24 de noviembre de 2015









NIEBLA ELECTRÓNICA

Derribar la buena estrella, el horror al vacío
y la quietud envuelta de átomos ebullentes
dirige el porqué de tal verdad.
Magnífica máquina Quimera
destella en el campo de fino herrumbre
que no obra más que solo espiarla,
asir la cuestión, los campos la premura.
Pronto a destrozar el punto a secas,
su maniobra ahora es ley.
La estrategia
estriba en el placer, genuino motor.









11 de noviembre de 2015

KENACORT Y VALIUM 10 (Ediciones del Movimiento Hora Zero, 1970)




















DESTRUIR PARA CONSTRUIR

Este libro no está escrito para agradar sino para desagradar y convertirse en grano, en semilla, en pan, agua, tuerca para ese gran motor que es y será la formación del hombre nuevo, la formación del creador, pleno, poderoso, indesmayable e indestructible en la lucha, es decir EL HOMBRE VIVO.
Es este libro fruto de días, noches, meses, años, pasando y destruyendo; tedio, abulia, incomprensión, desprecio, mofa, risas, desolación; incredulidad, de lo que se está haciendo, la ceguera de esa gente, su cobardía, sus limitaciones y la carencia de inteligencia y brillantez para concebir, sustentar ni promover nuevas ideas, corrientes de vanguardia a la altura de los acontecimientos de esta época.
Ante el hecho real de la aparición de este libro lo demás es producto de un subdesarrollo que incita al desarrollo de algo que viene dándose desde años y que trajo consigo la parálisis mental, empleo de las mismas tácticas de lucha, tácticas que vienen desarrollándose de generación en generación. O sea el enemigo nos conoce de generación por una generación y continuidad, sin ninguna variación de las tácticas en la lucha contra las fuerzas negativas que son las que impiden el ascenso del hombre nuevo.
Producto de ello es que este libro no haya aparecido antes. Producto del sistema, producto del individualismo y de la espantosa orfandad por la que tiene que atravesar el creador.
Este libro no está escrito para agradar sino para desagradar. Su misión: propiciar, motivar, promover.
PROPICIAR al hombre nuevo, al creador en su vida y en su obra paralelamente.
MOTIVAR a la creación en todos los campos del arte. MOTIVAR a las juventudes, formar el libro como timbre de alarma, formar revistas de vanguardia. MOTIVAR la honestidad, MOTIVAR la libertad, la no conciliación, ser libres, llevar la sangre y el sudor símbolos del hombre vivo, del creador.
PROMOVER el destierro del nocivo individualismo, PROMOVER el destierro de la humildad y la modestia, verdaderas lacras que impiden el desarrollo pleno de la personalidad y la conciencia.
PROMOVER la responsabilidad, el estudio, la investigación, LAS ORGÍAS DE TRABAJO.
POETA dilo fuerte y claramente: YO SOY POETA, TRABAJO EN LA POESÍA.
POETA, hay que escribir y publicar.
        El libro es uno de los instrumentos más comprometedores en estos momentos en que Latinoamérica lucha por su liberación.
        Nosotros no esperamos alabanzas ni reconocimientos. No esperamos premios ni elogios, y el tiempo no dirá lo que nosotros demostramos ser ahora, sino que nosotros nos demos perfectamente cuenta de este tiempo y todos nuestros conocimientos los volcamos en éste tiempo con pasión. Sabemos la dimensión de nuestros actos, sabemos nuestra dimensión de precursores de una época diferente, justa, luminosa, donde sea posible la realización plena del individuo.
        Todos nuestros actos deben ser públicos. En el momento en que sentimos la necesidad de ser absolutamente sinceros, no falsear nada ni evadirnos. Y los jóvenes que accionen con solo entusiasmo carecerán de gravitación porque el entusiasmo no basta y ser joven no es una disculpa. Necesitamos hombres vivos, hombres de trabajo, necesitamos creadores, porque nuestro proceso de ruptura necesita de ellos.
Lo que esperamos es, no la última, sino la primera voluntad.
Que la última voluntad se quede con las ganas de ser la primera voluntad.
Lo que esperamos es el diálogo con los novísimos poetas del Perú, América y el mundo, el diálogo de todo lo que uno tenga por decir y expresar. Lo que esperamos es una comunidad vital, lo que esperamos es, no alabanza, ni a las personas ni al libro. Alabanza no, pero si entendimiento, luminosidad, lucidez, comunicación, entrega.
Este libro y todo lo que se ha escrito es por la urgencia y la necesidad de entregar vías que conduzcan a un orden nuevo donde sea posible vivir.
Aquí en Latinoamérica no hacemos las cosas porque nos dio la gana. Hacemos por OBLIGACIÓN.
Estamos obligados a ser consecuentes con nuestras ideas y principios. Obligados a luchar. Obligados a ser luminosos y no ser una mentira. Obligados a ser hombres, a creer en la capacidad por encima de los sexos.
OBLIGADOS a pesar de todo a vivir ésta vida plenamente, OBLIGADOS a amar, a amar totalmente, sin límites, sin tapujos, sin trabas, OBLIGADOS a lograr lo imposible.
Este libro te busca a ti, No lo superarás, es una creación. Tú harás otras cosas, otra creación y tampoco será superada tu obra.
Basta con que uno solo sea motivado y llevado a la acción y creación par que quede plenamente vigente este libro.
Entendámoslo definitivamente, estamos en guerra, en una guerra contra lo establecido porque todo lo establecido es corrupto. Hay que escribir y publicar para que la poesía y la literatura cumplan su función motivadora y revolucionaria.
Francamente es mejor siempre leer la joven poesía latinoamericana.
Y el poeta y el escritor nunca deberán ser una institución, ni nada por el estilo porque si es así sufrirá – con justicia – todo nuestro odio, toda nuestra cólera, toda nuestra repugnancia, toda nuestra indignación y nuestro desprecio.


JORGE PIMENTEL                            JUAN RAMÍREZ RUIZ







PALABRAS URGENTES

En esta época caótica llena de desfallecimientos y omisiones la toma de situación y de conciencia es ineludible. Y esto se edita a consecuencia de la necesidad de manifestarnos como hombres libres y como escritores con una nueva responsabilidad, con una nueva actitud ante el acto creador, ante los hechos derivados de una realidad con la que no estamos de acuerdo.
HORA ZERO quiere significar este punto crucial y culminante que vivimos. Y es también un punto de partida. Desde aquí empezamos a deslindar las situaciones literario-políticas del país.
Hemos nacido en el Perú, país latinoamericano, subdesarrollado, hemos encontrado ágiles ruinas, valores enclenques, una incertidumbre fabulosa y la mierda extendiéndose vertiginosamente.
De un lado los jaleos políticos, domésticos, con sus líderes torpes e ignorantes y de otro lado la sucia y poderosa mano del imperialismo norteamericano manejado a éstos y desquiciando la voluntad de un pueblo.
Todo aquello ha hecho la hora irrespirable, ha sofocado a muchos hombres, ha hecho cómplices a otros de muertes innecesarias. Y ha convertido este lugar en un país de culpables. Se nos ha entregado mucho para construir, pero la medida de nuestra construcción está dada por la cantidad de escombros que podamos aniquilar.
Ante eso, compartimos plenamente los postulados del marxismo-leninismo, celebramos la revolución cubana. Estamos atentos a lo que se está haciendo en el país.
Queremos cambios profundos, conscientes de que todo lo que viene es irreversible porque el curso de la historia es incontenible y América Latina y los países del tercer mundo se encaminan hacia su total liberación.
Que se cojan entonces las segadoras, que se limpien los escombros.
De otra parte en lo que respecta a la otra labor que nos corresponde, fundamentalmente, nos preocupa lo que le ocurre a un hombre solo y las cosas que le ocurren a todos los hombres juntos.
Creemos impostergable el deber de expresar las circunstancias presentes sin contemplaciones, porque es hermosa y ardua la tarea que abarca ser sincera con uno mismo. Siempre ha sido fácil establecerse en lo que ya está hecho en plan de observador indiferente que se omite. Pero ahora es preciso propiciar los hechos participando en su realización.
Debemos decir que la crítica en el Perú y en la mayoría de países latinoamericanos, está ejercida por escritores fracasados en otros géneros y si a eso se añade una ignorancia descomunal, el resultado de estas contingencias suele ser espantosa. Se ejercita el silenciamiento, la confusión., la venganza política, la degradación perversa.
Todo esto convierte a gran parte de la crítica latinoamericana en una crítica malévola y apoteósicamente irresponsable. Pero tal cosa no nos preocupa básicamente.
La poesía en el Perú después de Vallejo sólo ha sido un hábil remedo, trasplante de otras literaturas. Sin embargo es necesario decir que en muchos casos los viejos poetas acompañaron la danza de los monigotes ocasionales, escribiendo literatura de toda laya para el consumo de una espantosa clientela de cretinos.
Sabiendo todo esto – y ya es necesario que alguien lo diga – es posible entender la deserción por parte de varios poetas de la generación del 50 (Washington Delgado, Eielson, etc, etc.) y del 60, como los jóvenes que llenan los cafés de Lima o inflan la burocracia. Y también explicarse la opinión de otros; que sostienen que la poesía no cumplen ningún papel en el cambio: Sologuren, A.Cisneros, etc., etc. Y es además entendible la estúpida posición de F. Bendezú y otros, quienes se esconden detrás de la denominación de poetas líricos e inefables. ¡A estas alturas!
De otro lado (Y YA ES NECESARIO QUE ALGUIEN LO DIGA) es posible el surgimiento de formas poéticas incipientes, débiles o arcaicas de gentes como: Corcuera, Orrillo, Lauer, Naranjo, Calvo, Ortega, Martos, P. Guevara, Valcárcel, Rose, Scorza, Bendezú, Romualdo, etc., etc. Y aún hay otros, como Manuel Velásquez, hombre lúcido, aniquilados quizá para siempre por una burocracia monstruosa.
Todo esto nos lleva a una conclusión: ellos no escribieron nada auténtico, no emprendieron ninguna investigación, no descubrieron ni renovaron nada. No hubo creación.
La poesía mal denominada social fue practicada hasta la fatiga por una ruma de histéricos insustanciales, perdidos en gritos inconsecuentes, y negada totalmente por sus formas de vida, influenciados por Blas de Otero, Rafael Alberti y los poetas de la guerra civil española, influenciados éstos a su vez por Vallejo. Se produce aquí la vuelta a América del poeta de "Poemas Humanos", mal digerido, mal imitado a través de esa masa de irresponsables.
Martín Adán, su tenaz hermetismo y su vuelta a las formas clásicas no tienen ninguna justificación histórica, ni tampoco se ajusta a estos tiempos ni a esta realidad la manera cómo trata los elementos con que labora su poesía.
Belli siguiendo intermitentemente en un círculo formal, sólo ha encontrado un esquema al que retorna infatigablemente. Sin embargo no hay tampoco ninguna justificación histórica para su retorno a las fuentes españolas de siglos pretéritos cercanos al Siglo de oro.
Heraud entregó convincentes muestras de un talento en pleno despegue. Un creador auténtico detenido por la violencia irracional e injusta del sistema.
Nuestra respuesta ante esto es afirmar que sólo una gran poesía que no invite a la conciliación ni a pacto con las fuerzas negativas, una creación absoluta contrarrestará la debacle de la poesía peruana contemporánea.
Actualmente un solo poema auténtico se trae abajo un libro u obra de un poeta vivo o muerto.
Y es aquí donde los nuevos clásicos nacerán. Aquí en los países sudamericanos.
Nuestra sólida respuesta a las omisiones y a la farsa es afirmar que la literatura, en especial la poesía, consolida la posibilidad de comunicación entre los hombres y fundamentalmente en estas épocas su papel más honesto y más responsable es proponer, esclarecer y “Difundir la fuerza y la alegría”.
Todas aquellas generaciones bastardas han encontrado este panorama que hoy hallamos y con su silencio, su cobardía y su reverenda flojera para la investigación o el estudio se ayudó para que nada cambiara. Sólo se hizo el leve intento de escribir poesía efectista a consecuencia de masturbaciones mentales, de elucubraciones, de gritos histéricos o cosquillas para contentar a los burgueses al momento de la digestión.
Los nuevos (tuertos entre ciegos) que hoy forman parte de los viejos nos han entregado lo siguiente:
Hinostroza un vasto muestrario de sus influencias, de sus hábiles jugadas de mano. Aun así, “Consejero del lobo”, su libro primigenio, anuncia la posibilidad de una voz importante.
Carlos Henderson sólo ha logrado un hallazgo: “Los días hostiles”. Es otra posibilidad en medio de la debacle.
Lauer y Cisneros perdidos en el círculo de la problemática burguesa, oscilando dentro de un intelectualismo helado y estéril. Y otros “jóvenes” dentro de pueriles rezagos románticos o los propósitos de atrapar la realidad a partir de una experiencia personal, dejando de lado la experiencia de clase que hoy pospone a ese remanido movimiento de hace muchos años.
Frente a esto nosotros proponemos una poesía viviente. No queremos que escape nada en nuestro trayecto de hombres momentáneos en la tierra. Todo lo que late y se agita tiene derecho al rastro. No queremos que se pierda nada de lo vivo. Proponemos una poesía “fresca”, que se enfrente con nosotros.
Y además para la labor poética proponemos orgías de trabajo. No se puede hacer poesía en este tiempo sin poseer una nueva responsabilidad frente a la creación, porque el estudio es inevitable, intenso y serio. Creemos también que el acto creador exige una inmolación de todos los días, porque definitivamente ha terminado la poesía como ocupación o jobi de días domingos y feriados, o el libro para completar el currículum. Definitivamente terminaron también los poetas místicos, bohemios, inocentones, engreídos, locos o cojudos.
A todos ellos les decimos que el poeta defeca y tiene que comer para escribir.
Necesario es pues, dejar las nubes en su sitio. Si somos iracundos es porque esto tiene  dimensión de tragedia. A nosotros se nos ha entregado una catástrofe para poetizarla. Se nos ha dado esta coyuntura histórica para culminar una etapa lamentable y para inaugurar otra más justa, más luminosa.
Y somos jóvenes, pero tenemos los testículos y la lucidez que no tuvieron los viejos. Tenemos también un poderoso deseo de permanecer libres, con una libertad sin alternativas, que no vacile en ir más allá, para que esto siga siendo lo que es: un solitario y franco proceso de
ruptura.



JORGE PIMENTEL                            JUAN RAMÍREZ RUIZ









NOSOTROS TENEMOS LA RAZÓN

Y los que se ciegan ante esto no cometen un error sino un acto abyecto y serán barridos por la historia. Además el trabajo poético es una acción de nuestra parte y una motivación para la acción de lo demás hombres implicados dentro de estas circunstancias.

FUNCIÓN DE UNA REVISTA DE VANGUARDIA
Las revistas de corto tiraje cuando asumen una función, un papel histórico influyen en el desenvolvimiento de las ideas y en el mejoramiento del mundo mucho más que bibliotecas enteras, libros y revistas de corto y numeroso tiraje que sólo sirven para la preservación de lo establecido.

LOS PROBLEMAS QUE ENFRENTAN LA MAYORÍA Y LOS QUE ENFRENTAMOS NOSOTROS LOS ESCRITORES PARA ESCRIBIR Y PARA PUBLICAR
Son consecuencia de un estado socio-histórico. Nosotros creemos en la poesía como elemento transformador y creemos que el poeta es la imagen más auténtica de la realidad, el punta de lanza de cualquier sociedad. Nosotros pensamos que es de importancia básica el análisis sereno y lúcido del proceso histórico (análisis que hemos emprendido) antes que los gritos histéricos, las posiciones pintorescas, las poses extravagantes; porque frente a un estado de cosas como el nuestro, tales actitudes son abyecciones que deben ser señaladas y extirpadas sin contemplaciones.
Es este el momento de dejarle curso a las ideas, a las confrontaciones asumidas seriamente porque HORA ZERO es una actitud ante estas circunstancias, una conducta moral, un estado de conciencia.

¿Qué es lo que hemos destruido?
Hemos destruido una serie de mitos, como los mitos del poeta débil, del poeta necesitado de lazarillos o padrinos, el mito de la función periférica de la poesía en la realidad en que se vive. Ahora es todo lo contrario. La poesía, el arte, es fundamental para la transformación de la sociedad y del hombre. Hemos destruido los falsos valores, como la autopromoción o la poesía como arribismo.

¿De qué acusamos a la poesía anterior a nosotros?
La falta de concordancia entre lo que se escribía y lo que se hacía. Nosotros proponemos que el poeta transforme la sociedad con su obra y con su vida.

¿Cómo puede la poesía lograrlo?
Con una conciencia creadora.

¿Y cómo nos proponemos llegar con la poesía a la gran masa?
Empezando por hacer tomar conciencia a los poetas y a los creadores. Porque no todos los poetas son creadores. Que tomen conciencia de la problemática que estamos viviendo. Nosotros como creadores debemos dejar las huellas bien impresas e imborrables. Queremos señalar los caminos. Otros, los no creadores, nos desvirtúan, a nosotros los creadores y quieren asimilarnos para que seamos igual que ellos. Hay que cambiarle el alma a la gente para producir el cambio, la revolución.

¿Consideramos que la poesía que hemos escrito es absoluta, total?
Sí. Porque no le debemos a nadie nada, ni siquiera como influencia. Cualquier poema de los de Hora Zero puede darse entre los mejores de América y del mundo.

POESÍA DE LA CALLE
Toda la poesía anterior estaba hecha por observadores de la realidad. Toda la poesía anterior estaba circunscrita a ámbitos cerrados, olía a Biblioteca Nacional.
La nuestra es una poesía que está metida dentro, caminando por las calles, indagando, viendo y viviendo los problemas comunes. Cuando uno sale a la calle, camina, toma el ómnibus, va al cine, al trabajo, la problemática es común a todos, La poesía se alimenta de todo eso.

ACTA DE ACUSACIÓN
NICANOR PARRA.- A Nicanor Parra todo el mundo lo celebra pero sin ninguna razón. Ha rebajado el nivel del humor. En este momento de América convulsionada la poesía tiene que presentarse sin humor de ningún color. Eso de que “los poetas bajen del Olimpo” está bien; pero no para que se enmierden. La de Parra es una posición conservadora. Si a Vallejo lo lee un banquero lo va a rechazar. A Parra no, porque concilia con las fuerzas negativas y es buscado para la risa y el juego.
NERUDA.- Su obra no motiva, Contenta y desvía, atonta y embrutece y anestesia. Escandalosamente engañosa.

UNA POESÍA INTEGRAL
Escribir un buen poema es una forma de acción. Escribir una poesía nueva es de hecho un acto revolucionario.
Escribir una poesía nacida de la problemática latinoamericana la hará integral, porque cualquier poema puede ser comprendido cuando es auténtico. En cuanto al formalismo, sólo recurren a él los que no tienen nada que decir.
La poesía es todo, Todos los elementos de la vida participan en la poesía. Nos interesa la problemática del individuo y de la masa. Una poesía que no invite a la conciliación ni al pacto con las fuerzas negativas. La poesía no se debe limitar, cumple muchas funciones: educativa, sicológica, antropológica, histórica, sociológica, tiene mucho de ensayo, de filosofía. El poeta tiene que abarcarlo todo, porque si se es poeta, se es todo.

