1 de junio de 2014

VOZ PROPIA en concierto. Cine Balta (1/6/95)





Lima, inicios de los noventa. Tres casetes autoproducidos en la década pasada constituyen el historial sonoro de Voz Propia, uno de los más emblemáticos de la generación subterránea. Ahora nadie los puede ver. Un estado de inactividad los mantiene ocultos, más las ganas de hacer música permanecen intactas para Miguel Ángel, quien tras la separación retoma sus estudios universitarios, en tanto no abandona la labor de composición. Tomando como base canciones escritas tiempo atrás y tocadas en compañía de un teclado, estos reflejan las vivencias del humano compungido en su medio social, quien ya no cree y se consume en su cotidianidad. Lo incierto de un porvenir donde ni vale la pena el intento por cambiar el estado de la situación y solo se espera una lenta e inevitable autodestrucción.







Tu rostro es solo una máscara/ Tu posición solo es un azar/ Entra al mundo, mira lo que hay / Un hombre pisa a otro igual a él/ (Tus brazos, tu boca, solo me congelan)/ Ven a ver/ Es una fiesta/ Ríe si puedes, ahora no olvidarás/ Pareces joven, dicen que así es/ Solo unos cuantos saben que ya no estás/ (Somos solo unos muertos con plazo)/ Tú vas a oscuras/ Vas tú, voy yo, va él.
A oscuras.

Erudición inservible/ Un candidato o un puto de sotana/ Es todo lo que dejas, es todo lo que odio/ Y nada queda en mí, nada en mí/ Una follada para recordar/ Solo al masturbarme o alguna droga más/ Para esconderme/ Para olvidar/ Mundo de mierda/ De ti solo espero nada más que la muerte/ De ti solo espero nada más que eso.

Hastío.



Ocurre el reencuentro con Ulises Quiroz, integrante de la formación original, y la oportunidad de grabar los temas. El proyecto se concreta con la participación de Rodolfo Cortegana en la batería y Lizzi Moreno en los teclados. “El Hastío” se edita en febrero de 1993, título ideal que sintetiza la actitud del álbum, el más oscuro no solo por su onda electrónica lúgubre, sino también por su casi nula difusión.
“El Hastío” fue un trabajo que merecía una mejor producción, aun así el registro de la época con todas las posibilidades ofrecidas en un estudio casero es aceptable. Años después sería parte de un proyecto de digitalización y reedición de antiguas maquetas que dio como resultado la salida de “Hastío” (Autoproducido, 2005).




VOZ PROPIA en vivo en el cine Balta.
Presentación de temas clásicos y de su entonces última producción: "El Hastío".
Fotos tomadas de la extinta página web vozpropia.net.









Ahora estamos en 1995. La amistad y las ganas de expresarse por su música, sumada a la intención de trabajar a nivel de grupo que se la juega por seguir existiendo en un medio que precisamente no da visos de continuidad, motivan el reencuentro de los integrantes y la vuelta a los ensayos para el retorno a escena. La promoción en algunos programas de radio y TV anuncia un concierto para el primer día de junio en el ahora extinto cine Balta de Barranco. La expectativa por ver al grupo, que esa noche contaba con equipos de grabación para el registro de un primer disco compacto, generó una asistencia a local colmado. Era el inicio de una nueva etapa en la historia vozpropiana, aunque una historia de momentos amargos. Tras una discusión, quien fuera el productor del grupo en esos años lanzó al agua el registro en DAT del concierto. El proyecto del Balta en CD, con la calidad de sonido que prometía, simplemente se ahogó. Pese a ello, todavía quedaban grabaciones tomadas de la cinta master que se editaron y publicaron en dos momentos. Primero en el año 1996 con la salida del casete titulado “1/6/95/” y luego en el año 2007 como bonus track incluido en el disco “Voz Propia. En vivo 29/93/07”. Para no olvidar este concierto que un día como hoy, hace ya casi dos décadas, marcó la vuelta de este clásico del postpunk peruano que aún dice esta voz es mía.

Reseña en Revista Freak Out! #2. Dossier dedicado a Voz Propia.






No hay comentarios :

Publicar un comentario