6 de julio de 2014

"Éramos mujeres fuertes, quisimos poner énfasis en ello". Entrevista a Gudrun Gut y Beate Bartel







Grabación de una presentación en vivo en el club Ratinger Hof. Salió editado en un casete por el sello Eisengrau. El lado B contenía el registro de un concierto en el club berlinés SO36. 

Hace unos días se publicó esta entrevista a las dos integrantes de Mania D, una ocasión más para conocer la historia de este grupo formado solo por chicas en la Alemania de fines de los setenta. Mención aparte la discusión que podría generar por ser considerada la primera banda de punk femenino de esas tierras, aquí Gudrun Gut habla sobre la influencia de la radio en su generación y de programas como el de John Peel, del "impacto de la No Wave en la evolución de Berlín" donde las ondas transmitían el álbum No New York producido por Brian Eno. Esa era la conexión más próxima a la propuesta de Mania D, que integraba diseño, proyección audiovisual y reinvención instrumental.  



Entrevista publicada en la página web Electronic Beats.
Traducción: Lulla Avis.


Para el volumen 5 de la serie "EB’s Berlin Experiment", Beate Bartel y Gudrun Gut recuerdan cómo llegaron a formar parte de la primera banda punk femenina de Alemania, Mania D, - hace casi exactamente treinta y cinco años, un ícono en estilo y actitud. Mientras Beate Bartel pasó a ofrecer un proyecto importante para el tecno y electropunk con " Liaisons Dangereuses " a inicios de los ochenta, Gudrun Gut siempre "acogió genialmente a la nueva escena musical de Berlín" (Wire) y cuenta con una trayectoria altamente distinguida como músico, DJ y fundadora de sellos (Monika Enterprise y Moabit Musik). Desde la primera vez que estuvieron juntas, ambas artistas han seguido colaborando en varios proyectos.

Beate Bartel: Nos hemos visto siempre. Gudrun destacaba por sus overoles amarillos y cabello corto. En ese entonces todos se conocían. En la parte oeste de Berlín todo ocurría en un par de lugares entre Kreuzberg, Schöneberg, y Charlottenburg, de manera que estabas obligado a ir a esos sitios. Eva Gößling y yo encontramos en Gudrun a una persona muy interesante, y una noche en el Club SO36 le preguntamos si le gustaría unirse a nuestra nueva banda Mania D.

Gudrun Gut: ¡Yo estaba totalmente dispuesta!

Beate Bartel: Y Gudrun llegó junto con Bettina Köster.

Gudrun Gut: Bettina y yo fuimos a esta tienda llamada Eisengrau, en la ciudad de Golzstraße. Era una tienda de ropa, y también un lugar de reunión donde las personas intercambiaban ideas y escuchaban música. No había muchos lugares así en el oeste de Berlín. Teníamos una máquina de pinball que alguien había dejado por ahí. Era una tienda amplia, vacía, que pintamos de gris, de gris hierro. De ahí viene el nombre  [Eisengrau = Gris hierro, en alemán]. Vendíamos zapatos teñidos y polos traídos de Nueva York por Karin Luner, ropa de segunda mano y de diseñadores berlineses como Claudia Skoda y Susanne Wiebe, cuyas prendas teníamos por encargo. Wolfgang Müller vendía sus fanzines. Y de puro aburrimiento puse una máquina de tejer y diseñaba mis propias prendas de punto - muchos de gris y colores que no combinaban, diseños raros, dobladillos simples, flecos y esos populares pantalones de punto multicolor para varones. Más tarde, cuando Bettina se fue, seguí con la tienda junto a Blixa Bargeld, y también vendíamos las cintas Eisengrau Allstars, que eran grabaciones de ensayo y en vivo. Desafortunadamente no conservo ni una sola cinta.

Beate Bartel: ¡Todavía conservo algunos!

Gudrun Gut: El primer concierto de Mania D finalmente tuvo lugar en setiembre de 1979 en Wuppertal, aún con Karin Luner. Yo toqué el sintetizador, un Korg MS20.

Beate Bartel: En ese primer show Gudrun y Bettina actuaron como Eisengrau, Karin Luner era Johnny Bass, y Eva Gößling y yo éramos Mania D. Pero a fin de simplificar las cosas para el cartel redujimos todos los nombres a Mania D.