¿Y NUESTRA ACTITUD?
Nuestra actitud no es por vanidad ni figuración. Sino por necesidad que tenemos de manifestarnos y esclarecer la realidad. Nadie nos va a detener en nuestro proceso revolucionario, ni en nuestra creación poética. Que se pongan en fila para nuestro juicio. Porque este trabajo es de hombres vivos donde se deja la sangre y el sudor.

MOVIMIENTO HORA ZERO.








EL CONTINENTE MÁS GRANDE

A
La indesmayable labor de crear, alimentar y mantener vivo al súper-hombre: siempre creador, siempre revolucionario, siempre consciente, siempre adiestrado, siempre astuto, siempre hábil, siempre despierto, siempre ágil, siempre ejemplar, siempre presente, siempre listo, siempre batallador, aniquilador de movimientos enemigos, siempre concientizador, siempre manifestándose, siempre denunciando, siempre alerta y trabajando.
A
Juan Ramírez Ruiz, José Ramírez Ruiz, Julio Polar, Mario Luna, Pietro Luna, Jorge Nájar, Enrique Verástegui, José Carlos Rodríguez, Tulio Mora, Carlos Elqui Burgos, José Rosas Ribeyro, Patrick Rosas, Juan Ojeda, Isaac Rumpay Reyes, Boris Choy, Manuel Morales, Rafael García Espino, Danilo Sánchez Lihon, Omar Aramayo, Hugo Medina, Alberto Osorio, Edwin Sarmiento, Eduardo Valdizán y Jorge Acuña.
A
José Mario Illescas, Beatriz Moreno, Walter Montoya, Toshi Arakaki, Alberto Caballero Valdelomar, Carlos Zevallos, Víctor Bueno, Alfredo Portal, Abelardo Sánchez León, Pablo Guevara, Leoncio Bueno y Eduardo Vega Posada.
A
Carlos Henderson y Carmen Ochoa. Elsa Sánchez León y Marta Lobato.
A
Olga Jaramillo, Alfredo Pita y José (Pepe) Portocarrero.
A
Fernando Cañola, Jorge Fernández, José Diez, Donald Sánchez, Rafael Goto y Carlos Ramírez de Chiclayo.
A
Javier Dávila, Edinson Mego, Carlos Moreno, Juan Sánchez, Germán Lequerica, Joaquín Guimaraes, Elsa Mayora.
A
Don Víctor Jáuregui y su hermoso puesto de libros del Parque Universitario.
A
Alberto Becerra y Gustavo Perla.
Al
Movimiento HORA ZERO reafirmando sus palabras urgentes.
A
Los jóvenes poetas de         Hora Zero de Chiclayo.
                                             Hora Zero de Chimbote
                                             Hora Zero de Cañete
                                             Hora Zero de Cuzco
                                             Hora Zero de Pucallpa
                                             Hora Zero de Lima
A
Mis zapatos negros en punta verdaderos devoradores de cientos y millones de kilómetros.
Al
Acto sexual como urgencia.
A
Jorge Pimentel por todo.
A
Fernando Pessoa y sus poemas editados por la Compañía Fabril, Buenos Aires, 29 de Abril de 1961.
A
Jorge Seferis y Rafael Cadenas – poeta venezolano –
A
César Moro y su poema “A VISTA PERDIDA”
A
YURIA de Jaime Sabines – poeta mexicano –
A
Julio Cortázar como escritor y hombre lúcido y creador.
A
Juan Carlos Onetti y un homenaje a “EL POZO” (leer sus cuentos completos).
                      Digo
Hay dos clases de hombres:
el que forma parte del porqué sin saberlo
y el que propicia el porqué y sabe la importancia que tiene,
no es mero títere de la vida y el destino.
El que propicia el porqué
es el porqué del destino
y el forjador de destinos
no muere porque lo matan
él mismo busca su muerte
muere porque decide.

                      Digo
El Che es una respuesta que exige otra respuesta que para ello se necesitarán hombres vivos, hombres nuevos con una mentalidad ágil, abierta, lúcida, fresca.
Un llamado a todos los Ches a unirse como un llamado que se ha estado esperando, como l señal de la respuesta de todos los Ches.
Los CHES como la liberación a las opresiones.
Los CHES somos nosotros en cuerpo, mente, y alma.
Los CHES somos todos con la convicción con el trabajo, con la disciplina, con la responsabilidad. Fijada bien la conciencia, fijadas y asentadas las bases de un marxismo-leninismo.
Los CHES somos esta juventud marginada por todo régimen transformador y superficial.
CADA UNO DE NOSOTROS DEBE SER UN CHE EN POTENCIA.
CUÁNTOS CHES HAY DEAMBULANDO SIN DIRECCIÓN, SIN UBICACIÓN POR CALLES Y PLAZUELAS LATINOAMERICANAS.
LOS CHES COMO EL MEDIO DE AVISAR Y LA RESPUESTA DE
            NO OCULTAR NADA
            DECIRNOS TODO
            SER UN SOLO PENSAMIENTO
            UNA SOLA ACCIÓN
SER UN SOLO HOMBRE.
CHE es el timbre latente en el cerebro (puerta de la conciencia) del elemento humano en la hora zero actual. El elemento humano abarca todo el orbe pero cubre América en forma compacta porque solo aquí CHE atañe lacerantemente, ineludiblemente a cada uno de los latinoamericanos. CHE es América y cada americano.
          CHE es el poder de Latinoamérica y el terror del enemigo. Con CHE que es a la vez miles de CHES habrá miles de Vietnams, miles de frentes de donde atacar al enemigo.

          Digo
Que se liberarán los pueblos de la nefasta mano del imperialismo norteamericano y la revolución la harán los obreros, los campesinos y los estudiantes y para ello
MUERTE AL INDIVIDUALISMO
MUERTE A LOS PESIMISTAS
MUERTE A LOS FLOJOS Y OCIOSOS Y VAGOS
MUERTE A LA IRRESPONSABILIDAD
MUERTE
PARA QUE ASCIENDA VICTORIOSA Y PLENA DE
VIDA
LA CREACIÓN ABSOLUTA, LA CREACIÓN TOTAL,
LA APOTEOSIS, EL JÚBILO, LA GRANDIOSIDAD
            DEL HOMBRE NUEVO.

A
COCA Y A CARANCHO
A
la antología de la poesía cubana del primer festival del disco-libro cubano, Ediciones Paradiso, Lima, Perú, 1968.
A
la nueva poesía cubana, estudio y antología preparada por el poeta español José Agustín Goytizolo, ediciones península Marzo de 1970. (Escardó Marré, Fco. De Oráa, Branly, Fernández Retamar, Armando Fernández, Fayad Jamis, Pedro de Oráa, Alvarez Baragaño, Padilla, Alcides López, Domingo Alfonso, Arrufat, Díaz Martínez, Alvarez Bravo, Suardiáz, Barnet, Fernández, Alomá, Belkis Cuza Malé, Pérez Sarduy, Rodríguez Rivera, Casáus, Morejón, Rogelio Nogueras, Lina de Feria, Excilia Saldaña, Eduardo Lolo, José Yanes, García Ramos.
A
Carlos Marx y Ernesto CHE Guevara.
A
Jean Paul Sartre y César Abraham Vallejo Mendoza.
A
Bertrand Russel y Henry Miller.
A
Ezra Pound, a los caminos de su creación.
A
Allen Ginsberg.
A
los trópicos (cáncer y capricornio) lecturas básicas para la juventud.
A
Los combatientes de ahora y a los que ofrendaron sus vidas en la lucha contra el imperialismo y toda clase de dominaciones.
A
Ernesto Cardenal y Mario Vargas Llosa.
A
Oswaldo Reynoso y Manuel Velásquez Rojas.
A
La Universidad Nacional de Educación LA CANTUTA.
A
Ho Chi Minh, Mao Tse Tung, y al pueblo chino.
A
Marlene, extraordinaria mujer y al poeta Enrique Lihn.
A
Rodolfo Hinostroza y Diana Bellessi, cazadora.
Al
hombre público y a Sebastián Salazar Bondy.
A
Juan M. Bullita y a la revista HABLEMOS DE CINE y todas sus actividades.
A
César Lévano y Alfonso La Torre.
A
los lapiceros LUCAS PEN de tres soles cincuenta y de tinta negra.
A
tus años que ruedan por las cuestas, a tus huellas y a tus señales interminables.
A
los cigarrillos que he fumado. Los cafés. Todo lo que éstos dedos han inaugurado (cuerpos, poemas, escritos, tierra, mar aire, arenas, desiertos, fuego, pasión, amor, dolor).
Lo que estos ojos han mirado, Las personas que conocí en mi trayecto en línea recta.

POEMA
Yo sé que no somos felices, sé que nuestra inocencia
nos encamina al mar con los pies descalzos
este mar que aguarda para la huida, para dejarlo todo
y partir; mas éste disperso horizonte me acoge
y rudamente me tira una mantas, me arroja comida.
Simulo estar contento para poder escribir
escupo al suelo, atravieso el polvo de los días
y una que otra indagación sobre las bestias en sus sillas
sobre éste confuso amor.

UN LIBRO
EL DIARIO DEL CHE EN BOLIVIA (COPIA AUTÉNTICA DE LA VERSIÓN CUBANA).
OTRO
HOJAS DE HIERBA / CANTO A MÍ MISMO DE WALT WHITMAN
UN DISCO
PLAY BACH
THE ORIGINAL JAZZ INTERPRETATIONS OF THE MUSIC OF
                     JOHANN SEBASTIAN BACH
POR JACQUES LOUSSIER TRIO, SELLO LONDON.
OTRO
IN-A-GADDA-DA-VIDA
por THE IRON BUTTERFLY.
¡IMPROVISA!
POESÍA ES PODER
PODER ES POESÍA.

¡SIGUE IMPROVISANDO!

COCO:
Escribe. Es tu única actualidad.
El derecho a la única vigencia.
Escribir siempre y jamás dejar de escribir.
Escribir es el poder eterno
Es el poder por siempre jamás.
Es la actualidad del poder.
Es la vigencia del poder.

LA FUERZA Y EL PODER DE UN ESCRITOR
ES LA FUERZA Y EL PODER DE ESCRIBIR.
¡IMPROVISA RÁPIDO!
IN-A-GADDA-DA-VIDA
                                              ¡SIGUE IMPROVISANDO RÁPIDO!
FIDEL
¡DEMUÉSTRALES!
TU FUERZA SE VERÁ GANADA DE GLORIA
EMPEÑADA COMO ESTÁ DE VIOLENCIA.
DE GLORIA Y DE VIOLENCIA ESTÁN HECHAS LAS
          PÁGINAS DE LA HISTORIA.
                                                            ¡IMPROVISA MUCHO MÁS!
IMPROVISA
IMPROVISA
IMPROVISA

IMPROVISO
IMPROVISO
IMPROVISO

¡TRABAJAR!
EL RESTO ES ESCORIA.
Esta es la época, éstos son los años
Este es tu cuerpo, ésta es tu habilidad
tómalos conscientemente.
A
Sigmund Freud y Amadeo Modigliani
A
Todos los obreros y campesinos
A
Todos los políticos, literatos, críticos, revolucionarios, escritores honestos del Perú y del mundo.
A
los novísimos poetas del Perú, América y el mundo.
A
Mi vieja.


JORGE PIMENTEL










TODO ES PÚBLICO

Con veinticinco años sobre los hombros
fuerte como un toro
hermoso como caballo
joven y lleno de vitalidad
cuando por mis poros rebalsan vitaminas de toda naturaleza
carbohidratos, minerales, frutas y sangre caliente RH –
para todos, cuando estemos en diciembre de 1970 mi libro verá la luz.
Allí está reunido todo lo que tengo que decir hasta éstos momentos.
La mujer que me ama y la amo ha hecho las gestiones en una cooperativa para facilitarme 21,000 soles oro que serán reembolsados a razón de 1,125 soles mensuales. Hago constancia que se editarán bajo el sello de Ediciones HORA ZERO. 1,000 ejemplares para venderse a 40.00 soles, precio estimable y cómodo, teniendo en cuenta que estoy comprometido a cancelar la deuda contraída y que no tengo la menor intención de ganarme un cañazo.
Hago constancia además que éste MATERIAL PARA SER TOMADO EN CUENTA, éste KENACORT Y VALIUM 10 ha debido ser publicado dos años atrás. Lo tenía todo listo. Pero como siempre en la orfandad absoluta de esta tierra nadie da nada por nadie, nadie está a colaborar (salvo contadas excepciones) ni de dar medio por nadie. Es horroroso. Pero, aun así a pesar de todos y todo entrego éste material para que se rompan la cabeza, para que piensen y recapaciten, para que definitivamente quede bien claro, Jorge Pimentel vive con nosotros, vive entre nosotros dispuesto a luchar encarnizadamente contra cualquier intento de enmierdamiento humano. Yo, Jorge Pimentel, pongo toda mi fuerza y mi cerebro para luchar hasta el último aliento contra todo lo que signifique alienación, caos, miseria, hambre, enfermedades, despotismos, imperialismo, fascismo, soledad. Y también les entrego éstas palabras vivas porque quiero manifestarme, quiero ser escuchado. Hay material para todos. Material para los buitres. Material para los honestos. Con este material nacerán nuevos críticos que sepan interpretar y profundizar, nacerán nuevos poetas y escritores. Les doy material para muchos años para que piensen y recapaciten. Y mientras ustedes estén agarrando fuertemente el libro en las manos, yo estaré con un nuevo libro para ustedes, libro de poemas, libro de cuentos, una novela, algunos ensayos y habré filmado mi primera película en un país latinoamericano. Porque todo eso haré, porque todo depende de ti y de nadie más, de lo que estés dispuesto a realizar, a concretizar, positivamente, certeramente, sin humildad ni modestia.
Indudablemente ésta es mi época.


JORGE PIMENTEL











CONTRA LOS MUERTOS QUE NO COMPRENDEN QUE EL JUICIO FINAL HA LLEGADO

-  CONTRA el Premio Nacional de Poesía
-  CONTRA el Premio Poeta Joven del Perú
-  CONTRA los Juegos Florales de la U.N.M.S.M.
-  CONTRA el I.C.P.N.A. (Cultural Peruano Norteamericano)
-  CONTRA el Instituto Cultura y Libertad
-  CONTRA el Instituto Porras
-  CONTRA el Instituto de Arte Contemporáneo
-  CONTRA la ANEA
-  CONTRA LA UNIVERSIDAD VILLARREAL
-  CONTRA la Casa de la Cultura y todos sus lacayos y lameculos
-  CONTRA todas las Casas de la Cultura del país y sus armas arcaicas antievolutivas, anticreadoras CONTRA sus formas de actuar deprimentes, represivas, fascistas, oligarcas.
-  CONTRA el APRA
-  CONTRA los nacionalistas
-  CONTRA los patriotas
-  CONTRA los tradicionalistas
-  CONTRA los fraseadores que solo sirven para empantanar y entorpecer la evolución cultural
-  CONTRA el diario LA PRENSA
-  CONTRA los comodines
-  CONTRA los dateros
-  CONTRA los conciliadores
-  CONTRA los AYAYEROS
-  CONTRA los coimeros
-  CONTRA el homosexualismo
-  CONTRA los paternalistas
-  CONTRA los maternalistas
-  CONTRA los que hablan y hablan y no hacen nada
-  CONTRA
Los muertos que no comprenden
Que el juicio final ha llegado.



JORGE PIMENTEL









TÚ SÍ CYNTHIA 

A Cynthia, mi hermana, mujer lúcida, de una extraordinaria
inteligencia, poeta, narradora, ensayista, dibujante
artesana, cuyos trabajos verán ustedes en el momento preciso
oportuno.
Su aparición (la de Cynthia) traerá consigo, verduras frescas
apios, poros, arroz, sal, azúcar en vez de rosas,
poemas, palabras nuevas, creaciones absolutas.
Su aparición (la de Cynthia Ana María Pimentel Vásquez,
mi hermana) no ser tras un arco iris
sino que tocará la puerta.
                                                          TOC TOC TOC.
A Cynthia
a nuestra peligrosa y constante complicidad
prestos a desbaratar cualquier intento
de enmierdamiento humano.
¡SALUD HERMANA!
   Hacia adelante, Hacia las cumbres más altas




JORGE PIMENTEL








A
LA MUJER QUE ME AMA Y LA AMO PILAR PRIETO

Muchos me dirán aventurero y lo soy; solo que de un tipo diferente
y de los que ponen el pellejo para demostrar sus verdades.
Comandante Ernesto CHE Guevara.
Lo que bien amas permanece
El resto es escoria
Lo que bien amas
no te será arrebatado.
Pero haber hecho en vez de no haber hecho
eso no es vanidad.
Aquí el error está solamente en lo no hecho
en la timidez que vaciló
EZRA POUND.
Tú eres lo que una luna siempre ha sido
y lo que un sol entonará por siempre
E.E.
CUMMINGS
¡Oye, qué haces ahí
que no vas a trabajar!

Muévete para que pase mi carro.
Hazte a un lado para pasar y muévete
que estás en el límite de lo permitido.
Este es tu límite:
las veredas
los sueños
los parques
el viento.
Déjame las pistas
los circos
las estancias
los cohetes
y las cosechas
¡Oh! Todo lo que pueda tocar y muévete
que por ésta ancha avenida caminamos
los que mejor aplican ésta ley del embudo mal aplicada
lo ancho para mí y lo angosto para mí también.
¡Oye qué haces ahí
que no vas a trabajar!













I
HE ADQUIRIDO CONCIENCIA
Y ME PODRÍA DESNUDAR


ENTONCES TENDREMOS UN CÍRCULO AMENO
  En algún lugar
  habrá un círculo ameno
para refraneros y mentirosos.
Ciudadanos del mundo
ubico mi espíritu
en un ángulo inadvertido
ubico huesos y palabras
espontaneidad y dulzura
y pienso que alguna vez
fluirá eternamente el agua clara
fluirá en nuestros pies negados
porque en algún lugar
seremos el centro de toda atención
y el agua circulará, el agua circulará
eternamente en la bondad, en la maldad
y pienso más
fluirá para siempre,
en el nuevo orden de hombres, mujeres y pájaros
en el reino de ancianos y vagos
en poetas y artesanos
en la maldición abierta de los climas
en los trescientos rayos de la madrugada
que forman un grito espléndido y bien logrado.





NUNCA ME ENCONTRARÁN ABATIDO

Recuerdo que me disfracé de gato
y corrí por las selvas y tejados
o tal vez me volví papa o col
y me emplumé con un corno;
luego vitoreé a los campos
a los caminos con un montón de sombreros
a las casitas colocadas en un ángulo muy indigno
a las casuchas donde reyes y taberneras bebían
pasado ese tiempo me tocó estornudar
me unté de barro
cargué montículos y montículos
me desnudé completamente
y silbé, silbé alegremente
perdiéndome con mi mujer.









