación fue extraída del documental Grito Subterráneo.
Director: Julio Montero Solís.







CERRANDO LA ESCUELA

“Las lisuras que decimos no son más que las que puede decir Luis Alberto Sánchez en una conversación privada”,  exclama Edwin Núñez, vocalista y líder del grupo Zcuela Crrada, uno de los conjuntos más complejos de esta mixtura entre el hardcore, versión radical del punk europeo, y el free jazz. “No sé cuál es la nota allí – se enfada, aludiendo a los artículos furibundos que sus presentaciones causan en los medios de comunicación. Hay otras cosas: modo de pensar diferente, heterogéneo, porque el rock subterráneo no solamente  es lo musical. Es un despertar artístico”.
Este despertar consiste en un rock muy ligero, casi elemental, agresivo y con letras cargadas de protesta y coprolalia. Críticos subterráneos dicen que Zcuela Crrada es el grupo más logrado del movimiento, muertos los fundadores Leusemia y Narcosis.
Las lisuras que defiende Edwin, letrista, vocalista y líder del grupo, son llanas y sin ambages, como en su tema “Loco burdel”: “Ansias de loco burdel/ ¿Qué se desata?/ Manos que tiemblan su sed y su amenaza/ Tratos que cierran la red/ Y abren el miasma/ Mierda que asoma su hez…/ …/ Mierda de loco burdel”.
Ninguno de los cinco integrantes de Zcuela Crrada ha estudiado música, ni oído con atención a los clásicos. Quizá el menos desairado resulta Mussorgsky, porque los rockeros Emerson, Lake and Palmer hicieron un álbum sobre “cuadros para una exposición” (Pictures at an Exhibition).
Edwin tiene 24 años. Los demás – Arturo Alfaro (saxo), Adolfo Alfaro (bajo), Mauricio Fonseca (batería), y Martín Medina (guitarra) – frisan entre los 20 y los 22 años. Limeños y chalacos del barrio de Bellavista, los de Zcuella Crrada, a pesar de la dureza de su música, dan la impresión más bien de ser estudiantes formales, alejados de la estridente indumentaria de sus seguidores. Edwin apenas tiene una coleta que le cuelga de la nuca.
Ensayan dos veces por semana. Lo hacen en una habitación apretada en una azotea, donde duerme – es la casa paterna – Mauricio. Una cama, afiches rockeros en las paredes, David Bowie con su mirada andrógina en uno de ellos, una pila de confusa de casetes, discos, y la batería, son todo el ornamento. “No, mis padres no me dicen nada – señala Mauricio cuando queremos saber si a ellos les molesta el ruidazo - . No se meten en mi vida”. Y esto es increíble. Los contestatarios músicos, a juzgar por lo que nos dijeron, son todos hijos formales y amantísimos de sus padres.
“No siento ni rebeldía ni marginalidad – acota Martín-. Me gusta la música, por eso estoy en Zcuela. Lo que me desagrada es el heavy metal, lo oscuro, las misas negras. Y no creo que haya rebeldía contra mis padres. Yo no me meto con ellos ni ellos conmigo. Mi vida es normal”. Mauricio, en un extremo, montado sobre el  asiento de la batería., sigue con sospechas el diálogo, hasta que nos aborda.
“No necesito mostrar rebeldía ante el público – ataca -. Tendré muchas cosas contra las cuales rebelarme, pero no con el rock”. Mauricio pertenece a la vieja hornada subterránea, la primera promoción de Edwin, Leo Scoria y Daniel F.
En todos los conciertos se arman tremendas trifulcas. “Los chongos – dice Adolfo – son producto del público que quiere violencia, y que por último no entiende la música ni las letras. Esos chiquillos son los que quieren justificar su malcriadez con el rock. Pero uno les para los machos y se aquietan”.
Edwin es el más tajante en cuanto a todo. Por algo es el líder. “Tengo un descreimiento total de la política, de todos los partidos incluyendo a Sendero Luminoso. Por los hechos mismos: no hay soluciones. Yo estoy al margen, pero en la marginalidad hay matices”. Él sí piensa que el rock debe incluir entre sus blancos a la familia (“que te impone todo”) y dice que la violencia “todo el mundo la lleva dentro, la gente es neurótica”.
Y grita contra los héroes dorados del viejo rock. “Los Beatles me gustaban – señala Edwin- pero de chibolo. Ahora me parecen una total estupidez. Es el vivo ejemplo de lo normal, de las concesiones”. Pobre John Lennon. Edwin prefiere a los Rolling Stones.
En cólera total contra todo, estos subterráneos reniegan hasta de su padre: el punk. “La gente lo que busca es desfogar – dice Arturo-. Yo no creo que acá exista el punk, deberían buscar otro nombre. Yo paro igual, tocando o sin tocar. Antes tomaba trago para salir a actuar, pero ahora no, hasta me cuido”. Montamos rápidamente en sospecha ante tanto candor.
“Que haya un troncho por allí o que hayamos probado, no es el problema” aceptan. “Lo subterráneo es hasta algo jocoso – dice Martín-: el pogo, la agresividad. Yo miro a los patitas y toco nomás”. “Yo hago lo que me gusta – prosigue -, si le gusta a la gente, bien y si no, no. No me interesa”.
Salta nuevamente Mauricio, mirándonos fijamente desde sus lentes tipo John Lennon: “Yo no puedo comprender que un grupo rockero cambie algo en este país, ni por qué nos estás haciendo esta entrevista, que nos parece puro sensacionalismo, ganarse con algo que no tiene importancia”.