Gudrun Gut: Después de que Karin se fue a Nueva York, Eva tampoco permaneció por mucho tiempo con nosotras. Así que todo se redujo a un trío, Bettina, Beate y yo. Durante un tiempo estuvo Isabel, nuestra frontwoman. Ella era una skinhead y lucía muy bien, era una persona genial. En aquel entonces Isabel tenía una relación con Tabea Blumenschein, quien más adelante trabajó mucho con el grupo Die Tödliche Doris. Nosotras ensayábamos en el sótano del apartamento de Blixa Bargeld, en Langenscheidtstraße. Blixa también quería formar una banda, y nos preguntó si estábamos interesadas en unirnos. Nosotras dijimos "¡Claro que sí!"

Beate Bartel: Agradecidas.

Gudrun Gut: Esos fueron los inicios de Einstürzende Neubauten.

Beate Bartel: En realidad, Bettina fue la primera de las chicas de Mania D en hacer música con Blixa. Una de las primeras cintas publicadas se remonta a 1979, era una grabación con Blixa, Andrew (N. U. Unruh), Bettina y Susä (Hobeck). Al parecer, ya se hacían llamar Einstürzende Neubauten. Gudrun y yo nos unimos un poco después.

Gudrun Gut: Así como nos unimos espontáneamente, pronto nos fuimos por caminos separados. Cuando regresé de un viaje a Nueva York, Bettina y Beate me hicieron saber que Mania D iba a ir a Nueva York.

Beate Bartel: Eva y yo fuimos las primeras en ir, y luego llamamos a Bettina y a ti. Bettina llegó, pero tú no pudiste ir.

Gudrun Gut: Acababa de volver de Nueva York y todavía estaba estudiando arte. Así que se presentaron como "la primera banda punk femenina alemana" Mania D, sin mí. Se suponía que íbamos a tocar con Mania D en la apertura de la oficina de Martin Kippenberger en Berlín; así que Frieder Butzmann, Nancy y yo formamos una nueva banda llamada "Summe über Zukunft" al inicio y luego "Liebesgier", como un sustituto de Mania D, quienes estaban por la ciudad de Nueva York. Entonces la gente de TV de Holanda quería una presentación de "Liebesgier", y debido a que en ese momento Frieder estaba fuera de la ciudad, Blixa lo reemplazó para la entrevista en televisión. Todo era un poco relajado. Lo más importante para nosotros era divertirse, llevarse bien. No teníamos una estrategia de negocios o algo así, como ocurrió en Inglaterra, donde la música pop fue conquistando al mundo.

Beate Bartel: Además, en ese entonces el inglés no era tan conocido como ahora. Nosotras hablábamos poco o nada de inglés. Recuerdo a John Peel llamándonos inútilmente en Zossener Straße.

Gudrun Gut: Yo contesté el teléfono y no entendía ni una palabra.

Beate Bartel: ¡Mi teléfono, en mi apartamento!

Gudrun Gut: ¡Más tarde él se burló de eso!

Beate Bartel: Todavía conservo la grabación donde él dice "Si alguien entiende inglés, por favor diles que me devuelvan la llamada". Y Gudrun decía algo así como: "¿Qué? ¿quién?, no sé lo que estás diciendo, adiós".

Gudrun Gut: A pesar de que yo siempre escuchaba su programa. ¡Era un deber! Había muy poca música relevante en esta parte. Aparte de CAN, incluso el krautrock a veces parecía un intento fallido de imitación del rock americano. Es por eso que los programas de radio de las Fuerzas Aliadas difundían información importante. En Berlín, John Peel era transmitido por la BBC. Ahí fue donde escuché por primera vez la compilación No Wave de Brian Eno, que tuvo un gran impacto en la evolución de Berlín. Peel ponía las cosas que queríamos escuchar. Así que nos aferramos a la radio y siempre grabábamos todo.

Beate Bartel: Tener esos discos en nuestras manos no era fácil. 

Gudrun Gut: El más importante distribuidor de discos era Zensor, en Belziger Straße, que hacía encargos desde América e Inglaterra, junto con Blue Moon, una tienda de moda que encargaba indumentaria punk y rockabilly, y Doc Martens; yo iba a Londres una vez al mes para comprar ropa y música. Casi no había tiendas de ropa en Berlín Occidental. Es por ello que nosotras cosíamos nuestras propias prendas.







Beate Bartel: Primero conocí a Zensor en el mercado de pulgas en Charlottenburg.

Gudrun Gut: En ese entonces él todavía estaba ofreciendo discos en un puesto de ventas. Allí compré el primer álbum de Throbbing Gristle. ¡Él tenía esos geniales discos de 7"!, también me dio el primer single de Daniel Miller ("Warm Leatherette” o “T.V.O.D”  de The Normal, de abril de 1978) y el primero de los B-52’s (“Rock Lobster”, de 1978). Hoy en día un single solo sirve como promoción de un álbum. En esa época era un medio de comunicación que lograba una conexión con los lugares más lejanos.