EL DESCONCIERTO DE LOS SACRIFICADOS

  Cuántas veces acudieron a mí
  con una antorcha trágica
a acusarme que reyes y taberneras
tamborillaban una mesa y bebían
sin hacer caso de nuestras inquietudes.
Cuántas veces acudieron
sin que yo llamase o pronunciara,
o pronunciara, auxilio, socorro o pronunciara
una cosa muy fea y horrenda,
comparable al afán de ser abrumado de gente
o ser abrumado de gente en un recinto muy largo.
Cuántas veces acudieron
cuántas veces incontables.
Ahora sólo excrementos de pájaros atrevidos
pájaros o cuervos, pájaros, otros pájaros
y no puedo ser más malo que un soldado
y no puedo ser el que irradia y destella
ahora sólo un viento
viento nuestro, de raros trazos
viento y más viento.






Y SI DEJARA QUE EL SOL ME PIERDA EN SU MEMORIA

No hay nada más grande que ser leal.
Si yo crezco abandonado
a la intemperie de los climas
y me apeo muy fuertemente
con mi cuerpo enmohecido
o, si tal vez
algún tiempo
me ovilla a algún granero
y si se dejara
que el sol me pierda en su memoria
seguiría con mis ropas
seguiría con mi infinito
dominando los paisajes
con mis instintos
con mis ropas destrozadas
mi lengua blanda
el agua clara
el agua limpia o ennegrecida
en habitaciones malolidas
con vagos o tuertos,
con gente que dejó de creer
conociéndonos angostos por el mundo.






AMO Y ME DESBORDO INCONTENIBLE

I
He adquirido conciencia.
amo y me desbordo incontenible.
Quiero permanecer altivo
con mi ropa, con mis amigos, con el pueblo
he adquirido conciencia
he adquirido conciencia.
Y quiero que mis dientes conozcan la carne
y quiero que mis manos palmoteen cantos folklóricos
quiero otros huesos y sudarlos, sudarlos
usar toda la naturaleza
usar todo lo que está a mi alcance
y quiero amar incontenible, incontenible
amar los brazos largos de mi amada combatiente
amar lo que miente para complementarse
amar sus ojos y sus piernas
he adquirido conciencia
he adquirido conciencia
Partiré en mil pedazos los árboles
destrozaré con estas manos huesudas la muerte.
Ahora todo cuanto hagamos estará en nuestras manos.


II
Y siempre avísame
si algo nos sorprende.
Está bien que haya adquirido conciencia
-  estamos trabajando con mucho esfuerzo –
porque está bien
que hagamos muchas cosas,
pero avisa y siempre avisa
al que está dormido
que se lo lleva la corriente
y siempre avisa
de los mínimos esfuerzos
para juntarnos y alzar los brazos.







HE ADQUIRIDO CONCIENCIA Y ME PODRÍA DESNUDAR

  quitaría mi vieja ropa de combate
  en el lado del aire colocaría la cabeza
en el lado del agua los dos pies,
he adquirido conciencia
y me podría desnudar; enseñaría mi cuerpo escondido
tanto tiempo, como un antiguo poblador de estos campos,
hincharía mi pecho de aire puro, asustaría a las mujeres.
¡oh correría! ¡oh correría! y a cada caída
limpiaría mis rodillas
como un antiguo poblador de estos campos.












II
KENACORT y VALIUM 10
(LA NEUVE RENAISSANCE 1975 – 1980)



LA NEUVE RENAISSANCE
1975 – 1980

1975 será el nuevo renacimiento.
Comparable sólo  cuando el primer anfibio
conquistó la tierra firme.
El nuevo ser abandona su acuoso mundo
y se dirige a las estrellas, los poetas también, y yo
y todos, porque ahora la poesía y todas las cosas
encontrarán su razón en el infinito o más allá.
¡Oh sí! expreso que soy un trovador.
Con sabiduría y pandereta y todo.
Canto simplemente lo que será inevitable.
Porque en mil novecientos setenticinco
se duplicará la población actual del mundo.
Habrá más hambre, escasearán los camotes, las frutas
y sólo se salvarán los que hayan adquirido
un alto índice de tecnología: los que fueron primeros
toda su vida.
Canto simplemente lo que será inevitable: nuestra vida.
Peor aún que la destrucción total para los que no sepan
proyectarse a tiempo. Así veremos:
colonizar la luna
máquinas superiores al hombre
hombres fabricados en el lavatorio.
Todo será posible, la inmortalidad, el conocimiento absoluto.

¡Oh pero Oh! mi flor devoradora, mi impuro corazón,
mi frecuencia de diez mil megaciclos, mi visión implosiva,
mi cardumen.
Las gráficas indican una curva ascendente.







AMO ESA CADENCIA DE CABALLO

Amo esa cadencia de caballo.
Amo esa cadencia de caballo que imprimo al caminar.
Amo mis muelas acabadas, mi nariz en punta, mi brazo torcido.
Correr como loco en busca de los últimos empleados burgueses
e incendiarse: a veces siento que el aire se me acaba y rezo.
Caminar con los soldados en los prostíbulos
caminar y siempre ser visto, es extraordinario.







EL YOGA

Y todo el universo a la vez
busca el yoga en sus entrenamientos.
Proyectando su espíritu
hacia la galaxia de Andrómeda, fecundando
un óvulo femenino en el instante preciso
en el que un hombre penetra en un templo
cometiendo una tontería, una vana imploración.
La realidad no existe en la tierra.
Este es el mundo de la ilusión, del inocente pez.
En río revuelto este avasallador mío
me estanca en la tierra, me susurra al oído
como una determinada ola que choca en la roca
y otra se pierde en el mar.
El yoga toma y proyecta, ventila sus asuntos íntimos.
A la luz de la luna toma y proyecta, hace racionalmente
lo que parece que está bien.
De acuerdo a su proyección espacial.
Pero en cambio, yo tengo que atenerme
a la resonancia del teclado universal.
A mi inevitable sensibilidad.
A mi evolución que viene del tiempo
de los vikingos y desde antes
  desde el Nínive en el idioma que ya nadie conoce.










TENGO QUE SABER EL DOBLE DE LO QUE SÉ HOY PARA 1980. DE LO CONTRARIO FRACASO COMO PRIMER INTENTO DE SUPERVIVENCIA


Como primer punto ya para esa fecha
se habrá superado los 6,000 millones de habitantes
y a treinta kilómetros a la redonda no veremos un solo árbol.
A árbol por persona serían más o menos 6,000 millones de árboles.
Y esto es absolutamente necesario para el normal desenvolvimiento
de cada pueblo. Ahora he nombrado sólo al árbol, pero será necesario
sacar la cuenta a vuelo de pájaro con cuántas 6,000 millones de cosas
se beneficiarán 6,000 millones de seres humanos.
Como segundo punto; no soy nada tonto, sé darme perfectamente
cuenta
de la situación por la que atravesamos. Estando las cosas como están
buscaré en los lagos perdidos, en los más insidiosos, sobre las ramas
a la mujer que abriré como un cascarón de madrépora, a la mujer
que vea en mí: al visionario, a la ola magnética, al leñador: un río
turbio
que avanza siempre sin mediar espacio ni clima, un río que quiere
tocar arena
que quiere estar posesionado de la arena y de ninguna otra cosa más.
Como tercer punto: se hará mucho por controlar el encarecimiento
de la “vida”; los alimentos esenciales como son: el pan, los huevos,
la leche,
Los guardianes de las bodegas
son ellos los que en momentos cruciales y de gran agudeza
escarban el producto de toda una recolección y se la llevan a su casa
pensando siempre en el gran amor que sienten por la esposa e hijos;
ustedes saben eso de que el amor empieza por casa cuando comienza
la noche.
Así que un poco de atención señores, mucho cuidado, mucha
vigilia.
Como cuarto y último punto; la construcción de bases lunares en
el espacio
despierta en mí una inquietud que me deja el cuello dolido en su
extrañeza.
Claro, mirar al cielo de abajo hacia arriba, reconocer que el sol  es
el eje
del sistema solar, el sol y la luna; bueno eso es asunto de los notables
y de la noche, con la certeza de que van a encontrar una solución clara
y precisa.
Sólo una idea surca la mente del que nada posee
y esa es la de saber más de la cuenta.








CADA CLAN TIENDE A DEFENDER SUS PROPIOS INTERESES

No movemos en un círculo vicioso
donde cada clan echa de menos sus virtudes y sus defectos
donde se parla
con una seguridad que conlleva extrañeza.
Cumplo con informar que en el referido círculo
se tiende con el más grande desparpajo a dejar caer
las cosas por su propio peso.
Las cosas caen
tan sin gracia, tan desalentadoramente…
Obedezco a mi impulso, denuncio
que a toda una región la están haciendo más débil; han logrado
en cuestión de horas atemorizar a toda una población, han sacado a
las personas
de sus casillas.
Luego han sido distribuidos por su jefe máximo en bandos o parejas,
unos han sido situados en los bancos de las plazas públicas,
en las torres caídas al ras del suelo, en los senderos, en las fuentes,
otros apostados en las catedrales; el jefe máximo, sobre un pináculo
que recobra
su sombra, para mayor resguardo de paz y tranquilidad. Así estamos.
Aviso. Porque a decir verdad a estos intrusos les ha bastado ver
el ojo ajeno,
las barbas en remojo de los viejos para censurar el modo de vida
de este
gran valle, tan magnético, tan profano. ¿Somos o no somos valle?
Los del bando neutro son los que requieren vasallos, los que no se meten
en nada, que nadan en el agua y se ahogan.
Ah, estos neutros siempre esperando la marina dulce. Pero, hasta
cuándo
no se darán cuenta que la marina está salada. Y todavía más, se
hacen
los que no tienen amigos, se desnudan en parejas escondidos
llamando
a gritos a sus espíritus afines.








LOS MAESTROS SI NO ESTÁN EN SUS CASAS
A ESTA HORA DEBEN HABER OLVIDADO
ALGO EN EL COLEGIO, DE AHÍ SU AUSENCIA

Los maestros sino están en sus casas a estas horas
deben haber olvidado algo en el colegio, de ahí su ausencia!         
Miento. Deben haber desfallecido con el calor, sólo eso
podría atrasarlos, porque no creo que cantidades
gigantescas de licor manchen su hoja de servicios en el escalafón.
En esta noche de árboles y demonios me preocupan los maestros.
los esperan sus mujeres tuertas con la luz encendida
y sus hijos en todo este confín malhumorado, y punto.
me preocupan los maestros de inglés, disueltos e inservibles.
Los de matemáticas relevándose entre clase y clase. Me preocupa,
muy seriamente, esa mirada de batracio y ese halcón
que cuelgan de sus puertas para que no pase la fatalidad.
Esos huracanes del mediterráneo que desdoblarían sus casas.
Ahí están! Vienen apresurados a acostarse.
Dejará el halcón que los maestros no justifiquen
la tardanza a sus mujeres. Los dejará acostarse?
Lo sabremos mañana.








  Poema escrito en una tarde de toros que asistí el 25 de Octubre de 1970.

EL ERROR ESTÁ EN NO SABER APROVECHAR LAS COSAS QUE TENEMOS EN LAS MANOS

Desautorizar y proscribir órdenes
creer que los hombres son dioses
amar demasiado a una mujer
estar solos espiando y dando mil vueltas
en esta vida que no da a escoger
y que más bien nos margina.
¡Ah! Pero aquí no acaba todo.
La mafia con sus resortes y mecanismos
de autodestrucción nos quiere poner a sus órdenes.
Si uno es débil vivirá rodeado de palacios y dóciles mujeres
y si uno es fuerte no verá nada de eso
sólo las penumbras que nos tendrán más unidos
sólo la adversidad, sólo la voluntad
que nos hará ser sinceros y aún recordar
que el error está en no saber aprovechar las cosas que tenemos en
las manos.









YO POETA CONSENTIDO POR SUS PADRES
LE TEMO A

muchas cosas, sobre todo cuando me hallo rodeado de personas
por las que no guardo ningún respeto.
Le temo a mi amigo Gustavo que me lleva cada noche
a 100 por hora en su carrito Mini Mainor,
a lo inevitable – como su nombre lo indica – que nos coge de
sorpresa
cuando uno menos lo imagina. Le temo a la vida
y a los fracasos. Y ya es demasiado. Es demasiado temor para el
que es poeta
consentido por sus padres; pero mi verdadero temor, mi verdadero pánico
son las circunstancias imprevistas que son distintas a las
inevitables.
Su diferencia estriba en que las imprevistas no tienen visibilidad
aparente
o sea es muy factible confundir objeto y sujeto o a la inversa, sujeto
y objeto.
Lo inevitable es uno casi siempre.









PERO LAS OCULTAS CALLES NUNCA REVELARON TU LENGUA MORADA Y MOJADA

Parecería fácil alejarme lo suficiente
para que no me reconozcas.
Desnudos los techos, las azoteas quedarán al descubierto:
Ahí crecí y me crié, eso lo sabemos tú y yo Lorena.
Pero las ocultas calles nunca me revelaron tu lengua morada
y mojada.
Éramos suspendidos y castigados a toda hora; esas botellas de leche
arrojadas por desconocidos, esta tierra seca y temblorosas agujas
fueros como el cielo, como las cosas libres del mundo para
nosotros.
Me dejas hablar de algo propio y distinto que conocimos.
Pero fabulábamos. Iremos más tarde al viejo hotel
donde dejaste el portaligas y algo más. Inerme el pasado y apurado.
El agua bajaba de tu clítoris amontonando tus pies.
Gozabas de esa frescura nueva, gozabas y eso era lo único, lo importante.
Inerme el pasado y apurado. Los jardines se quedaron sin cisnes.
Las langostas azotadas por pájaros melancólico. 1955, he ahí el problema.
Mi mente se detuvo en estos hechos acaecidos, mi inocencia dijo
adiós, me voy,
Y ahora que nos concierne, por qué he de callar! Me encantaste
como loco.








ES LA VIDA, QUÉ TE PARECE

Es el miedo al mañana.
Es la vergonzosa apariencia de una boca destrozada.
Es el destino y los sentidos y los impulsos.
Como llamas turbias, alumbrando, siempre alumbrándonos
los ojos.
Es el acervo del mal, es el día que empieza, el nuevo día.
Y es la noche por consiguiente.
Es la inquietante marejada del que está solo
A pelearse y a darse de trompadas con la gente, la indignación
más explicaciones e inútiles palabras y fogosos discursos.
Es la absurda cuenta hasta diez para correr 100 metros.
Y es también lo extraño: otro domingo igual, otro domingo
deleznable,
sucio y cochino; tu domingo, mi domingo del descanso en las
rocas.
¡Domingo! ¡Domingo! no sabes cuánto te extraño
Y es el recuerdo de años dolorosos, años que brotan y aletean
que no están solos, y de extrañas conjeturas contra la muerte.
Y es el recuerdo de calientes brazos y de besos abrigando fuego,
de confidencias de alguien que no encontró escapatoria en el futuro.
Y es el recuerdo que vive solo y al resguardo y es la inútil fortaleza
del cuerpo humano, las medidas preventivas, el pánico que nos
mide
tal cual somos o aparentamos ser.
Son dos otoños y un estío. Una molécula segura.
Y son los gestos de una culebra brillando sobre una piedra,
 es la afianzada vida y el perdón por los malos pasos.
Es el agotamiento físico y es el frotarse los testes
Como si fueran redes demasiado secas arrojadas al suelo.
Es la vida, qué te parece.









MUNDO

Aguas salvajes rayando en la arena de mi casa.
Pasto muerto de los cuartos. Tretas entre paredes. Padres
engatusando a madres. Conversaciones en voz baja en un ancho
corredor. Lágrimas cerca que mide el ombligo
para caer en el justo hundimiento en el que convergen abdomen
e ingle. Pasto muerto de la bondad y cariño. Amores disueltos
en un pulido estanque. Agosto. Amores cercanos
que han vivido una noche. Amores de profesores, de ilusiones,
de promesas y un barco sin agua que nunca parte. Brillo
convexo que aprieta mis manos a otras manos, que me delimita,
que me asedia. Mi cuarto lleno de agua por donde no pasas.
Mi frazada ahogándose. Mi cama rociada de gasolina. Mi pasión,
mi fauna en las paredes del cuarto hosco y frío, bajo
la maldición de los hombres y mujeres que han entrado en él.
Y mis manos
han crecido una enormidad y un ramaje pálido en mis entrañas
me lleva a la línea donde los cocodrilos buscan pasar al mar
poniendo duras las mandíbulas y ancho el tórax.
Yo soy la muerte de estos años; mis brazos estrangulados,
mis brazos removidos, mis hombros epilépticos, mis hombros
que la vida no les ha dado nada, bajo
el mundo o espacio.









ATENCIÓN POETAS DEL NUEVO AÑO O DEL MEDIOEVO

¡Atención poetas del nuevo año o del medioevo!
La opinión pública nos rodea,
va a cargar en hombros nuestra casa, y esto es algo que no podemos
permitir.
Que se propasen en tal forma
es faltarle el respeto para con quienes deberían quitarse el
sombrero.
Francamente – en particular – ya estoy cansado
de que me vean como una imagen distorsionada de la realidad.
No es culpa nuestra que no nos conozcan.
Francamente estoy cansado de todo y justamente éste sería el
momento
para que la opinión pública cargue mi casa y la arroje al mar.
Es que sólo me quedaría tragar saliva si esto sucediese
o me quedaría echado calato en la cama leyendo un poema de
Pound.







NOCHE SERENA

Noche serena (en el primer día de octubre)
que vio cómo se contorsionaba con
un llanto desesperado tratando de alcanzar
lo que es mío por principio. Y un paso
en falso y otro más, en un vano intento
de querer ser otro, cambiar mi modo de vida.
Sí, porque nunca me recibiré de profesor secundario
y las ciudades se mueven vehementemente y todo
espacio está en rojo sangre, caídos árboles
fruta que no se puede comprar. Por viejos atajos
me manifestaré, seré el aire que enturbiará tus piernas
  y ese cadáver cremado a orillas de un río.










AÑO MIL NUEVE SESENTA Y SIETE COMO TESTIMONIO DE ALGUIEN QUE REPARÓ EN SU NARIZ Y ALBOROZADO Y LLENO DE FE Y CONFIANZA LA ABRAZÓ ENTRE LLANTOS Y RISAS

¡Ay! Mi nariz y sus dos orificios
por donde penetra el aire hasta mis pulmones.
Y mi nariz estrambótica va conmigo a todas partes:
en la playa hago que tome sus baños de sol.
Ella se pone contenta cuando con mis manos
Le rocío arena y la acaricio.
Es feliz porque sabe que pienso mucho en ella
que no la veo como una simple pieza del cuerpo humano.
Es feliz, feliz del aire. ¡Qué maromas hace cuando
la llevo a lugares lejanos!
Y de lo que estoy seguro es de su felicidad y la acaricio.
Nariz, nariz, estoy comenzando a mirarte a los ojos.
Nariz, nariz, estoy comenzando a mirarte con los ojos.
Año mil nueve sesenta y siete como testimonio
de alguien que reparó en su nariz y alborozado y lleno
de fe y confianza la abrazó entre llantos y risas.















