22 de enero de 2016

Leusemia y el punk-rock







Leusemia y el punk-rock



El rock ha vuelto a colocarse en un primer plano en la ciudad con la formación del grupo “Leusemia”. Este conjunto integrado por jóvenes músicos cultiva el punk-rock.

Cuando ya nadie podría esperar nada del Centro de Lima, o quizá porque solo el cercado podía hacer surgir un alma encadenada al rock como la de Daniel F. “el desechable”, es que el sonido del grupo Leusemia ha conquistado el corazón de una buena parte de la juventud y sobre todo de la adolescentud –si se nos permite decir-.
Ya en 1978 Daniel F. le daba a la guitarra con su extraño hermano Guillermo Vilis (batería) y ya en ese instante eran leucemia. Pero hubo que esperar la llegada casual de Leo Scoria, solitario chiquillo punkero de Lima (bajo), quien con Raúl Montañez (primera guitarra) conforman lo que hoy es el conjunto.
Hacían pintas sobre los muros de la ciudad, tocaban en conciertos clandestinos donde había que pelearse para subir a un escenario copado por la bulla pop.
De pronto salen a la luz de los potentes reflectores en la Concha Acústica del parque Salazar de Miraflores y el hechizo se produce instantáneamente: Leusemia es un río o es una fiebre, nadie puede sustraerse de ese ritmo jamás igualado por ningún otro grupo de rock en el Perú, el carisma que se desata ante el fraseo agresivo e insultante de Daniel F. y un ramo de flores para Leo Scoria quien nos expresa claramente el sentido musical de la experiencia llamada Leusemia.
De allí que en reciente entrevista Daniel F. afirme “no me interesa la política para nada”. Ellos son músicos y lo que quieren es ser los cantores rockeros de un mundo, que si los llamados adultos no aciertan a comprender qué fuego pueden ver los chicos de 15 o 18 años.
Al escuchar a Leusemia es lícito preguntarse cómo han logrado alcanzar tal velocidad en el nivel rítmico para la interpretación clásica (guitarra eléctrica y batería) del rocanrol.
Sus fanáticos los siguen hasta el fin del mundo. Algunos dirán que el sonido de Leusemia carece de nitidez, pero nadie podrá negar el impacto gestual y la emoción colectiva que genera el conjunto cuando sube al escenario.


EL CONCIERTO
El sábado 17 se corrió la voz desde tempranas horas de la mañana. Esta noche toca Leusemia en La Taberna, al costado de La Palizada.
Llegamos en el momento en que Alfredo Rossell de Ave Rock (organizadores del concierto de Música Subterránea) discutía con un policía –problemas de permiso y esas cosas- mientras el grupo NARCOSIS interpretaba “Sucio policía”. Visto que todo está en regla, el rock continúa, esta vez es NIEVE NEGRA rompiendo el aire. Luego saldrán los intelectuales del rock: LA CIENCIA CRACK, perfectamente olvidables: Eso no es rocanrol.
El ambiente se caldea, el público pide a gritos la aparición de Leusemia. Por fin Daniel F. y Scoria afinan ánimos y la voz cantante del grupo dice al micrófono: “Porque nosotros somos la nueva música”. Ovación, energía contagiante, arranca la batería de Vilis mandando el ritmo de “Fascistas de camisa negra por la calle Mussolini”.
La gente dice que somos anarquistas, comunistas, fascistas, nada. Nosotros somos la nueva música” –afirma contundente, seguro, implacable con su público, Daniel F., cuyo gorrito le da un aire de delgada coherencia.

¿Cuál es el futuro de Leuzemia?
Ellos lo dicen: "Esto recién está empezando”. Ojalá pueda La Taberna convertirse en el centro del nuevo rock peruano. Ha llegado la hora de “Oirán tu voz”, bella canción de estos poetas suburbanos para quienes ha de haber un lugar en el paraíso de la música.



Crónica de Roger Santiváñez publicada en la revista OIGA el 3/12/1984.














No hay comentarios :

Publicar un comentario