Beate Bartel: Él tenía una mercadería interesante.

Gudrun Gut: Tenía una mercadería súper interesante. Después del stand en el mercado de pulgas, fue a una tienda y más tarde al sello Marat Records, ambos en Schöneberger Kiez. Incluso por un corto tiempo yo trabajé en la tienda de discos Zensor y colaboré con el fanzine T4 producido por Zensor, Frieder Butzmann y otros. Hace poco Frieder me dio una copia en video de eso.

Beate Bartel: Finalmente, Bettina y Gudrun se reagruparon para formar Malaria! en 1981, en tanto yo fundé "Liaisons Dangereuses" con Chrislo Haas.

Gudrun Gut: ¡Y sacaron "Los niños del parque" del sombrero!

Beate Bartel: Para ese track, hicimos un casting para encontrar las voces adecuadas, donde fue elegido Krishna Goineau. Lo conocía desde España, en aquel momento él solo tenía dieciséis años .

Gudrun Gut: Y luego fueron donde Conny Plank para hacer el overdubbing.

Beate Bartel: Y la mezcla.

Gudrun Gut: Beate solía hacer mezclas en vivo para "Liaisons Dangereuses", algo que casi nadie hizo.









Beate Bartel: No hay nada más difícil que controlar un Korg MS20 y un secuenciador para una actuación en vivo, porque el tempo se distanciaba constantemente. Así que para tocar en vivo, tienes que encontrar un arreglo que funcione. Teníamos la idea de utilizar cintas de cuatro canales con las pistas más importantes de nuestros temas en ellas. Entonces podía empezar a tocarlas cuando quisiera - básicamente - , era el precursor analógico de Ableton.

Gudrun Gut: Yo tenía dibujos de todos los patches y posiciones del controlador para el MS20, pero todavía suena distinto cada vez que se toca. Es por eso que muchos grupos iban con la pista completa (playback), porque simplemente era irreproducible. Pero Beate subía al escenario y hacía las mezclas en vivo. En ese aspecto, ella estaba adelantada a su tiempo.

Beate Bartel: La necesidad es la madre de la invención. Yo también tenía mi equipo de efectos conectado a dicha configuración. Siempre teníamos varias copias de nuestras cintas. No se podía ejecutar solo con el master, de otra manera tienes una cinta atascada y el concierto ha terminado.

Gudrun Gut: Tras Mania D, vivimos la época más intensa con Malaria! Estábamos de gira constantemente. En Nueva York, nos presentamos con Nina Hagen en el Studio 54 y con John Cale en el Club Mudd , también tocamos con New order y The Birthday Party.

Beate Bartel: Y una y otra vez en el Club SO36.

Gudrun Gut: La sala de ensayo de Malaria! estaba a la vuelta de la esquina del SO36, en Kottbusser Tor. Lo compartíamos con el grupo Die Haut, quienes vivían en un apartamento en Dresdner Straße junto con los integrantes de The Birthday Party. Había una segunda sala de ensayo, todo estaba salvajemente mezclado allí también. Siempre intercambiábamos músicos.

Beate Bartel: Y aun así, la gente siempre nos preguntaba como si fuésemos una banda totalmente femenina: "¿Por qué solo bailan entre ustedes?" Todavía no se nos tomaba en serio como músicos.

Gudrun Gut: Con Malaria!, siempre usábamos estas botas pesadas. Éramos mujeres fuertes, no hadas delicadas, ni flautistas. Queríamos poner énfasis en ello. Los hippies hacían exactamente lo contrario. Aunque me gustaba tejer, pero con una máquina. Esa era una diferencia pequeña pero significativa.











2 de julio de 2014

Fanzine PASAJEROS DEL HORROR #2




Tras la disolución de la sociedad editora de ALTERNATIVA, dos de sus fundadores, Fernando Vial y Jaime Higa, dieron inicio a “Pasajeros del Horror”. El nuevo fanzine presentaba artículos sobre los filósofos Francis Bacon y Albert Camus, que junto a sus entrevistas y reseñas a grupos tenían como fin difundir “arte en general con nuevas ideas”. El nombre PASAJEROS DEL HORROR se asoció también a la producción de trabajos musicales, como el casete "Malas compañías" del grupo ESPIRALES o la reedición del "Primera Dosis" en formato de disco compacto. 





  









Archivo hemerográfico de Antena Horrísona