III
VIDA DE CAMBIOS DOBLADOS






VIDA DE CAMBIOS DOBLADOS

He comprado vacío, castañueleo de dientes
nerviosismo, concentración de vaho, úlceras
mal genio, gemidos, un poco de corteza de la tierra
y entre sueños quiero decir, amor mío, baja
alumbra tus poderosísimos ojos en el hueco
enséñame una pierna, paga mis cuentas; las ramas
que te cubrirán serán sogas ennegrecidas, amor mío
se desmorona el tiempo, se caen las casas
los rigores infernales avanzan cruelmente: se pudren
los ómnibus, los ciegos en sus aposentos,
corren las bestias dejando ensangrentada a su víctima,
huyen a sus refugios, guaridas descascaradas
y nosotros no tenemos dónde huir, esos huecos graznantes.

Vida de cambios doblados, donde fácil es mojarse
entrar con algún recado donde no pudimos entrar
hacer fértil los desiertos, tirar cuerdas, vasos, platos
martillos, perros; hacer participar, eso es lo que aprendí
después desaparecer lentamente a mis escondrijos,
pero aquí vida de cambios doblados, el tedio
abre su boca de fuego, entreabre sus trinches
peina hacia atrás sus crines, avanza destruyéndolo todo
tedio vivo, ángulo invulnerable, tedio vivo y profundo
tedio con torres caídas al ras del suelo; esparcidas
para siempre, lanzas enmohecidas, cuchillos rotos
fuertes llamaradas, todo esparcido
atragantado de agua, pináculos, sombras
fuerte oleaje, persianas rotas en algún lugar
Oh! lugares vueltos polvo, torres
abortos incestuosos detrás de una cortina.
labios reventados, gargantas en su estertórico grito
tiempo de tedio, todo lo que hemos vuelto a ver
hombres cojos amenizando una fiesta; llenos de hijos
con minerales, con sodio
labios reventados, narices escondidas, huecos de sangre
y entre pausadas corrientes de agua, los locos
bambolean sus cabezas, gruesas rayas de carne
adornan sus frentes, y grita la gente recusitada
se clavan las rodillas, gritan, se reconocen en los abismos
pabellones íntegros de enfermos huyendo con sus mantas
al hombro, hacia las densas humaredas, al inmaculado día.

El viento abre la mano, se lleva nuestras riquezas
se abren los pies, se tienden los pájaros
y el árbol bebe de las lombrices.
1964.





UN DÍA DE ESTOS ME VAN A COMER LAS CALLES DE LIMA
Y de cada rincón sale una voz que me llama, una fría voz
que se preocupa al verme dembular sin dinero, y con decoro
encamino mis pasos como un soldado a paso redoblado se dirige
         al mar
y donde en verdad debo detenerme sigo de largo a paso redoblado
         como un soldado
con cansancio
con sed
con agobios
con arte.

Aunque veas miradas que luego has de confundirla con cemento
aunque te entre un perro y te conviertas en perrero
hay que caminar, caminar así sinceramente así con quien
sale de su casa a darse una vueltita a ver qué pasa.





                                               

EN VEINTICUATRO HORAS DESAPAREZCO DE LA FAZ DEL PLANETA
Y muero por momentos, por minutos que los hago más prolongados.
Es de esperar estas muertes sucesivas ya que uno es un masoquista y con innatas cualidades para hacer sufrir a los demás.
En veinticuatro horas desaparezco de la faz del planeta.
Y esto sin calcular las largas cavilaciones de ciudadano del mundo que soy; de amigo de los malos presentimientos, de amigo de la verdad
y no lo niegues, de amigo de lo conocido: días y años. Y de lo que nunca
conocí ni miré a los ojos: el sexo envuelto en pitangas y hojas.
¡Oh sí! cumplo en la medida de mis esfuerzos.
Y a veces muero en segundos, cuando los amigos del destino me dicen
“¡Buenos días es de esperar que tus mañanas sean plácidas”.
Y se espera de ti demasiado. Que acudas presto a los incendios
y en tu radio de treinta kilómetros controles las entradas y salidas
de nuestros seres queridos, de las personas de más óptimas referencias.
¡Oh sí! cumplo en la medida de mis esfuerzos.
Pero qué trago más amargo éste de lechucero y guardián de compuertas.
¡Oh! Buenos días señora Elvira, no deje sola a su hija Mercedes
No vaya a ser que una de estas noches – noches de descuido, de malos presentimientos-
me olvide de la función que se me ha encomendado y entonces.
Pero no.
¡Oh mi amigo!, el recién casado, cuídese de la noche
no vaya a ser que una noche – de malos presentimientos – mal vigilada
lo envuelva y por consiguiente desaparezca de la faz de la tierra.
Pero no se preocupen. Ya los tengo entre manos a los nazis de Oxapampa.
y en cada casa, por debajo de los arbustos, he colocado ojos y trampas.
Cumplo en la medida de mis esfuerzos por preservar la paz y el orden.







ESA MISMA MUJER
La mujer ha nacido para
permanecer mucho tiempo en el sol rodeada de sus familiares y del aprecio y comprensión que hacen de ella
una ágil mariposa, una gacela mirando atónita las flores, las flores.
Y la enormidad de nuestro aprecio ha crecido tanto
que las adoramos hasta la muerte, las lloramos, las amamos
con una fuerza verdaderamente terrible que a veces nos hemos visto
recogiendo pocitos de arena para vertírselos en los pezones.
¡Ah, sinceramente, Ah!
Mientras, el tiempo recrudece como una flor y el mar se escabulle
en las faldas de una mujer, y esa misma mujer cuando se decide
saca el culo por el marido y lo colma de ilusiones
sabiendo que el mar se escabulle entre sus faldas y su marido repite
                                               “Así era yo cuando era chico”.







LA MUJER EN DESMEDRO DE NUESTROS REQUERIMIENTOS Y ACUSACIONES TIENDE CADA VEZ MÁS A PROSTITUIRSE
(Poema escrito en un puesto de comida del mercado 3 de febrero donde un hombre pelaba su papa y hablaba de coitos fabulosos en el barrio rojo de la vuelta).

Se ponen nerviosas. Han escogido como centro de operaciones una esquina que da a un hotel cercano “EL SALAS”. Una de ellas la más pintarrajeada hace un ademán con el culo y se ve rodeada por tres hombres: a uno le pide sesenta soles más el cuarto,
a otro cien y se quita el sostén más veinte para el cuarto.
Al tercero le dice que se apure, que la moje de una vez, porque su marido no aguanta infidelidades.





VÍA CRUCIS
Ya lo decía el otro día: “no le pidas peras al olmo”
Ya lo decía el otro día, por no decir
más vale llegar tarde que nunca y más vale pájaro en mano
que ciento volando, dije, más vale llegar temprano
con el pájaro en la mano. Y es así. El que se ha dejado
llevar por lo que diga la gente, siempre será un cero
a la izquierda de mis ojos que caen como aceitunas amargas.
Y los que no se deciden y están entre una cosa y otra
serán devorados interiormente por mi boca, por mis labios
que cada día se agrandan más, haciéndome señales, por haber nacido
y por haber muerto antes de tiempo
todas las noches en mi cama de dos colchones, como un nido
sin ventanas donde hombro a hombro uno construye en su
frustración
las más anhelantes mujeres, dándole a la vida lo que el tiempo
le niega, lo que el tiempo arranca de las manos; amor, pasión, furia
furia primitiva del organismo. Y el tiempo se ha hecho corto.
Y a los que se casan por el solo hecho de acostarse con su mujer
se les hará corto el tiempo y sus mujeres seguirán esperando el
espasmo
como un viento furioso que mueve las manivelas de una embarcación.
Y uno ya no será el mismo y uno deja de ser el mismo de antes del coito.
de la insuficiencia sexual, después de recordar la cara de la madre que no se volvió a casar para que no haya problemas con la normal ascensión del hijo, el desarrollo del hijo de sus entrañas.
Decididamente uno ya no es el mismo de antes después de estas cosas.




SE MURIÓ LA MAMÁ DE JUAN CHACALTANA
A Juan Chacaltana Ruiz.
Se murió la mamá de Juan Chacaltana.
Aviso. Los prevengo a todos que su muerte
ha sido bajo circunstancias por todos desconocidas.
Quedan suspendidas las fiestas privadas y públicas
que se celebran del 22 de Enero – fecha del deceso –
al 30 de febrero del presente año.
Así mismo se ordena comprar todos los días
un puñado de rosas rojas y dejarlas a los pies de la yacente.
No se permitirá escándalos en la vía pública ni llanto
durante la ausencia de la yacente.
Se murió la mamá de Juan Chacaltana
bajo circunstancias en las que se encontraba jugando con su hijo
como antes: de la mano haciéndolo subir una escalera, de las orejas
abriéndole la boca para que almuerce, acurrucándolo en sus senos dulces
bajo un aire hecho de hilos, haciendo oídos sordos, besando la madre
las manos, los pies de su hijo Juanito bajo un aire hecho de hilos.
Ha muerto una dama de 1905 en su casa de Cotabambas en el centro de Lima.
Pálida casa en la que solía reunirme  con su hijo Juanito.
Pálidos cimientos desesperados, muebles forrados en plástico.
Pálida casa de cigarro y de autos chocados en la puerta.
Yo creo que no está muerta señora Isabel de Chacaltana,
por el contrario vive,
aunque los partes facultativos aseguran
su muerte por contratiempos que serían los primeros
por contratiempos que se hicieron más graves
generando un cáncer general al estómago.







THE CUMPAY GATO SALMOS
(Adiós, cumpay gato)

Neruda tengo la pinga
y deja que el río corra.
“El Churro”
(De una conversación de café)

En el año de gracia de 1968.
En primavera.
Con los auspicios involuntarios de quienes
colaboraron con nosotros cada mañana o cada tarde
a continuación:

LA RELACIÓN DE LAS PERSONAS QUE ESPERARON MORIR EN LOS TRANVÍAS
Robert Machín Casos.
Humberto La Cruz Pachas.
Marcelino Condori.
Alberto Caballero Valdelomar.
Yo (el burro por delante).
Mis tíos.
Mis primos.
Mis ancianos predecesores.
La madre llorosa.
Los muertos de hambre.
La ramera.
El hijo de puta.
Los miserables de las barriadas.
El cholo recién llegado.
Los enfermos de los hospitales olvidados.
Los niños de las escuelas de esteras.
Los empleados con más de veinte años en los ministerios.
La juventud de Maranga (internado para jóvenes avezados).
Los militares panzones.
Los vendedores de agua.
Los vendedores ambulantes.
Los emolienteros.
La gente de los circos.

Y TAMBIÉN LOS OLVIDADOS:
César Barreto – poeta tacneño –
Parra del Riego – creador de los polirritmos –
César Vallejo y sus cabellos de medusa decapitada.
César Moro o Alfredo Quízpez Asín, muerto en 1956
Con su “AMOUR À MORT” y su “TRAFALGAR SQUARE”
repitiendo
repitiendo
“El estupor
El estupor
El estupor joven paria de altura afortunada”.
LOS OCULTOS Y TENEBROSOS DE MÁSCARAS SONRIENTES
Los alcaldes de provincia.
Los animadores de la TV.
Los homosexuales de la Plaza San Martín.
Los funcionarios de investigaciones.
Las comisiones reorganizadoras.

NUESTROS SEMEJANTES:
La gente que hace cola en los cines para ver “ADORADO JOHN”.
Los que van al parque de Las Leyendas.
Los que se bañan en La Herradura.
Los pseudo aviadores de Collique.
Los que van de noche al Estadio Nacional.
Los que toman colectivo en la avenida Arequipa.

Y TAMBIÉN:
Los vendedores de hachas y cuchillos.
Los vendedores de telas con candela a prueba.
Los zapateros de Veintiocho de Julio y avenida Aviación.
Los colectiveros Parada - Chacra.
Los internados de Bravo Chico (nosocomio para enfermos del pulmón).
La gente que espera turno en el hospital Dos de Mayo.
Los que esperan el camión de kerosene para hacer el desayuno.
-      gente muy triste -.
Los vendedores de biblias y velitas votivas de los santos.
Los moneros.
Los chinos de los chifas con cucarachas.
La colonia judía que aún odia al Reich.
Los nazis de Oxapampa.
Los carteros.
Los bancarios (los amarillos, los rojos).
Los intelectuales y la carabina de ambrosio.
Los marinos de los barcos mercantes.
EL artista de la pantomima.
Los sin gracia amando a una mujer en un sucio hotel de Lima.
Y otros como los vendedores de serpientes y garfios, sentados en una banca desportillada, tratando – en los últimos días de sus vidas –
desesperadamente de aprender lo que nunca se prendió
y ¡QUÉ TRISTE ES REPETIR DE GRADO!
La vida es como una compuerta que se cierra y no queda más alternativa
que entrar o salir.





EN EL AÑO DE GRACIAS DE 1968.
EN PRIMAVERA.
CON LOS AUSPICIOS INVOLUNTARIOS DE QUIENES
COLABORARON CON NOSOTROS CADA MAÑANA O CADA TARDE SE RUEGA DAR PUBLICIDAD A ESTE POEMA O CUALQUIER OTRA MEDIDA TENDIENTE A SU PUBLICACIÓN.













IV
1944 – 1968
(VEINTICUATRO AÑOS DE UNA VIDA)

-         Todos los días, siempre tengo
miedo…

¿Ese miedo es cobardía?

-         No, es lucidez.

-         No, porque cuando llega el
momento de las decisiones
no tengo miedo, El terror
me lleva a la euforia, a la alegría.

(entrevista a Leonardo Favio
por una revista Gente, argentina
en su número 261).






EL MEJOR POEMA DE LA NOCHE
Te comprendo, te comprendo.
Has visto que un mundo
no está hecho de plenitud y belleza: cosas no lejanas
a nuestro entendimiento.
Y te comprendo, te comprendo.
Mientras todos se van te vas quedando atravesado.
Mientras se van permaneces erguido.
Te comprendo, te comprendo.
Que si algo fue en vano – te lo digo –
Que ya no se hacen las cosas en vano – te reprocho –
Ya no tenemos nada que perder.
Y además comprendo que has vivido desigualmente terriblemente
amparado por los desatinos
y que en un último esfuerzo tomaste aquel viejo puerto como morada
desigualmente terriblemente; tomaste la existencia de una mujer
la calma momentánea. Y vivir apretujado, o franquear ese círculo
de dos o tres amigos, esos lazos de parentesco, esas cuerdas
te obligaron a gritar
UNO NO es EL QUE ES
SINO EL QUE TERMINA POSESIONADO DE LAS COSAS
llamando desde el balcón, a la vida
de contradicciones y pormenores.
Y qué bella es la herida cuando semejantes actos nos obligan
a ser nosotros por sobre todas las cosas. Aun cercado hiciste
lo que otros temieron o dieron por perdido. Eso es lo que cuenta cuando uno tiene un montón de años.
Entre las ramas los que han vivido desigualmente, terriblemente
Calaron a fondo e hicieron suya la dureza, el dolor, y la vergüenza.
Te comprendo, te comprendo.
Ahora que un cuervo curva el sol, no hay que cerrar los ojos
hay que abrir los ojos, pestañear repetidas veces,
Y así posesionado de tu rostro
buscar tácitamente lo que no te atreves a indagar con palabras.
Entre las ramas los que han vivido desigualmente terriblemente
se desnudan por ti, creen haberte reconocido.






¡AMADÍSIMOS HERMANOS!
La primera copa siempre corrió
a cuenta de la casa, nosotros pagamos las restantes.
La casa pagó.
Hubiese sido preferible que la primera copa
haya sido nuestra y las restantes de la casa.






PONDRÁN UN ALAMBRADO DE PÚAS
Pondrán un alambrado de púas
entre tu hambre y la comida
comprarán a tu mujer
con pieles de animales
y piedras de colores.

¿Y qué conclusiones tienes
Para rebatirlos…?






PESO DE LAS ESTRUCTURAS
Qué saca uno
comiendo diariamente,
mostrándose
a la sociedad,
a los esclavos,
al deterioro,
al conjunto de cosas,
pertenecer
a una anécdota
o ser incluido
como loco,
sano o cuerdo,
colocarse
entre la sombra
parado, sentado o amigo.






FÁBULA DEL HOMBRE

Una vez que el hombre alcanzó por sus propios esfuerzos hacerse un sitiecito junto al sol, fue en busca de sus compañeros de tinieblas y señalando al sol quiso que todos lo siguieran. Tal fue su insistencia que lo pasaportaron a mejor vida.






OTRAS INDULGENCIAS
Los que han depositado sus últimas esperanzas
en ver un nuevo día rutilante,
muerden su temporal derrota
esparciendo sus días por oscuras calles
conversando – temporalmente – con el reino de dios
y entre otras cosas
dando la vuelta a un mismo círculo de tierra
y entre tiempos, quizá cifrando sus últimas esperanzas
en lo que pueda hacer el otro.






NOS HEMOS SENTIDO COMPROMETIDOS Y HEMOS QUEDADO ENTRE LA ESPADA Y LA PARED
No se nos permitió una posición intermedia,
teníamos que definirnos en el momento.
Entre minutos la vida corría, rodaba
daba vueltas la vida, giraba en torno
y sobre un muro con letras así de grandes,
estaba escrito con signos admirativos
¡cobarde!
No había otra salida.





AL QUE QUIERA SEGUIR HACIÉNDOSE EL LOCO
pues que no lo siga haciendo
o se las verá negras
cuando asome la cabeza de gato del fracaso
cuando aparezca de cuerpo entero y no sea reconocido.






NOS FALTA LO QUE A OTROS LES SOBRA
NOS SOBRA LO QUE YA NADIE QUIERE

Nos falta lo que a otros les sobra
y nos sobra lo que ya nadie quiere.
Pujanza que ya no queda tiempo.

No queda tiempo para nada.
Solo queda un pequeño tiempo
con un margen muy amplio
para realizar lo que se ha recomendado
para terminar lo que se ha empezado.
Apurarse. No trabemos. Nuestros días
son nuestros días.







ENROSTRAMIENTO

Ha sido difícil
pero a fin de cuentas
hemos aceptado los días malos
tan buenos como los buenos días.

Hemos aceptado los días malos
en igual forma que un buen día,
y en la misma medida hemos puesto buena cara
de aceptar ciertas condiciones o prebendas,
asuntos delictuosos contra la moral.
Por todo lo que rechazamos de plano
nos han vertido agua de dudosa procedencia
y con un rictus en el rostro
algunos han entrado en ciertas componendas.