EL MUNDO DE MARÍA T-TA

Según todas las lenguas – malas y buenas -, fue la revista “Ave Rock” la que bautizó a esta variante de música como “Subterránea”, con el fin más bien superficial de promover un concierto en “La Caverna” de Miraflores el año 84.
Desde entonces se sucedieron toda una serie de grupos, unos más agresivos que otros, que se han ido recomponiendo, desaparecido o prestándose sus músicos.
En el 84 aparecieron dos grupos. Narcosis (con Wicho, Cachorro y Pelo Parado) y Autopsia, ya desaparecidos. En el 85 siguieron Zcuela Crrada (con Edwin, Luis, Alma Negra y Jaime Zero) y Guerrilla Urbana (con Pedro K y Leo Scoria como líderes), de los dos solo sobrevive Zcuela Crrada.
A continuación, la larga mancha de los subterráneos. Los grupos que han fenecido llevan una crucecita al lado. Juventud La Kaigua S.A. (de Miraflores †), Radicales (de La Victoria), Sociedad de Mierda, Excomulgados (de La Victoria), Flema (de Bellavista), Pánico (de Miraflores †), Yndeseables (que no han hecho ninguna presentación pública; solo grabaron un casete).
Autopsia (de Miraflores †), Conflicto Social (†), Descontrol (de Miraflores), G-3 (de Miraflores), Erupto Maldonado, Frente Negro (†), Delirios Krónikos (de Jesús María †), Eutanasia (de La Victoria), Exodo (de la Unidad Vecinal No. 3), Trauma, Templo y Diagnóstico Reservado (los tres de Chosica), Vox Propia (de Jesús María), Feudales (de Miraflores).
Psicosis (de Lince), Kaoz (de Jesús María), Delirium Tremens, Empujón Brutal (acaudillados por María Teta, Reina Milly e Iván (ex Flema), Salón Dadá (de Bellavista) y Luxuria.










SIMPLEMENTE EXISTES
Escenas de siempre en el Centro
figuras variando el modelo
miserias y tiendas de joyas
transeúntes no saben que son.
No serías parte de eso
No harían un producto de ti

Pretendes no tener precio
Voltea ahora y mírate bien
Hoy te apesta el pensamiento
Ahora muere en ti el dinero
Estás en la puerta del estilo
A así aprendes a actuar

Pocos te miran de cerca
Y alguien te quiere tocar
Lo ves y miras las estrellas
Un trozo de ti te dejó mal.


EN LAS SOMBRAS
Ríete pero tus ojos están serios
En algún lugar dejado al pasar
Las voces suenan muy lejos
En dónde, dónde,
¿En dónde estás?

Sellas esa sonrisa tuya
en una puerta que no abrirá
Tu nombre es una palabra
Por, por, por, por olvidar
Así es por olvidar

En el umbral en que ahora
Te sacudes página interior
Yo estoy, estoy despierto
Y no, no, no te oigo
¿En dónde estás?

Al otro lado, en las sombras
al otro lado, yo no iré.












ZCUELA CRRADA, prácticamente el único grupo que queda de la mancha que inició toda la movida subte hace unos años, llegó por fin a un acuerdo con la CBS para grabar un LP. Aunque en realidad la placa se venía trabajando desde hace varios meses, surgieron problemas que hicieron difícil su realización. Felizmente y luego de interminables idas y venidas, los obstáculos fueron vencidos y pronto –fines de año, según la disquera- estará en la calle el disco.
De Zcuela se ha sabido poco estos últimos tiempos, pues su participación en conciertos ha sido más bien esporádica.
Sin embargo, muchos recuerdan las performances en los innumerables eventos que participó junto con Leusemia, Narcosis, Guerrilla Urbana y otros grupos que hacían hardcore-punk. Razón por la que su sonido se diferenciaba claramente, ya que los “zcolares” siempre buscaron ritmos más elaborados y bailaderos.
El larga duración llevará por título “Al otro lado”, y una vez más, se solicita a ambos –grupo y disquera- que no la sigan haciendo larga.


Suplemento VSD del diario La República, edición del 14/08/87.













3 comentarios :

  1. Causa , Kaoz era de Pueblo Libre , no de Jesus Maria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bacán por la aclaración. El nombre correcto es KAOS, lo que está publicado es la transcripción del informe de La República.

      Eliminar
  2. Una noche en carpa teatro toco Delirium Tremens fue alucinante. Nunca mas los vi.

    ResponderEliminar