CONOCIENDO AL SUJETO
Conociendo al sujeto en demasía
nos hace pensar que su mundo cauteloso
lo ha llevado a un terreno impropio para menores.
Es decir,
ha medido situaciones
buscando sacar el mayor provecho posible.
Y en los asuntos donde era necesario
contemplarlos desde lejos
se ha dado por entero.
Comprendiendo en demasía y midiendo a sus adversarios
se puede llegar a la conclusión que estaban hechos el uno para el otro.






CONTRA NATURA
O lo que traigas en una mano
o lo que muestres en las rodillas
sea algo interesante.

Y ten presente que se me dio todo
para terminar una profesión y ser un niño bonito
y tiré todo al aire.

Y todo brillo intenso solo se emparentará
a los recuerdos vistos de reojo no completamente
a lo improvisado para aceptar lo nuevo.

O lo que ames con todas tus fuerzas
sea una realidad tan palpable
que no tengamos nada que decir.






POR CREER EN LOS CANTOS DE SIRENA
Por creer en los cantos de sirena
me estrellé y me saqué la mierda.
Respondiendo a los amigos de la vida:
estas cosas suelen suceder, sobre todo
cuando uno es inexperto
y las faltas garrafales nos tienen sin cuidado.
Respondiendo a los amigos del destino:
ahora estoy prevenido.
Ya no me entusiasmo cuando encuentro
todo servido.
Con intuición
examino las cosas por orden de llegada,
así me evito molestias y la cosa va entrando a un terreno
amplio donde el razonamiento objetivo no puede ser desvirtuado.
Por creer en cantos de sirena me estrellé
y en respuesta a los amigos de la muerte
lo único que puedo decir es que todavía vivo.






SI DE MÍ DEPENDIESE MANDARLOS A LA MIERDA
a todos, hace mucho tiempo que lo hubiera logrado,
pero teniendo en cuenta entre otras cosas que a su vez
yo dependo de muchas personas, y éstas a su vez
dependen de cosas esenciales – primeras necesidades –
otros de cosas sustanciales como son condiciones climatológicas
y algunos otros de cargas de conciencia, nostalgias, pesadumbres, etc.
Todo esto nos lleva a un solo punto no discordante.
Todos dependemos de alguien y alguien depende de nosotros.
Todos somos partícipes pero en la medida de nuestro aporte
-      casi siempre desechado –
Seguramente y sin el menor equívoco
nosotros somos los que tenemos la razón.






1944 – 1968
Para qué veinticuatro años de una vida.
Seguramente para discutir, amar en los parques,
comer en tu casa, caminar por las calles, llegar siempre tarde
a los trabajos, no llegar nunca a tu paraje.
Seguramente he estado predestinado para muchas cosas.
Seguramente he sido un predestinado que no se dio cuenta.
Seguramente no supe escuchar embrollado en coyunturas históricas
o condiciones subjetivas, o tal vez no se dieron las condiciones
aparentes para concluir algo y mostrarme de cuerpo entero.
Seguramente mi historia puede concluir y no haga nada que valga
la pena.
Seguramente nunca será mío ningún cetro y tendré que morir
como mueren todos y me enterrarán como entierran a todo el mundo.
Seguramente hasta el último momento resistiré a la muerte.
Seguramente he sido un predestinado de la vida para emerger
De un abismo profundo hecho de manos huidizas, para quedar vigente.
Para quedar vigente, y quedar bien, imborrable en la memoria
tendría que ser amplio, no conformarme, no ceder ni un trecho,
medir bien
el asunto; tener ojos de lince, tacto de conejo, pezuña de lobo, dientes de pericote
y ser ágil, como una gacela de otoño, sorprendente y amplio.
Hasta creo incluso – aparte de tener ojos de lince, tacto de conejo,
Pezuña de lobo, dientes de pericote y ser ágil como una gacela en otoño–
que hay que tomar las cosas con calma.












V
MATERIAL PARA SER TOMADO EN CUENTA
(Y CIERTAS COSAS DE SUMO INTERÉS)
1968 – 1969
(poemas integrales)



A
PABLO GUEVARA
Y A SU PRIMER LIBRO
DE POESÍA. HOTEL
DEL CUSCO Y OTRAS PROVINCIAS DEL PERÚ

A
LED ZEPPELIN
POR SU CREACIÓN
“BASTANTE AMOR”

Esta parte del libro se las dedico
a todos ustedes. Y a una canción “Y VOLVERÉ”
Escrita por Alain Barriere e interpretada
hermosamente por Germaín del conjunto
“Los Ángeles Negros”.

Hago constancia de mi júbilo y satisfacción
por las hermosas interpretaciones
de los siguientes creadores: Joan Manuel Serrat, Leonardo Favio.

Y a la música genial de Iron
Butterfly por su In-A-GADDA-DA-Vida.







MATERIAL PARA SER TOMADO EN CUENTA
AÑOS 50 – 52
Y CIERTAS COSAS DE SUMO INTERÉS

Hace mucho tiempo, pero hace tiempo en la calle Miller cuadra 11 vivía una familia compuesta de cinco personas, provenientes de una pequeña burguesía disociada – angustiada.
Entre reyertas y conflictos por el lado del padre todavía con visos
de machismo
y aceleradas actitudes infantiles deslumbrándonos a pesar de su baja estatura;
1.66 cms. Sus gracias no tenían límite. Reía y mi hermana que se quedaba atrás
también reía. Por el lado del pequeño departamento mi
madre exprimía
unas toronjas (2 cada 5 horas) para el reumatismo. Y el yugoslavo Johnny  - tenía todos los dientes de platino – almorzaba en la casa y apostaba a las carreras
de caballos con mi padre que dicho sea de paso cada vez más rehuía o se hacía el loco
en el sentido de que ya no dormía en casa y ciertas llamadas telefónicas de una tal
Teresa – enfermera -  lo delataban hasta quedar totalmente empantanado.
En sus búsquedas mi tía encontró a otro yugoslavo que puso de
vuelta y media
la casa pero vano fue el encuentro ya que en abril un trabajo en la
sierra
- Oxapampa – tenía que ver con él, y hasta el último momento juraron que a la vuelta de unos años iban a ser el uno para el otro.
Días furiosos iban y venían. Se murió nuestro pequeño canario
de viejo
y de igual modo el señor Gastón, ocupante de la planta baja se fue a mejor vida
por aquella época. Oh días difusos, inconfundibles Brenner y Ugarte
-      antiguos amigos de la casa – resolvían sus viejas querellas con
sus esposas
y les prometían cosas: como buscar una nueva casa, poner a las chicas en un buen
colegio extranjero. Reventar el universo pero traer plata a la casa.
Reventar
excavar la tierra pero conseguir dinero.
Todo se centraba entre cuatro paredes y unas cuantas ramitas difusas
verdes encima de las puertas auguraban buenos triunfos y alejaban al diablo y a la pobreza.
El mundo corría pero sujeto a todas partes. Los diarios eran falsos
y como decía el hijo de María Munguía “esto está papayita primo, esto pa’ mí
es maní crudo”. Todo aparentemente era fácil. Desde afuera las cosas tenían sentido.
Nadie podría imaginar que tras esa aparente calma un infierno nos iba a remover.
Poco a poco la desunión de la familia se hacía más notable
y yo contemplaba la calle desde el segundo piso del edificio de departamentos.
Caía en lo de todos. Nostalgia. Hubo veces en que la depresión era
tal que salía de la casa a caminar por las calles unas diez horas y después regresaba a mi cuarto a dejar caer las cosas por su propio
peso,
y de mis pequeñas manos desprendía piedras recogidas tirándolas
una a una
sobre la cama. Miraba las arañas y de reojo algunas veces aguaitaba
otras ventanas, otras habitaciones, otras puertas. Años y grietas
frente a mí
y la figura desprestigiada del padre. Años límpidos corroídos. Años
hipócritas
y la azul ventana de mi madre escuchando las peores mentiras. escuchando con calma
exterior y reventando interiormente. Luego quedamos abandonados
cayendo pesadamente de bruces en el suelo. Espabilarse de aquella
separación.
Mi madre acostumbrada a la vida apacible tuvo que buscarse un
trabajo.
Las recomendaciones escasearon. Mentiría si dijese que no hubo
desesperación.
Hubo desesperación. La hubo. Les estaría mintiendo si dijese otra
cosa.
Estaría contribuyendo a distorsionarlo todo y caería en lo negativo y
falso.
Del Correo Central y Telecomunicaciones informaron que la señora
tal había sido
aceptada en solicitud de mayo. Por otra parte cierta normalización
económica
y el color sonrosado de mi hermana estrangulaban el pasado. Pero
el pasado
ascendía. Junto a mí unos  cuantos amigos del momento. Mis hechos minúsculos y brillantes contribuían en algo para alejar definitivamente
el pasado.
Yo era yo, pero a veces, no era nadie y a mi alrededor delfines,
calendarios,
castillos de arena, epiplones, vaho, nerviosismo, hachas, mal aliento,
centauros,
lápices, libros, vasos, platos, cigarros, marzo, abril, febrero, jueves.
septiembre
cayendo en un total estado de hipnotismo.
Yo veía expandirse grandes brazos que me protegían. Era un producto
de un hogar
no constituido, devastado. Decía que cuando acabase todo esto iba a largarme a
Australia. Decía que una vez terminada la nueva casa alquilada
trataría de
embarcarme y partir lejos.
Por años ese mismo sonsonete retumbó en mis oídos; por años esa
         noche y esa tarde
y un café ralito y un cigarrillo entre los dientes para no asustar
a nadie.  
En algo ya había contribuido. Había hecho ya bastante, así lo creía.
Pero nunca fue bastante y todo lo que hice – en realidad nada –
Entraba en el límite de la alucinación o el caos. Mi primo reía
Desde su ancha cama. Los tíos se solidificaban. El rey sol solo era un murciélago batiendo sus alas y escupiendo por la nariz. Mentiría
si dijese
que los pasos que di fueron más falsos y que yo emergía, de un fondo
insalvable.
Los recuerdos me llovían y no tenía dónde esconder la cara.

(Entonces, ahora que recuerdo yo caminaba rozando los árboles
mi mundo era ese edificio blanco que yo mismo había atacado,
depositando en él unos cuántos años que ahora ni sirven para
contarlos).

Entonces, ahora que recuerdo yo caminaba rozando los árboles hace mucho, pero hace mucho tiempo.









VICENTE ALEIXANDRE RECOBRADO EN 1969 DE LOS AÑOS Y DÍAS DE 1957
Y LO QUE SIGNIFICÓ EN MI CARÁCTER HUIDIZO
TERCO COMO LA CONSISTENCIA DE LA SAL

Hoy palidece su primer libro de poesía “Ámbito”
A este le siguieron, “Espaldas como labios y “Pasión de la tierra”
“La destrucción o el amor” que le valió el premio de Literatura en 1933
y que lo confirmó ya como un maestro de la poesía
… “porque besos murallas, las que nunca tendrán ojos
y beso esa yema fácil sensible como la pluma”…
Cuando compré el libro de Vicente Aleixandre
tenía en esa época trece años y un uniforme roído de colegio
Era una época de una manera de vestir con los fundillos del
         pantalón
bolsudos, corbatas anchas y manos escondidas y manos muertas
metidas dentro del saco. La República se debatía entre el poder
de los conocidos y la desesperanza del pueblo que seguía a pie
juntillas
todo lo que le ordenaban. A mi padre lo botaron por loco del trabajo.
Luego pasó a otros trabajos especialmente a uno, de un Sr.
apellidado Belmont
propietario de una cadena de radios. Para empezar le compraron un
Chevrolet
plomo con las ventanas abiertas ya que así lo requería el trabajo.
En esa época
yo relampagueaba y no escatimaba esfuerzos para hacerlo todo más
duradero
Eran los años en que sobre los estantes de las librerías de Lima se exhibían los primeros tomos de poesía de Vicente Aleixandre.
… “y de mi tos caía como una pieza
no se esperaría un latido, sino un adiós yacente”.
Luego vinieron otros años cabeceando en mi noche única y todo iba
rápido
como la velocidad de un expreso interprovincial en su noche de
perros
y todo como un humo resbaladizo en el que aguaitaba bajo los visillos de tela
de cortina blanca y con flecos. En la parte superior la calle; la calle
llena
de niños felices, la calle y la gente mustia parada en las esquinas,
los heladeros
las floristas, la policía golpeando sus brazos contra el viento.
La calle.
Mientras al final de enfrente, sobre una pared eran las once de la
noche
y yo atisbaba esa noche. Tenía un libro de poemas en mi cuarto y
no sabía
qué hacer con él. No sabía si botarlo o leerlo. Mientras las arañas
se desprendían
de las paredes y en los cuartos las mujeres discutían con sus maridos,
por llegar   
tarde, por abandonarlas, por incitarlas a coitos que nunca cumplirían,
por comida
por dinero que iba a ser necesitado la mañana siguiente y sobre la
pared ya no eran
las once de la noche, avanzaba o retrocedía la noche, las arañas se
desprendían
de las puertas. Caían solas. Bajaron vivaqueando, dando tumbos.
         Un viento poderoso
las apartaba de mis manos. Caían desmembrándose miembro a
miembro en el aire.







DÉBIL MUESTRA DE UN ETERNO PROFESADO
(A LA MANERA DE GABRIEL RIQUETTI DE MIRABEAU)

Oh, amiga mía y de uno a otro extremo
nuestros amores pueden calificarse de únicos.
                   MIRABEAU
Oh mi bella amiga! Nuestro dolor solo es comparable, nuestro amor desde la propia raíz en que está tejido el amor solo es comparable.
         Oh mi bella amiga! Desde la calle Lampa contemplo el hotel donde
Encamados éramos.
(Hotel Colón, casona vieja de gente asiática.
Cincuenta soles por noche y una sola cama.
Hotel Colón buhardilla de hombres y mujeres,
Elefantes, búhos maltrechos, ratones blancos y ojerosos
Escondidos bajo la cama. Chirrian voces al otro
Lado del cuarto 312: “Han llegado unos italianos por dos días
Y piden agua caliente y dos camas”).

Oh amiga mía! Sobre todo dimos nombres falsos y el capricho
de ser uno para el otro y nada más que uno aquella noche de
agosto del 67.
Estaba escrito que aquella noche yo danzaría sobre la colcha verde al compás del pequeño radio portátil en tu bolso de argollas talladas.
Estaba escrito que esa noche agarraríamos el colchón y lo
aventaríamos
al suelo para que así no se oigan los chirridos del catre. Estaba
escrito
que al terminar el primer coito me aventaría como un loco a las
paredes
descascaradas y al segundo coito arrojaríamos por la ventana la
caja de condones
y que al tercero luego de lavarnos en el lavatorio y refregarnos con la toallita
blanca estaba escrito que esa era la noche de las aberraciones, de
saltar
calatos sobre la cama de vivir uno encima del otro, otro con las
nalgas de uno,
de gravitar los muslos de vivir alucinados piernas al hombro filo
al catre
amada transparente como tus vellos de vivir delirantes en nuestras
nalgas
cáscaras de la mañana de uno amada de la cara de puñete y los ojos
almendrados
amada de la época y el año justo.
Esa era nuestra noche de agosto del 67.
A pero Ah! Eso era el escape a tantas inhibiciones.
Oh amada mía! Luego del vaso de leche en “LAS VEGAS” salón de té y resabido jugo de papaya para mí y el sánguche de jamón del país o los bizcochos rojos del parque Universitario y faltaban cinco
soles para
llevarte a tu casa porque se gastó en entretener al sobrino del asiático
del hotel
y quedamos que mañana al día siguiente nos encontraríamos en las
galerías
ocultas de la vereda de enfrente.
         Oh mi bella amiga! Sobre todo dimos nombres falsos. Nuestro
encantamiento,
nuestras conversaciones desde el fondo del alma.
(Probablemente nunca más nos encontraremos).
Oh amiga mía! Estaba escrito que teníamos que terminar. Pero no así.
De repente un día llegaste a las galerías escondidas con lluvia porque era agosto, con frío, desapareciendo al otro lado de las
galerías
donde no me atreví a seguirte por miedo a unos enanos terribles
de cara desdibujada, a esa música a gogó de las casas del disco
a esos rostros borrosos corroídos y a unas mujeres embarazadas
desde mayo por mi padre.
Oh mi terrible, mi angustiada, mi triste y pobre amiga!







SIUKO
Siuko la japonesita estudió durante tres años en un colegio
Vocacional exclusivo para la colonia nisei en el Perú.
Allí ya contaba con dieciocho años. A los veintiuno decidió
vivir por su cuenta resolviendo abandonar a sus padres
mediante una carta escrita a puño y letra. Ese mismo verano
rinde exámenes de admisión en la Universidad Nacional Mayor de
San Marcos
aprobando examen por examen que la llevaron a las aulas internas,
a los fríos pasadizos de invierno, y a la madera botada que ella vio
por todas partes.
confundirse con su sombra extendida aunque no hubiera sombra
y su sombra extendida estudiando era un cuerpo diseminado de
varios cuerpos
o varias alas posadas sobre su cabeza.
El patio de Letras abandonado y viejo la vio rastrear hojas, delgadas
hojas
en abril cuando los estudiantes moscos, troskos, y pekineses
elaboran
el plan de acción para las elecciones y acuden con mas hambre que
nunca al comedor
universitario. Claro que después se olvidan y se vuelven viejos
pero otros mantienen la línea del partido y hacen por la vida mucho
más
de lo que ellos esperaban. Y Siuko vio todo eso con sus ojos abiertos
y absortos
Cansada de la agitación estudiantil – mediados del 67 – decide abandonar la universidad,
entrando como enfermera en una clínica metropolitana.
Lima-Perú. Sudamérica. La fecha: mediados de julio del sesenta y ocho.
Habían transcurrido dos meses desde su internamiento en la citada
clínica cuando un día cualquiera jueves o martes decide pedir permiso a la sister
algo así como preceptora o algo de eso – cuya misión es bajarle la cabeza de una
u otra forma a las jovencitas en busca de futuro – contándole de la gravedad
de su dolencia: quistes a los ovarios. La sister extrae una libreta de
notas
de su falda vueluda y Siuko toma nota: doctor Martínez Consultorio, cuadra ocho
de Cailloma derecha, de 11 a 1 y de 3 a 6.
Al entrar al consultorio del referido médico Siuko la japonesita
la ex universitaria de San Marcos y de pelo sujetado con una pretina
que ella misma
había hilvanado hasta formar la vincha, sin pensarlo dos veces comenzó
a desnudarse
colocando sus prendas íntimas sobre una butaquita
blanca como todas las cosas blancas mientras el médico
-que todavía no la había visto – secaba sus manos y las orejas
en un paño blanco con sus iniciales bordadas a mano: A.M.
Antonio Martínez. Profesión: Médico de carrera con estudios en Chile
y en Cuba antes de la revolución.
El médico no la había visto pero al terminar de secarse las manos
tendió la toalla estirándola de punta a punta saliendo al encuentro
de Siuko
que para asombro se encontraba totalmente desnuda,
parada en punta de pies, con las manos ocultaba parte de sus senos
SUS SENOS COMO DOS LIMONES EN UNA CESTA DE PAJA CUBIERTA POR FINOS HILOS DE ARAÑA.
El momento no podía ser más propicio a lo que el médico la acostó ahí contra la camilla blanca en el desbarajuste de una deseada,
desvirgándola
como todas las cosas amarillas pierden su color de tanto exponerlas
al sol
y se vuelven blancas como todas las cosas blancas de este mundo. Y
sobre el piso
 el médico besó la punta de sus pies y cada lado, palmo a palmo
de su cuerpo estirado
desvanecido de sexo ante el umbral de su nueva piel colorada, roja
como todas las cosas rojas luego de haber sido refregada agitadas
con la mano.
Ya despierta Siuko de ese atolondramiento que habría durado unos
quince minutos
encendió un cigarrillo mentolado comenzando a lanzar al aire
argollitas bocanadas
de humo en la difícil absorción y fluidez de una garganta sin aliento.
Una vez descansada el médico le insinuó que era mejor que se vaya
a su casa.
A lo que Siuko respondió con un grito ensordecedor. Siuko gritó.
Hizo escándalo
En el viejo consultorio de Cailloma derecha, llamando la atención de la gente.
Y la policía no se hizo esperar. No se hicieron esperar los
jurisconsultos
que sobre el pucho que aún humeaba de Siuko levantaron un parte
inmenso
Ante el quinto juzgado especificando en el mismo, ATAQUE y VIOLACIÓN en perjuicio
de la Srta., pero el quinto juzgado se hallaba de vacaciones hasta
marzo
y el cuarto juzgado no existía.
El hermano de Siuko, Hico una noche de verano
salió apresurado de su casa, dijo para saldar viejas cuentas.
Por la calle Capón larga y oscura, no menos de las once de la noche
se oyó un disparo a boca de jarro. Al constatar el asesinato
le policía informó desde una radio patrulla que no lejos del lugar
del crimen
habían encontrado a un japonés en posición hara-kiri
bañado totalmente
en un charco de sangre.







UNA ANÉCDOTA PARA DECIR OTRAS COSAS
(el viejo pedigüeño bajo el puente del Rímac)

Yeremía Roble
El amigo de los poetas maldice a su padre ya a fines del 68.
Su único saco a rayas moradas le revolotea al aire
en la cantina. “y se salió el mar”; allí arranca sus treinta y cuatro
botones
de pura algarabía. bebe y conversa, bebe y fuma y toma mucho.
está contra las injusticias y contra la barbarie desplegada a lo largo
del viento arremolinado con cuerpos o venas, ojos o huesos, vientres
o pubis
narices, dientes o cuellos sangrantes o cráneos destrozados
erigiéndose sobre la tierra

¡Ah! Yeremía está contra todo esto y no deja de injuriar al país del
norte
¡Oh! norte, norte, norte, ese camino que se levanta a la extrañeza
de los pueblos, de la gente.
“esos malditos desgraciau, hijos del norte, cavernarios del norte”.
Es indudable que en la cantina “Y se salió el mar” encontraremos
a Yeremía Roble
una de estas noches abrazado a su violín gitano sin cuerdas, y
abrazado
a la hermosura de sus cabellos blancos,
a su cuerpo blanco, pero no como nieve, sino como la transparencia
de un hueco en una pared de yeso puesta en el sol.
¡Yo soy Yeremía Roble del mundo! Gritó la otra noche
mientras no tan lejos, en calca 1000 campesinos de la comunidad
vieron evolucionar a un ovni a 300 metros de altura y evolucionar
cerca de su chozas, donde la débil luz de una vela contrarrestaba
demasiado a las luces verdes, anaranjadas, rojas del objeto volador
no identificado
Y en Londres la artista de cine Vanessa Redgrave sale en paños
menores
a la puerta de su hotel con una cinta alrededor de la cabeza en
protesta
a la guerra de Viet-Nam.
Mientras, dentro del hotel un melenudo artista italiano la espera en
el lecho
para abrirla de piernas y Yeremía Roble el viejo de las cantinas rotas
se proclama ciudadano del mundo a la vista y paciencia de mil ojos retorcidos y malogrados , mil ojos ciegos que se ríen de sus palabras
“¡Yo soy Yeremía Roble, carajo! y a mi nadie me va hacer cojudo”
exclamó la otra noche.
¡Ah! y yo no sabré nada, pero esos asuntos internacionales
me pican los dedos y me castañuelean los dientes… ¡Viva Fidel!
¡Viva Cuba!
Y Yeremía Roble y su lucidez se pierden
se resbala muy fácilmente a lo largo de calles y tabernas.
Quizá ha violado una viejecita en un hotel de Lima
o por el contrario su violín ha recobrado sus cuerdas, y vuelven
como antes
a renacer bellas notas de partituras escondidas en un baúl, partituras
que nunca dio a conocer, pérdidas quebradas al fondo de un baúl
PORQUE COMO UN HUECO EN UNA PARED DE YESO PUESTA
AL SOL
SU TERNURA SE PIERDE Y SUS TREINTA Y CUATRO BOTONES
DEL SACO EXPLOTAN AL AIRE
-      “Son las tres de la mañana, viejo es de madrugada…
-      Y a me qué me emporta, qué me emporta!
Y el mar se enfrascó en las últimas olas, don Yeme.
Y nos ha dejado, botellas de náufragos, botas de piratas, sables
rocas y cinco mil ojos de arena y cinco millones de rostros flácidos.
- Oh norte, norte, norte, ese camino que se levanta a la extrañeza de los pueblos, de la gente.
Yeremía Roble se pierde por las calles y su lucidez se pierde
y su cuerpo se pierde como manojos de algo espeluznante y parecido.
Y su cuerpo cede mientras un último vértigo de cerveza lo va
      desplomando

LAS CASAS-CANTINAS DE ABJO EL PUENTE ESTÁN HARTAS
CON LOS CIELOS, CON LA POBREZA.

y a lo largo de calles y tabernas
no se escucha otra cosa que
                                                         Cumbia que te vas de ronda
                                                         Cumbia que te lleva el viento.







LA CIUDAD DE NOCHE Y DE DÍA

Era martes, así lo entendí por los periódicos
Salía a mi diario recorrido luego de meses de destierro.
Mi pulso aceleraba a cada paso por las calles
y no salía de mi asombro que llovía
como tampoco que el polvo se hallaba empapado de frío.
Todo estaba  frío, y seguía atento al tráfico y a lo inevitable.
Después de encerrarme durante meses en un cuarto
y solo salir a comer y a tomar agua  era para andar con sumo
cuidado.
Y esto si se ha hecho un juramento que todo va a cambiar
desde estos momentos de ahora en adelante.
La calle y los millones de personas esperando colectivo.
Y mujeres con sus niños al brazo, mujeres solitarias
y hombres de trabajo mordiéndose los labios.
Hace frío. El café por el otro lado de la calle
donde corre un viento que no te cuento.
Dentro del café un hijo ayuda a las mujeres
y les cede el asiento, más allá  un policía ayuda a sus superiores
murmurando palabras en un humo viciado de tabaco rojizo.
Un poeta – desde aquí parece – lee uno de sus tantos poemas
y un músico hace que lo escuchen, porque más allá, más allá
más allá de una mesa con flores y un tarrón de azúcar, dos piernas
que entrelaza una joven amada por su pelo y su cerquillo
dan rienda suelta a sus instintos refregándolas unas con otras.
Y por aquí más cuerpos secos y tiernos. Más hombres
que mujeres leen periódicos. Las mujeres se entretienen revisando
sus medias.
Y la que se conoce por Helena no se mueve, lleva horas allí
dice en un lenguaje que pocos entienden que se ha perdido,
que se ha perdido y que está sola en el mundo.
Delante de mí un homosexual chileno cargosea, y dale con la
cantaleta
de que es un extranjero y que no sabe nada de eso.
y así una simple mirada lo largo de la extensa avenida
carros que cruzan raudos por grandes charcos de agua.
Es evidente, se hace de noche. La noche amortigua su peso
en un baño invisible de plantas de pies.
Cafés Talantes
Café Quilca
Café de las Dos Esquinas
Restaurant y Salón de Té
Grandes parrilladas (carne argentina)
El Jamaica
El Bambú
El Tico-Tico
Bares y cloacas y privaciones contenidas
de los bares entre causales invitados
a masticarse la preciosa muchachita
de cabellos negros de sus sueños.
Da una sensación con lustrosos avisos luminosos
y nadie sabe exactamente dónde ha n ido a parar los centavos.
Yo me llamo cretino – dice uno – lo llevo a una casa de lolitas
- es un argentino ficho – las tarifas son estas:
de 15 a 16 años; 90 libras
de 16 a 18 años; 60 libras
de 18 a 21 años; 50 libras
Y toda la noche? Bueno, eso ya no tiene precio.
Sabe – le digo – mejor se va a joder a otra parte.
Y uno le sigue los pasos al que va delante
pero este advertido dobla a la mano izquierda y después a la
derecha.
Toca una puerta y se le abren las puertas, las ventanas.
Suerte de algunos.
Digo: la noche amortigua su peso y estas rodillas me tiemblan.
Es un decir. Pero puedo probar que no hace frío
con tan solo tocarme el cuero cabelludo y la boca que exhala
humo,
a mi fiel semejanza e imagen pura. Es un decir.

Digo: pero puedo probar algo tan sencillo como seguir caminando
y mostrarme de cuerpo entero. Todo esto es un decir.
La gente es buena o mala? Interrogo empinado sobre las veredas.
Hay gente buena y hay gente mala.
Por las calles las canciones y los silbidos de gente anónima
Y todo esto es como una brisa que vuelve, que regresa
y todo es como un profundo anonimato en su singular momento
de despedida.
Mientras tanto
                   (Pepsi-Cola Coca-Cola
Pepsi-Cola Coca-Cola
Pan con huevo Pan con huevo
Cigarrillos Fósforos
Jebe-Jebe Jebe-Jebe
Lander americano para caballeros
La negra historia de los Prado
Oiga, vea, Oiga, vea
Casimires baratos, Perfumes
Llaveros, zapatos americanos
Cortes de tela
Jebe-Jebe Jebe-Jebe
Pan con huevo,
OIGA, OIGA).

Canciones populares, canciones de moda y los charangos
de la plaza mediocre y a lo largo de cafés y restaurantes
uno que otro logra reconocer al amigo de unos cuántos años atrás.
Guitarras por el piso. Y los mendigos “Piden pan y no les dan”
“Piden queso y nada de eso”.
Pero nada más evidente que este reojo.
Resueltas, seguras de sí
bellos rostros alegres salen del cine: ha terminado la vermut.
Los minutos son precisos para un par de amantes que se refugian
en un taxi.
Taxi para dos, rumbo al hotel “Las margaritas”.
Mañana es miércoles.
Un hombre le dice al otro: NO TE OLVIDES, MAÑANA.
Otro hombre vocifera: PERROS DE MIERDA.

Esa mujer que lleva parada varias horas en la esquina
Se escuda tras el hombre y miles de ratas están en su gloria:

HOY NO VIENE EL CAMIÓN DE BASURA.

Cada uno en su casa. A descansar se ha dicho.
¡Ah! ¡Qué rico en tu casita!
Y mientras oigo que todo esto se sucede como la unión más perfecta
y grandiosa
los mendigos piden pan y no les dan
piden queso y nada de eso.
Se fornicará duro hoy martes y entre sábanas todas las soluciones
para el caso.
(Pero piden queso y nada de eso).

Y cruzo las calles sacando pecho, mirando hacia adelante.
Aunque con cierto temor que se refleja en la manera cómo muevo
el cuerpo
ladeándolo siempre a la izquierda, el cuerpo me tira a la izquierda.
¡Oh! es fácil identificar una guarida de arañas
basta con tener buen ojo y las manos limpias
para ir detectando lugares resbaladizos, fríos.
Es fácil identificar una telaraña con tan solo levantar el dedo índice
a la altura del corazón.
Mientras las calles solidarias a sus franjas
solidarias al piso seco se entreabrirán
cuando todo esté desierto y nadie estará
cuando se den por desaparecidas personas animales cosas y
ante las grietas que se levanten al amanecer
habrá que ampararse en las ventanas
y en silencio
ver cómo es tragada de raíz
tu propia y singular semejanza.
¡QUIETO!
                                                                      ¡MANOS ARRIBA! ¡ESTO ES UN ASALTO!









TODO ESTO

Fernando Pessoa nació en Lisboa.
En 1904 publica su libro y el 28 de Noviembre
de 1935 es internado con un cólico hepático
donde muere dos días después.
Su obra: casi toda escrita al borde de la medianoche
azuzado entre los amigos que lo correteaban para pedirle un poema
a puño y letra -  y ESTO que no signifique que ya para ese entonces
era famoso –
parangoneándose de su amistad o por lo menos de haber
tocado sus pies, tocadas sus manos su cabeza caliente.

Ahora por los cafés de su Lisboa blanca sus obras completas
dan inicio a que los jóvenes poetas lo dejen todo por amor a
Fernando Pessoa
por amor a Fernando Antonio Nogueira Pessoa, el hombre, el poeta
y el drama suyo y más específicamente por el poema escrito en 1923
en algún anaquel “Lisbon Revisited”

“… no, no quiero nada
Ya dije que no quiero nada.
_______________
Si tienen la verdad ¡Guárdensela!”

Estos versos en realidad son como si hubiéramos recibido
el inicio de una serie de revelaciones por controversia
y en la medida de que cuando el que ESTO escribe cuando tenía
unos añitos
avizoraba un mundo límpido, lejos de la clandestinidad; mis manos
cercanas a los prodigiosos árboles levantados a propósito
campos de flores, rocío de polen y picaflores que solía llamar
chupajeringas.

“… y yo, tantas veces grosero, tantas veces cerdo
tantas veces vil. Yo tantas veces
incontestablemente parásito
       Indiscutiblemente sucio
Y en contraposición sus poemas son: lo que son, un mundo interior
Anhelante del desprestigio o el intento de abarcar
A toda la humanidad reiterando con vehemencia, hasta la locura

“Yo, que tantas veces no he tenido paciencia para
darme un baño.
Yo, que tantas veces he sido ridículo, absurdo
que he pisoteado públicamente las alfombras de las etiquetas
que he sido grotesco, mezquino, sumiso y
arrogante.
_______________

Que cuando no he callado, he sido más ridículo
todavía”.

Y para ser sincero consigo mismo, Fernando que no vio la luz de sus
poemas
tenía su técnica, pero como él decía
“soy un técnico pero tengo técnica dentro de la técnica”.
Bajo su lecho de muerte se encontró lo que vendría a sacarnos de
dudas
coleccionaba periódicos pasados que tras la oquedad de su
departamento
solía revisar como para que los hechos no escapen después de hoy.
Y seguramente Fernando hoy que es lunes leo periódicos por ti
- Los más pasados, los más amarillos mojados por la lluvia –
también
leo tus poemas editados por la compañía general fabril editora
   Buenos Aires.
Como título con grandes letras negras se lee Pessoa se sigue leyendo
Poemas sobre un fondo verde-blanco, y tres pintas de un tono celeste
como si observáramos en un microscopio semen esparcido en un
espejito
de un analista de laboratorio. Así todo tenebroso, así todo
movedizo
como tú lo preferiste luce tu libro Fernando.

Y abriendo las hojas uno se da con la sorpresa de encontrarse con
tu foto.
Estás triste. Un sombrero negro te cubre de pies a cabeza, sobre-
saliéndote
unos espejuelos pálidos, transluciendo de antemano la espantosa
visión
que dejas entrever y lo que traías entre manos en esos momentos
que posaste para la posteridad (quizás un nuevo libro de poemas).
Hay un sincero estudio que lo firma un tal Alonso insertando
un epígrafe de Rimbaud “CAR JE EST UN AUTRE” que no sé lo
que significa.

En total son 208 páginas divididas en 4 partes que se terminaron
de imprimir
el día 29 de abril de 1961, justamente a 26 años de tu muerte.
A veintiséis años de la muerte de Fernando Antonio Nogueira Pessoa
esta es una noche de diciembre, una noche inconmovible, una noche
más
una extensa noche en la que hago una invocación a los nuevos
hombres
que concreticen más sus esfuerzos en la lucha contra las fuerzas
negativas.

Arriba, patas pa’ arriba sobre el lecho de un ropero un libro de
poemas
de Pessoa va madurando. Sus palabras se hacen evidentes aunque
permanezcan sobre el techo de un ropero. El amanecer ha descrito
un círculo luminoso sobre el piso y sobre esto no me cabe decir más.
Si fuera un imbécil terminaría así: bueno, espero que no se hayan
cansado
al leer este poema. Pero no. Ustedes saben que estas palabras
revisten
gran importancia porque además de ser auténticas son mías.



Jorge Pimentel.
















VI


LOS VIAJES DE TIROLOCO MC CROW


ALREDEDOR DEL GLOBO




Primer viaje (desmundo)







Desmundo

TIROLOCO MC CROW BUSCA ENTRE LOS
ESCOMBROS
DE UNA CIUDAD PUTREFACTA.
EN EL CAMINO SE ENCUENTRA CON AGAMENÓN
QUIEN LO HACE DESISTIR DE LA IDEA
PARA IR TRAS ALGO MÁS PRECIADO
QUE ES LA DE DAR CON LA CLAVE DE TODO.


En estas horas de la noche
me llega con todo su esplendor la redondez de la tierra.
Entonces propago limpiamente mis veinticuatro años
dando rienda suelta la destreza, a la habilidad con el afán.

Y es cuando un deseo enorme se propaga.
Ganas de hacer algo.
Destruyamos digo, y la destrucción empieza,
primero por casa luego se va propagando
hasta llegar a la calle.

Sin más trámite es despedido un empleado de una fábrica de
embutidos
y pide furiosamente que lo indemnicen sino llamará a su abogado
para poner las cosas en el claro y a su mamá y a su tío Pepelucho.
¡Liturgia!

Tocan la puerta de una casa. Iré. Sale el chico
Y se da con la cara anormal del cobrador de la luz.
¡Papá, papá! Es el cobrador de la luz.
Desde el fondo de la casa aparece el padre en calzoncillos
Y dice que no está. ¡Y no está!
¡Liturgia para el caso!
Un disc jokey dice en su programa de radio
“Esta melodía va dirigida a la Sra. Miquita Corrales
en su onomástico de parte de su yerno Chicho”.
¡Liturgia!
Una señora de setenta años va al mar y dice desde la orilla
(en un día de semana, no hay nadie)
Mar, tú eres mi señor y te hago saber que
estás frente a una vieja
que ha trabajado de sirvienta cincuenta años
sin más compañía que la pobreza
y la vejez en esta playa conmigo

Mar:
No sé mi nombre.
No sé ni cómo me llamo.
No tengo papeles que me acrediten.
No sé leer ni escribir.
Me recogieron bebita y me enterrarán viejita.
Soy virgen aún y con cariño los niños me gritan en la calle

Elvira, Elvira.

Mar, acuéstame y sedúceme, ven a mí y trágame.

(Los periódicos amanecen con la noticia)

                   PEQUEÑO MAREMOTO EN LA COSTA SOBRESALTÓ
A MEDIA NOCHE A LA POBLACIÓN DE PISCO.
¡Doble Liturgia para el caso!
De repente alguien se convierte en zapato.
SIEMPRE HAY UN ZAPATO PARA UN PIE SUCIO.
Acorralado por las deudas viejo octogenario se mata
prendiendo fuego a su vivienda. El incendio se propagó a las otras
casas vecinas destruyendo todo y dejando a sus ocupantes
prácticamente en la calle.
Pese a ello el octogenario aún vive.
¡Pata de cabra!
Y los intentos siempre merodean
cuando llegan a ser realizaciones es cuando ejercen su dominio.
El que vende objetos en una esquina prueba que es más diestro
de lo que se supone.
Y desde el momento que uno de nosotros hace su esquina
de allí para adelante, con sentido, puede probar tantas cosas.
Y esto no es lo involuntario, es un reto.
                                                        ¡Liturgia!
En el correo central donde hay tres mil empleados
una mujer se mató de soledad.
¡Liturgia!
Un hombre que se suicida (J.M. Arguedas)
Con sus propias barbas te dice que nada has hecho por él.
¡Liturgia!

QUIEN MUCHO ABARCA POCO APRIETA.
Desnudarse es mal visto.
Amada mía es sentimiento.

Y así vamos acercándonos a la clave de todo.

Te piden que seas claro y conciso.
Te piden que seas preciso.
Pero las contradicciones pesan más,
siempre pesan y tú no.
Ves un escape por donde dar rienda suelta
encontrándola en la risa.
Pero la risa no es tu fuerte y a veces lo es y a veces no.
Entonces en qué quedamos: o te ríes o no te ríes.
Optas por configurarte un humor, un humor negro.
Pero se te pide tantas cosas a la vez.
Entonces ves el escape en la liturgia.
                                                         Per il caso
¡Liturgia para las cosas!
No a modo de alabanza.
Es la contemplación y el asombro ante hechos que surgen para el
tiempo.
¿Y tu tiempo? – piensa –
lo desparramas.

LA HONRADEZ HACE AL HOMBRE VIVIR DE LA CARIDAD
PÚBLICA
Y LOS HOMBRES PIENSAN HASTA EN QUÉ MEDIDA SON
UTILIZADOS.
Se siguen concatenando las estrellas y en un abrir y cerrar de ojos
un viejo condecorado con ocho infartos
me dice: “¡Hay que avivarse, hay que avivarse!”.
Toma y daca. Y lo que fue ya no es. Lo que se dejó de hacer
                   ya lo hicieron otros. Mía fue la idea.
Se pierde, se sigue perdiendo.
Se trata, se sigue tratando. Tal vez.
De mil y una formas se da por descontado.
Se forcejea para aparentar cualquier otra cosa.
Cosa,
Cosa.
De tus ojos nacen cavernas, cavernas, diagramas, pedazos de mapas.
De tus ojos nacen cavernas.
Y cerca a tu casa.
Toma y daca.
Complacencia  vs.   destreza.
Artificio           vs.   alimaña.
Consuelo         vs.   narciso.

NICOLA FLORENTINO DEBAJO DEL TERNO LLEVA PISTOLA.
Cólera me suena a caramelo,
Ramírez Ruiz a Arcipreste de Hita.
Distracción     vs. olvido
Cinthya           vs. Coco.
Alberto es Beto
Y Enrique es Quique.

MUJER MATÓ A SU HIJO Y LO
ARROJÓ AL SILO.

BOCINAZO
DE ÚLTIMA HORA
LOCALIZÓ
CHICOCO
QUE SE
LAS PICÓ
DE CASA.

SORDOMUDO ERA ENLACE
PARA IR A TEMPLO DE LOS MARIGUANEROS.
CADÁVER QUE VARÓ EL MAR
ERA DE MUJER ENCINTA.

DESAPARECE UNA JOVEN CON DENTADURA DE ORO.

A PUÑALADAS Y PUNTAPIÉS
ASESINARON BRUTALMENTE
A DOS MUJERES Y DOS CRIATURAS.

EL MUNDO SE VOLVERÁ
LOCO… DE ¡HAMBRE!

Y así vamos acercándonos a la clave de todo.

Pero cualquier bosque es siempre agua,
una legumbre es elegante
y el agua es una piedra

CRÍA CUERVOS Y TE SACARÁN LOS OJOS.

La parte trasera del cráneo
se llama nudo
la lengua es el desenlace

UNAS SON DE CAL OTRAS DE ARENA.

Las hojas se violentan con el viento,
la hoja es violenta, la mariposa es peor todavía.

NUNCA ES TARDE CUANDO LA DICHA ES PLENA.

Y contra la cólera un lirio crecido
una personalidad hermosa.

¡AGAMENÓN, AGAMENÓN!

La noche es total y doy por terminado el poema.



















VII


FIN DE LA SOLEDAD



  

ESTABAS SOLA

Un hálito trágico se tejía en los rincones adonde siempre llegabas.
Porque uno no busca los rincones sino los campos, la luz
todo lo que te estaba negado, para ti, la anunciada por los
altoparlantes
para ti la anunciada desde que se tejieron las historias y los bufones
y todas
las cortes salieron a husmear a la aparecida hija de parientes cercanos
al fracaso
y lejanos en el orden correlativo que se haya impreso en documentos
provinciales
que prueban que fuiste tú la nacida en casa de cuatro vientos y se
habla
del arrojo que llegaba al colmo de los cuidados y después te hiciste
eco en la boca
de todos, colocando tu luz en los cuatro puntos cardinales.

HOY

quiero hablar de lo que sucedió después cuando estabas sola en tu
cuarto
a donde retornaban tus horas en la pensión del gesto cuidado y del
aliño
del gesto corto y desamparado, de la luz cortada a tajos. Ahora que
te veo
en esta calle, como te lleva el viento de arriba abajo, me haces
recordar
cierto tipo de tragedias, cierto tipo de cosas que a uno lo tambalean
y lo hacen
perder el equilibrio y ahora que te veo más claramente, cómo se
enredan
en tus zapatos enanitos hombres minúsculos que te hacen escenas
ridículas
como esta:

         SON LAS 6:30 p.m. Y SALES DEL TRABAJO Y TE PARAS EN
LA ESQUINA
DONDE SIEMPRE ESPERAS EL ÓMNIBUS PASA EL AUTOMÓVIL DEL COMPAÑERO DE OFICINA
QUE HACIÉNDOTE SUCESIVOS SALUDOS CON LA MANO
HACE COMO QUE TE VA
A LLEVAR, INDICÁNDOTE QUE SUBAS, QUÉ ESPERAS
PERO JUSTO
CUANDO VAS A SUBIR Y AGARRAS LA MANIJA PARA ABRIR
LA PUERTA
ESTE PARTE A LA CARRERA QUEDÁNDOTE ATONTADA
         COLORADA, CONFUSA
RIDÍCULA.

Y  a veces cuando sale el sol tu falda se puebla de mundos:

el mundo de la naturaleza representado por una osa con un
rábano insertado
en el culo. El mundo animal representado por terroríficas aves
que sobrevuelan una cuidad cubriéndola de un manto de
presentimientos.
O el mundo vegetal representado por un cuervo picoteando un
campo cultivado
de maíz pero el consabido  espantapájaros extrae una pistola y ¡pum!
mata
al cuervo y huye. O el mundo mineral representado por un cuello,
un collar,
y una sortija. Y los varios mundos frecuentados por seres a los
que se les cierra
todas las puertas, que se les escupe, que no tienen amigos y que
están enfermos.
O los mundos ocultos de la cruz de madera de la muerte y las
súplicas, del
torbellino de dudas, de una especie de visión óptica de gatos y
perros rojos
desmenuzando una paloma muerta, agregando doscientas salas de
cine funcionando
mil espectáculos con reventa de entradas, llamas, incendios, ciento
cinco salas
de conferencias y mesas redondas y mesas cuadradas y mesas
rombas y mesas
en punta, trescientos nombres que corren por tu mente entre tecleos
de máquinas
de escribir, y tú no sabes quién es Bertrand Russell, solo
sabes que velas
mariposas revolotean en tus manos junto con el sol resuelto pero
ya cansado.

ESTABAS SOLA

fuera, en los escaparates de la ciudad y nadie querría comprarte. To-
dos pasaban
y repasaban frente a ti sin inmutarse. Porque metiste el auxilio y el
socorro
de alguien, pero ese ALGUIEN el destino no lo cruzó en tu camino
y fuiste
perdiendo seguridad y el aplomo hasta verte relegada a segundos a
terceros
a últimos planos de luz esa antorcha interminable que fue apagada
borrada
quedándote en la más absoluta oscuridad en la más vil odiosa
oscuridad
fue donde aprendiste a movilizarte con el uso del tacto aprendiste
sonrisas
que tus labios quisieron rehusar y por tu boca un lenguaje que se
hizo zángano
solo emitiste las palabras necesarias de tu alfabeto morse que a veces
se hacían inentendibles a los que acostumbraban a oírte y los que
acostumbraban
a oírte y verte todas esas noches todos esos días de aquí para allá
y de allá
para ningún sitio buscaron destruirte a como dé lugar a como fuere
para ello
inventaron una historia llena de brutalidad y salvajismo que recha-
zaste sin más
razón porque estaba en juego lo que llamaste dignidad. Pero seguís-
te creyendo
en todo lo que te contaban y en tu huida levantaste varios templos
que fueron
aplastados de un solo cocacho de un solo y certero puntapié.


PORQUE

tú tienes que ver
tienes que alcanzar a ver la vida sin ataduras
la vida tomada por una persona como tú
llenar en tu cuerpo signos grabados de manos
que te hayan moldeado de manos que te hayan hecho conocer
tus manos.
Y a través de ti
veo a través de ti
una sombra perseguida por los hombres
y la misma sombra marginada por las mujeres.
y a través de ti
veo a través de ti
grandes bolsas que cuelgas
debajo de tus ojos
de aire
de desilusión
de llanto.

PORQUE

tú quieres verme vivo
quieres un hombro para recostarte y soñar
quieres un cielo despejado y no una nube de polvo
quieres un hombro para recostarte y soñar
quieres sudor y hojas y páginas y lecturas
y huellas y huellas
y la constancia de que has estado en todas partes
con tu grito ese que nadie lo escuchó porque estabas sola.

Y después de tantos caminos recorridos y después de tantas y tantas
lágrimas
después de tantos pañuelos mojados después de comer siempre sola
y de alguno
que otro cinema y después de llegadas y partidas después de tantas
y tantas
respuestas de tantos y tantos encuentros de tantas y tantos trabajos
de tanta tomadura de pelo después de besuqueos y coitos imaginarios
de sueños
increíbles los más increíbles de tantas y tantas cosas de largas
conversaciones
de paseos a ver si pasaba algo de reuniones en tu casa. Y después
de haber
adornado tu pelo con olores peligrosos y tu rostro ¡oh tu rostro
simulando alegría!
con pomadas divinas y tus medias nylon tus cremas para los ojos
depiladores
champús te veo en esta calle una de las tantas calles donde sé que
existes
miras impávida deletreas los anuncios la ciudad se te muestra en
toda su
complejidad y en una necesidad de hablar alguien intenta un diálogo
contigo
y la alegría de ello es un notable acontecimiento como ir por otras
voces
que todo va bien que no se preocupen pero no toda va bien y me
preocupo.
Ahora el tipo se ha largado porque te le hiciste complicada. Se te
ocurre
decirle a los cuarenta y pico lo que va a decir la sociedad si los ven
juntos
una dama joven y un caballero a las 11 de la noche. Y estás sola
nuevamente.
Un frío intenso forcejea con un calor agresivo y sabes te asienta ese
peinado
cómo poder decir que eres la belleza salida de laberintos y túneles
una belleza
que no admite comas ni puntuaciones y aquel vestido que llevas
puesto de gasa
o de maravilla de popelina inglesa o de rayón la forma en que miras
el brillo intenso de tus ojos la manera cómo tiemblas cuando un cirio
impetuoso deja en tus orejas un disco de 45 rpm. Y tú allí mirando
impávida.
Hablar es convencer y tú no quieres convencer a nadie. Y tú estás
Y ERAS EXACTAMENTE LA MUJER EXTRAÑA DE TODOS LOS
DÍAS. Y ERAS
LA RECREACIÓN DE OTROS QUE PASABAN RAUDOS EN SUS
CARROS. Y TU CARA
EN FORMA DE BOLA RODABA AL ASFALTO CARGADA DE CUL-
PAS. Y YO CAMINABA
POR LA AVENIDA AREQUIPA CON MIS VEINTICINCO AÑOS
HASTA DIVISARTE
EN UNA PARED PLOMA CON TU FALDA CARGADA DE SORPRESAS REFLEJANDO EL TIEMPO
COMO UNA SOMBRA DETRÁS DE CASI TODO MIRANDO LAS
PLACAS DE LOS CARROS QUE PASABAN
EN MEDIO DE MI RABIA.















VIII


VIOLENTIA




TODO EMPEZÓ UNO DE LOS ÚLTIMOS DOMINGOS
DEL 10-02-MCMLXX
Caímos desplomados en la hierba. El parque y los vuelos mensuales de las mujeres que vagaban por ahí se hacían más nítidos
conforme se sucedían maromas de cielo y tierra.
Caímos desplomados en la hierba como hace mucho tiempo
atrás de la misma manera y en la misma posición mi cabeza sobre
tu falda y un cigarrillo entre los dientes que aspirabas.
Reconozcamos que me hallaba un poco desilusionado. Pero nuestros cuerpos yacían en la húmeda paja, en los dieciocho huecos de
pasto en un parque contiguo.

Y en un lenguaje que solo yo entendía
me gritabas a grandes voces que me fijase en lo que nos circundaba:
Unos sádicos escondidos en la hierba
debajo de los árboles, bajo las plantas de tus pies aguardando el
momento de ir reptando como asquerosas serpientes hacia nosotros.

(LES AVENTÉ PIEDRAS Y CON PERIÓDICOS PASADOS
PRENDÍ FOGATAS)
Y la ciudad era ese invierno tan igual. Nada ha cambiado, o quizá algo ha cambiado.
Por ejemplo entre lo que más recuerdo los diarios en posesión de unas cuantas familias, las industrias en posesión de unas cuantas familias,
los cines, las fábricas, la tierra, los campos, los hospitales, las vacas, los caballos, los burros, las acequias, los venados, las punas, los telégrafos, los tractores, la radio, las bombas de luz, la piel de los cocodrilos, la piel humana, el pie del atleta, la mano del obrero, el cerebro del lobo, la voz del artista, el ojo que mira, el ojo de no mira, los barcos, los aviones, los cañones, los tanques, las ametralladoras, las pistolas, las lanzas, los cuchillos, los morteros, las granadas, las cajas, los vasos, las camas, los roperos, los armarios, los libros, los cuadernos, el sol ardiente, la playa desecha, los pinos malogrados, las calles, los postes de luz, hasta la Iglesia está en posesión de unas cuantas familias. Y entre lo que más recuerdo, la niñez, la adolescencia, la juventud, generaciones de hombres y mujeres traicionados por gobiernos y dictaduras, millones de humanos por los caminos de la frustración y rumbo a la muerte en vida, hombres de una nación utilizados sirviendo intereses de unas cuantas familias, mujeres de una nación prestando sus muslos a los intereses de unas cuantas familias, niños presentándose a sí mismos en los colegios, en las escuelas, con los bultos sobre sus espaldas imposibilitados de hablar.
Desde los cerros se divisan las barriadas donde moran cientos de miles no registrados en los archivos de Indias, ni en la mita, ni en otras formas de esclavitud y dominación. Y estos habitantes no registrados suelen desaparecer de la noche a la mañana yendo a parar sus gritos a los barrios rojos, a los prostíbulos regentados por chinos o japoneses o terminan siendo vendidos a unas cuantas familias por unos cuantos pesos por unos cuantos reales, por nada.
Y los puentes virreinales y todo el asunto de la colonia navegan entre caca y barrios de enfermos o locos. El bacilo de Koch camina por las calles en medio de la propaganda del imperialismo norteamericano aturdiendo a más de un 60% de analfabetos, 45% de desocupados viviendo en cuartos miserables, cuartos y habitaciones en condiciones infrahumanas, sus manos que caminan solas
sus pies que caminan solos
sus ojos que se ven colmados
de esperanza, por la mataperrada
de un perro, o por una función
de cine gratuita para pascua
y un panetón para julio
y nada para los demás días,
sus ojos se ven colmados
de esperanza.

Y ojos desorbitados, manos arrastrándose, manos que en su palma guardan un cuerpo, bastando solo que la palma se cierre y llegue un puño, para deshacer el cuerpo que se sostuvo. Y pies que caminan solos, gargantas podridas, lepra, húmeros, páncreas, paralíticos, mancos, tuertos, ciegos, tuberculosos, cojos, sordos, cuchepos, contrahechos, jorobados, chancro, sífilis, vómitos, urdimbre, barro con agua de asiáticos tuberculosos, TBC, chanchos gordos de gusanos, y más agua de asiáticos sifilíticos, alimentos contaminados, sangre de costras, sangre de llagas, sangre de madres, sangre de derrotas, sangre de humillaciones, sangre colorada, sangre roja, sangre, más sangre borboteando, coágulos de sangre rodando por la tierra. Y en latas de aceite junto con excrementos, con excrementos de anos putrios, anos con almorranas medía la desocupación, el caos, los estragos.

Y así era el tiempo, todo ese tiempo, soplándote todos esos años.
Aquí
un entrechocar de piedras, de ríos caudalosos, de cerros llevados de la mano por los astros de la noche.

Aquí el recuerdo que nace en las aguas, sin edad, ni centro, ni ángulo. Aquí las aguas que fluyen, las aguas en el eco de tus manos abiertas, en tu búsqueda inacabable. Aquí visiones pavorosas de aguas ciegas, de aguas azules, de aguas negras. Viste arrastrarse en esas aguas un rumor de páncreas y dedos congelados, trozos de un cantar en gesta, hombres y mujeres diezmados a lo largo de kilómetros en bosques sangrientos rodeados de aguas pálidas, de incendios en las manos, de ojos persiguiéndolos furiosamente en las ciudades cara a cara a la vida mostrando sus carambolas, sus carambas, sus carótidas. Ahí y ahí luchando por un poco de comida, ahí y ahí sufriendo humillaciones entre arrugadas experiencias amarradas distancias. A lo lejos difícilmente reconociendo el mar de la tierra o la tierra de la arena o las rocas de las piedras o los animales de tierra con los animales de mar o las sombras del sol con las de lluvia. Viste arrastrarse en esas aguas una ciudad sin haber alcanzado grado de tal, un poco de sorpresas no sin antes salirte de las sorpresas. Viste arrastrarse en esas aguas la desembocadura de una calle en el verano, cada milímetro de tu cuerpo estirado como una gran flauta, el filo del amanecer recubierto ahora por el borde de la tarde, niños tamborillando en un cuerpo desecho, en un cuerpo que estaba muriendo, un cuerpo que estábales queriendo decir algo, que estábalos matando.

Y así era la vida
Con un sueldo y un turno en la compañía de agua gaseosa Inca Kola.
Tú por otro lado buceando tu título de bibliotecaria en la Escuela de
Bibliotecarios.

Así era la vida o la aparición del movimiento Hora Zero que plantea al nuevo hombre en una sólida formación moral en un estado de conciencia. Pero por sobre todo la aparición del movimiento Hora Zero da un nuevo rumbo a la poesía haciéndola más consciente, abriendo sus muchos campos, no limitándola sino dándole rienda suelta en su extensión y libertad. Una poesía fresca “puesto que hemos nacido en la orfandad más absoluta y por ello tenemos derecho a manifestarnos como queramos”. “A nosotros se nos ha entregado una catástrofe para poetizarla”, reza en las palabras urgentes. Nuestra poesía debe ser una creación absoluta, total. Nosotros como creadores debemos dejar las huellas bien impresas, reza en las declaraciones de un semanario capitalino.

Tú decías, no hay tiempo para cafés
decías “esos hijos de puta no saben tratar a las señoras”
mientras la vida nos iba atando lazos
cubriéndonos de paseos
atiborrándonos de té, cigarrillos
malas noches
de tu pelo
y lo que más amabas en la vida
esa canción amada dura
cuyos tres

primeros versos entonaban
… ­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­___________________
                                          COLOQUE SU CANCIÓN PREDILECTA
______________________
______________________

el asidero total en que nuestras vidas pedían hágase algo:

UN SUCESO

Cuando aparecieron por el oeste bajo el latido de las olas
gigantescas migraciones de pelícanos muertos de hambre.
Y esas aves dando espeluznantes graznidos, HUECC, GRRR, AUUU,
se aventaban ciegas a las pistas para terminar apachurradas bajo
las ruedas de los carros.

Y la vida nos pasaba en sus largos recorridos comprobándonos
más reales.
Y nada podía pasar desapercibido en nuestro transcurso de hombres abigarrando más al poema a la realidad, hasta comprobar que cualquier día

EMPUÑARÍAMOS EL ARMA
Porque ya nada podría cambiar tornándonos flacos y tiernos a los ojos de los que muy difícilmente y porque ya nada se podría cambiar con palabras y soportar y cargar en nuestros hombros los andamios, las vigas y tanta porquería, nos quedaría

EMPUÑAR EL ARMA

Pero sabe joven:   YA NO NECESITAMOS HÉROES NI MÁRTIRES
NECESITAMOS HOMBRES VIVOS.
Y sabe joven: Aquí el panorama es bien incierto: CUANDO UNO HABLA OTROS SE CALLAN Y CUANDO OTROS SE CALLAN UNO HABLA PERO NUNCA HABLAN TODOS A LA VEZ.

Y SABE JOVEN
                            ¡CÓMO PASA EL TIEMPO, HOMBRE!
                            ¡CÓMO PASA EL TIEMPO, HOMBRE!
Y como pesa el tiempo sobre nuestros hombros.
y uno tiene la voluntad de sonreírte, vida.
Uno tiene la voluntad esa que brilla con tan solo pronunciarla,
el amor por otro lado, la nieve aunque no exista y ese portón
tallado antiguo, guardián del comienzo, como que por ese portón
empezarás de nuevo y a tomar las cosas por su peso y las cosas por
el mango.
EL TERRENO ES DEL HOMBRE QUE SE HACE LIBRE
ES DE LOS HOMBRES QUE LUCHAN POR ESA LIBERTAD.

Y ASÍ POR FALSAS INTERPRETACIONES QUE DISTE SE
PERDIÓ UN POCO DE TERRENO QUE TOMÓ PARA SÍ EL
ENEMIGO
Y EL HOMBRE QUE DICE TENER SU PROPIA FILOSOFÍA
SE ESTÁ ESTACIONANDO EN UN LUGAR SEGURO
LEJOS DE LOS DEMÁS HOMBRES.

Tuya es esta voz y esta otra. Levantemos, carguemos, alcemos los días. Madurar es también estar intranquilo. Y cada año que pasa se ve ganado en experiencias. Años que cantan pero no encantan. Años de las contradicciones. Poemas de los días, de las tinieblas decidiendo aún.

LP AMA A RZ SE LEE EN LA CORTEZA DE UN ÁRBOL
Entre los árboles se aprietan de la cintura.
También ríen, ríen sobre todo ante la insinuación
que le hace él, siendo ella presa fácil de la risa
y presa del encantamiento que se entrevé
por las manos que ahora hace girar a tontas y ciegas.
Estas son cosas que suelen verse todos los días.
Pero a qué precio? Por cuántos dolores se tiene
que pasar para llegar a aquel encantamiento?

Tuya es esa voz que esta otra. Levantemos, carguemos, alcemos los días. Porque ahora se ve claro. Vivir sin tregua. Deslizarte bajo los árboles, ser inflexible en tus afirmaciones y en lo que piensas. Instalarte con tus cabellos machacados y tu barba espinoza en el largor de pasos que pisen la tierra. Derribarte sobre el pasto y abrir bien los ojos y a medida de tu propio despercudimiento, la tierra bruscamente, en un movimiento repentino te aprisionará anhelante en una mañana de caballos desplomados más junto a ti, junto a ti.
La noche había extendido ya nuestros cuerpos.
El parque desplomado y encima de nosotros.
No hicimos más que un movimiento repentino para poner las cosas
en su sitio.
Teníamos las ropas empapadas de sudor.
A zancazos atravesamos todo lo verde que encontramos.
De nuevo a sumergirse en la ciudad.
Sequé tus ojos

                            Cruzamos las calles

                                                        Salimos a escape.


(Este poema se terminó de escribir el 18 de septiembre de 1969).
















IX
SINFONÍA EN MARLENE
(poema comunismo)
1970


Doy consentimiento para la reproducción de este poema en todas direcciones para que sea traducido, a todos los idiomas,  a todos los dialectos, a todas las lenguas sobre la tierra.
Y también pienso que este poema, creación absoluta, total, debería ser incluido en textos de educación secundaria y los profesores de literatura deberían sacudirse de tantas pajas y con una explicación básica dirigirse a su alumnado y dar lectura del poema. Así el estudiante, las juventudes evolucionarán más rápido, tomarán conciencia más rápido, se revolucionarán más rápido.
Porque MARLENE es MARLENE. MARLENE eres tú, es ella, somos MARLENE. MARLENE es una generación, son las generaciones, un periodo, 50, 100, 1000 años, una época, un universo, una nación, un continente,
Latinoamérica toda.

JORGE PIMENTEL.






Marlene huye como alma que lleva el diablo hacia las cumbres más altas o hacia su fin.

Pudo ser Diciembre o cualquier otro mes del año
Cuando supe que Marlene trabajaba heroicamente en su lucha titánica
contra el reloj. Los ocho trabajos que tenía la perdían así desbocadamente
por calles y plazuelas latinoamericanas. Y Lima – Perú en sus piletas secas
y el alto revuelo de sus hojas la vio caminante de la noche a la mañana

Marlene dejaba entrever su tristeza. Y era triste todos los días de la semana; triste todos los meses del año; triste como los días del mundo en su carne blanda y blanca ahuyentada por el sol.
Y no es algo vano o encontrado nombrar al sol. Fuiste expulsada del reino del sol.

Te hacía daño permanecer mucho rato en el sol, por eso preferiste la lluvia
esa de dentro, del fondo, y la de afuera de la calle, la que empapa, lo hondo.
Las dos realidades (sol y lluvia) que salían a tu encuentro como portadoras
del desastre entre tu particularidad de creer que podías con todo y la particularidad de los demás de no tomarte en cuenta. Es terrible.
Pero es lo cierto.
Es terrible, mientras sigamos individualizándonos durante el día .
Con buen sol.
Sabueso. Con buen sol trabajar en equipo, mostrarnos juntos y
unidos, e
individualizarnos un poco durante la noche. Con buena noche Poesidón amanece.
Con buena noche la gente que piense sola y a cada día asomada un agitar de manos
y frente a frente a la mujer amada colocar un hermoso queso o un
pan con mantequilla
y esperar pacientemente el desenvolvimiento de los acontecimientos,
con queso
o sin queso, con pan con mantequilla o sin pan pero con mujer la
noche te da
bellas uniones y bellos símbolos que llamaremos vida.

Aquí estás Marlene de nuevo en Febrero.
tus años ya no se cuentan con los dedos de la mano. tu frente se ha salido
a dar una vuelta o se ha salido para siempre dejándote solo un
puñado de cejas
sobre la cara todas ellas ligadas de extremo a extremo a un tiempo
a una calle
a una melodía.
Estás aquí Marlene en Febrero. Estás en Febrero,
Marzo Abril, o Mayo, expulsada, ahuyentada, miedosa, insegura. Es así cómo te han
dejado. Pero mira lo que han hecho contigo. No escogiste un camino
sino que hicieron
lo que hicieron contigo. No pusiste las cosas en caro desde un
principio por eso
las cosas ahora son como son. Y cómo son:
Tu padre postrado en una cama enfermo,
aunque sé que lo amas y lo amasijas contra tus pechos, porque lo amas como hija
primera del matrimonio que contrajo nupcias allá por el año y por
tu voz alegre
que confiere un algo y un supuesto que allá por esos años todo era
y caías
entre ringleras de árboles, posadas, estambres, pistilos, para no decir flores, que recogías en tus manos posándotelas entre las sienes abiertamente, cuando árboles, posadas, estambres, y pistilos eran todo oído para ti, Marlene.
Pero tu padre. Alzas tu voz al cielo casi siempre por él.
Y tu madre aquí con nosotros. Contesta el teléfono o lo tira. Malogra la comida y cuida a los chicos. Qué chicos? Los de tu hermano. Un día los dejó en tu casa aduciendo deudas, marchándose al extranjero sin esposa. Y la esposa se fue con otro. Y ahora ¿quién ciudad a los chicos?
Marlene. Marlene. Marlene. Marlene. Marlene. Marlene. Marlene.
No escogiste un camino sino que hicieron los que hicieron contigo.

Y
un gentío cruza en las aceras de tu mente, tienes el tráfico congestionado,
y
hace mucho calor. La gente toca claxon. Y las motocicletas dejan el
escape libre
para molestarte. Desde los carros los enanos te revisan
y
tu silueta se resiente, pide permiso y pasa.

Pasa. Pasa. Cruza un vórtice y después otro y luego otro, la gente comienza a inquietarse. Marlene cruza los vórtices con una agilidad y maestría que conmueve. Nadie da validez a sus actos. Todos se ciegan ante la evidencia de que Marlene por fin vez y venza obstáculos y se eleve por encima de sus cabezas.
Y
un gentío cruza las calzadas. Marlene le sonríe al mundo. Está radiante, feliz
ahora que se elevó por encima de los vórtices de la gente
masca-pájaros
destructores de bóvedas, etc., para convertirse en algo grato.
¡Marlene, ten cuidado!          ¡Marlene, ten mucho cuidado!
Aquí estás de nuevo en Febrero hacia el comienzo de una nueva década en la que se
necesitarán esfuerzos conjuntos, mentes renovadoras, hechos
cumplidos
a veinticuatro horas del mandato o exigencias capataces o vértigo
liberado justo a tiempo para convertirse en algo justo. Así es.
Aquí estás de nuevo en Marzo sentada en una heladería hacia las
cinco de la tarde
el mes en curso, lees mis versos. Estás sentada cruzando las piernas y tocando la madera. Estás sentada ensartando argollas que yo dejo
fluir
comúnmente continuamente. Tratas de ensartar argollas viéndote ensartada al salir
conmigo o como se dice:
AL ACCEDER A LA INVITACIÓN QUE MUY CORTÉSMENTE TE HICE SIN TENER UN SOLO CENTAVO
Aquí estás en los meses del año, ahora, en este FLAMINGO, pájaro espectacular
donde sólo tienen cabida los que cuentan con su nombre, los que se refugian
en una pieza de baile, en una mesita burdelera con dos vasos de guinda. En este
FLAMINGO el más barato de una ciudad que se llama Lima, en este
FLAMINGO inaugurado
no sé por qué, con qué razón, y con qué mentalidad…
Inaugurado porque un tipo
heredó cierta suma con la razón que le confiere una sociedad desheredada
y para una mentalidad entre edades que fluctúan entre
los 21 años – con libreta electoral – a los cien años.
En este FLAMINGO pájaro multicolor pero oscuro que nos abrió sus
alas
para escondernos de una multitud insolente con hijos, maridos,
esposas.
Y es este mismo FLAMINGO que nos devuelve a la Ciudad en una
hora tardía.
Y es de noche. Y lo que veas ahora ya no lo verás más. Cuídate.
         Cuídate Marlene.
Y lo que veas, emparéntalo, y llévalo al plano de poesía.
                                                                           Devuelta a tu casa
en carromato, micro o bus, no lograste conciliar el sueño por es
gran ave FLAMINGO
ABRIL       2       Te compraste un lapicero.
MAYO      5        Todo el trayecto a tu trabajo fue removido.
Regresaste a casa sollozando.
MAYO      18      Miraste a la lejanía como se miran fogatas enterradas
Pájaros multicolores, objetos y construcciones sobre la playa soñando en países que se dejen ver por ti, pasearte enamorada cruzar puentes nadar cocinar, estrangular patos y asfixiar gallinas para tu hombre.
Miraste la lejanía. Miraste la lejanía. Miraste la
         lejanía.
JUNIO       1       Lees una carta sin estampillas dirigida a ti misma.
   … “no puedes escabullirte sin ser la bola de fuego que cruza rauda, ni ser tantas fosforaciones a la vez que se encienden y se apagan”…
Debes ser solo eso.
Buenas noches. Es tu madre. Acostarse, Mañana tienes que levantarte temprano para ir a trabajar. Te gustan los perritos? Toma este. Graba tu voz aquí. Salud a todos, Di gracias. Qué se dice? Gracias. Gracias. Sí, gracias. Siga derecho señorita, en la esquina dobla a la derecha luego a la izquierda. Dónde? Allí. Gracias. Aquí tiene señorita. Se lo devuelvo? No, gracias. Cuánto es? Aquí tiene su vuelto señorita. Gracias. Qué ocurrencia. Dónde lo dejo.
Aquí, gracias
Qué ocurrencia. Se lo muevo señorita? No. Gracias. No quiere que
se lo
mueva señorita. No. Digo, sí. De todas maneras. Gracias. Gracias.
         Gracias.
Mil gracias a todos.
DÓNDE ESTOY?
Aquí.
Aquí estás Marlene devuelta por los trajines.
Al sur, un típico caso de desnutrición de los pueblos de los andes. Marcha el mundo aquí en Latinoamérica con la voz peregrina y el apostolado del CHE GUEVARA.
Aquí estás Marlene hacia el comienzo de una nueva década.
Al norte, el típico caso del hambre, la desocupación, el cahos.
Al este, bordeando los dos mil años la selva.
Y al oeste, este gran mar de pescadores anchoveteros
OCÉANO PACÍFICO COSTA LARGA CUBIERTA DE ALGAS Y
COCHAYUYOS SALVAJES
CONCHA TU MADRE.
Voy hacer ahora un acápite.
Anoche saliste del trabajo a las 8 y media doblaste una esquina, después otra hasta llegar a una Iglesia
que en su cúpula más alta se leía
LOS SIGLOS NO HAN PODIDO DESTRUIR ESTE MONUMENTO CRISTIANO
EL HOMBRE NUNCA, NI LAS PEORES INCLEMENCIAS
DE RODILLAS
DE RODILLAS
CRISTIANOS
Allí te esperé de pie, después de todo cómo iba a arrodillarme.
Caminamos
por estas inamovibles calles y por la plazuelita San José y por
la plazuelita San Marcelo, por el filtrado abismo de las cosas
inauguradas
por los círculos diáfanos al borde de la madrugada, entre la mar y
morena
y los lugares favorables al ocultamiento, al desgaste y al derroche de energías, por casas blancas y lugares chatos aplanados, bien
envueltos
la gente clamaba por sus hijos, madres de quince años en un sentido
adverso
conciliaban un sueño difícil, lo restante con estacas de maderas en
las manos
hombres riñéndose de los hombres en genuflexiones grotescas, masillando puertas
y ventanas y/o grabando sus nombres en bancas de plazas públicas
y/o
mentándose la madre a voz en cuello o lagrimando como aquel que cruzando la Av. Abancay con su mujer y sus hijos a una cuadra de la biblioteca nacional caso es atropellado por un automóvil de placa 4-75-78-3.1969. El chofer solo atinó a frenar justo a tiempo. Luego vino aquel hombre y porfirió insultos graves  porque casi matan a su mujer y sus hijos. Hubo un intercambio de palabras en la que el chofer llevó la peor parte, pero una vez que el chofer puso su carro andar se asomó a la ventana gritando
CONCHA DE TU MADRE, a lo que el individuo comenzó a correr tratando de alcanzar al automóvil, solo se escuchó que gritó entre sollozos A LA GRAN PUTA DE TU MADRE.
El lugar desde un inicio invadido por curiosos quedó desierto.
Hemos llegado  un punto fijo donde se envejece en cuestión de
minutos.
Aquel hecho por lo menos nos aumentó veinte años. Veinte años más llevaremos sumados en cuestión de minutos. Entonces uno no
acumula
cien años como tiempo de una vida sino trescientos, cuatrocientos
años.
Se vive pues trescientos, cuatrocientos, 1000 años y tal vez más y
más y más Marlene.
Cierro brillantemente este acápite
cuando ya es otro día. Y lo que veas ahora ya no lo verás más.
Cuídate.
Cuídate. Y lo que veas, llévalo al plano de poesía. Disidencias. Problemáticas
que se juntan, embrollos, contumacia, contumacia, cacumen,
cacumen
mejor es – OYES OYES - , mejor es hacerle frente a las cosas, ir al frente, solo tender
hacia un frente.
LA DERROTA DEL ENEMIGO SOLO SE SABRÁ AL INSTANTE
NUNCA PASADO AQUEL INSTANTE. Por eso solo debemos tender
al frente.

VAYAMOS HACIA ÉL, VAYAMOS MARLENE
Vayamos preparándonos que despareció sol, lluvias, día, noche,
nubes, pájaros.
Ya nunca más contaremos con eso.
Eso solo constatará en la memoria. Han desaparecido, sol, lluvias, noche, día. Ahora solo contaremos con un todo. Miraremos solo una realidad poblada de seres humanos, realidad humana. Porque
el enemigo
nos atosiga de nubes, árboles, y pájaros y allí es justo donde no
debemos
tender. sol, nubes, árboles y pájaros fueron creados para nombrarlos
en su inicio pero no más, nunca más.
Tendamos Marlene este puente de orilla a orilla.
Tendamos esta edificación como un puente por donde
los seres humanos crucen hasta la otra orilla donde
nos esté esperando la REVOLUCIÓN
ç
Apura / es la vida

Apúrate / Marlene.